ParaHORECA

Veganismo: ¿tendencia, filosofía de vida o locura gastronómica y pseudociencia?

Bajo el lema “ensalada es asesinato” se satiriza sobre las corrientes dietéticas más radicales. En Ibiza descubrí los helados veganos con forma de pene. Por lo visto, son saludables y con ingredientes naturales: fresa, mango, leche de coco, manzana, jengibre, cúrcuma, flor de naranja y romero. Su forma erótica seduce a los más transgresores.

Lo détox, vegano y ecológico está de moda pero es necesario buscar lugares especializados con una supervisión profesional. Hemos seleccionado los mejores sitios de España en relación calidad-precio. Salvo contraindicaciones médicas particulares, unos días de dieta depurativa ayudan a rejuvenecer y recargan las pilas.

Alta cocina macrobiótica en un ambiente especial

En la casa de la energía “MasQi”, situada en plena naturaleza, en el corazón de la Sierra de Mariola, entre Alicante y Valencia, descubrí la cocina macrobiótica y quedé fascinado del arte culinario de Elena.

Alimentos 100% ecológicos, con cereales y harinas integrales, verduras y frutas frescas de temporada; todo ello cocinado en titanio para conservar el 93% de los nutrientes y evitar los metales pesados. Aunque los menús son veganos, de vez en cuando sirven pescado salvaje. Y la grata sorpresa sucedió cuando me ofrecieron cervezas bio y vino ecológico. ¡Salud! Aunque también ofrecen programas détox más sacrificados.

En el próximo número de la revista VIAJAR, VIVIR y SABOREAR publicaremos un reportaje con consejos de Sonia Ferre, directora del centro. De momento les adelantamos que en MasQi disfrutamos con los cinco sentidos en las divertidas cenas temáticas, como la burguer chic donde nos conquistaron con su trampantojo de hamburguesa o en la cena esotérica donde los grandes maestros nos desvelaron sus enseñanzas a través de las cartas. Pendiente para una próxima visita: cenas a ciegas, sensorial e hindú.

Higienismo vegano made in Spain

En “Tres Azules”, situado en la Sierra de Gata (Cáceres), ofrecen una dieta prácticamente vegana 100 % que limpia, desintoxica, rejuvenece y previene. La base de la alimentación son frutas y verduras, aunque también se consume cereales y algo de queso. El alcohol está prohibido y no se bebe agua durante las comidas.

Un programa de desintoxicación de 6 días consta de 2 días de introducción a los alimentos vivos (crudos); 2 días a base de zumos, y 2 días de re-introducción de alimentos saludables.

“El semi-ayuno con zumos permite que el cuerpo normalice la energía que desvía y gasta normalmente en el proceso de digestión, y se centre en la erradicación de contaminantes. Esto equilibra y mejora todos los sistemas”, predica Jacinto Sánchez, consejero higienista del establecimiento.

De la misma escuela es la cocina vegana que presentan “Los Madroños” en el Parque natural del Desierto de las Palmas (Castellón). Las diferentes dietas pretenden potenciar la función depurativa del organismo, favoreciendo la eliminación de toxinas y tóxicos acumulados en los tejidos. El vegetarianismo, rico en alimentos crudos, inicia el proceso que se puede profundizar con la dieta crudivegana y la líquida a base de batidos, zumos y licuados. Los más atrevidos se alimentan solo de agua.

La médica Almudena Moreno supervisa los tratamientos y explica que el pimentón de la Vera podría ser tóxico cuando es ahumado, entre otras advertencias. La verdad es que la energía de Almudena es asombrosa con su dieta vegana y sus ejercicios de trabajo corporal, estiramientos, yoga, chi.kung, arteterapia y paseos por la naturaleza.

Los doctores Karmelo Bizkarra y Eneko Landaburu han escrito diversos libros sobre la corriente higienista y sus beneficios.

Veganismo por razones éticas

El veganismo es la práctica que rechaza la utilización y consumo de todos los productos y servicios de origen animal. Hay que diferenciar entre vegetarianismo simple, aquellos que no consumen carne, y el vegetarianismo estricto, es decir, no ingieren ningún producto de origen animal, incluyendo leche, huevos o miel. Sus seguidores aluden razones éticas: respeto a los demás animales como seres sintientes.

Hay quien defiende que las dietas veganas, bien planificadas, pueden reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades, tales como la enfermedad coronaria, la diabetes tipo 2, la hipertensión, ciertos tipos de cáncer y la obesidad. Aunque sus detractores advierten que pueden provocar importantes carencias nutricionales, principalmente de vitamina B12, vitamina D, calcio, ácidos grasos omega-3, hierro y zinc. Especial atención y supervisión médica se necesita durante el embarazo, en los bebés y en los niños.

Alemania, líder del veganismo

En el 2013 los primeros supermercados veganos aparecieron en Alemania. Hasta el Oktoberfest de Múnich acogió la tendencia y comenzó a ofrecer platos veganos, junto a las tradicionales salchichas y codillos de cerdo.

En Berlín podemos encontrar todo tipo de establecimientos sin productos de origen animal, incluso una coctelería vegana. Hoy en día se sustituye la carne por seitán, altramuz, avena o jackfruit. La gama de leches vegetales crece a un ritmo trepidante y los anacardos se aconsejan como sustitutivos del queso. Sobre estas sugerencias y superalimentos de consumo emergente, me surge una duda: ¿No será mejor utilizar productos del kilómetro cero que ir a buscar semillas de chía a México, El Salvador, Guatemala, o Costa Rica? Por ejemplo, el jackfruit se puede conseguir en Tailandia o Balí, pero ¿dónde se cultivan las frutas tropicales que consumen los veganos alemanes?

Un bistec pequeño, queso, yogur y leche como receta saludable

En contraposición al veganismo, existe un estudio dirigido por Salim Yusuf, profesor y director del Instituto de Salud Pública de la Universidad de McMaster (Canadá), que aconseja tomar tres porciones de lácteos y una de carne roja al día como prevención cardiosaludable, beneficioso para la salud del corazón y la longevidad.

El estudio del centro canadiense, está basado en una muestra de alimentación de 218.000 personas de 50 países en los cinco continentes. Los resultados sugieren que limitemos el consumo de carbohidratos refinados y que se incluyan en la dieta productos lácteos y carne no procesada. Además de consumir frutas, verduras, legumbres, nueces y pescado.

La ingesta de carne roja debería limitarse a los 70 gramos al día. Y las tres porciones de lácteos recomendadas equivaldrían a dos tostadas con queso, un yogur y un vaso y medio de leche entera.

Huevos muy yang y trigo estresado

Mientras unos defienden los huevos de gallinas en libertad, conocidos como “freedom eggs”, otros no quieren ni probarlos porque son muy yang. Y hasta hay quien pretende cultivar trigo sin el estrés causado por la competencia para obtener pan y galletas libres, el “freedom bread” y las “freedom cookies”. Los intereses entre unos y otros nos llevan a la locura gastronómica y pseudocientífica en algunos casos. ¿Existen estudios serios que avalen resultados saludables?

Así las cosas, sensatez, sin obsesionarse, y buenos alimentos. Según el científico Francisco Grande Covián: «El hombre primero quiso comer para sobrevivir, luego quiso comer bien e incorporó la gastronomía a su mundo cultural. Ahora, además, quiere comer salud».

¡Cuidado con los excesos en cualquiera de las dietas, sin radicalismos! No ingerir más calorías de las que consumimos pero…, recordad que la vida es corta y, además de cuidarse, hay que disfrutarla.

Informa Alfredo Muñiz. Relacionado:

Fabes veganas para lucir cuerpazo este verano

Bodas con menús 100% veganos 

Desayuno macrobiótico en la Casa de la Energía

Cómo combatir el síndrome postvacacional

Receta de la ensalada de papaya tailandesa

Receta de la jalea de rosas

Chicote nos enseña un truco para aliñar una ensalada

Ensalada de fresa

Publicado el Sep 5 2018. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Hosteleria, Noticias destacadas, Opinion. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos