ParaHORECA

Colectivo de bartenders reivindican los tatuajes

bartender campaign
Tatuaje: arte y forma de expresar sentimientos

t2Los tiempos han cambiado. Hoy en día llevar un tatuaje no es sinónimo de delincuencia, para sus adeptos es un arte y una forma de expresar como se sienten. Un grupo de bartenders han iniciado una campaña para reivindicar la lucha contra la discriminación laboral por signos estéticos como los tatuajes.

El tatuaje ya no es una moda pasajera de marineros ni de chicos rebeldes. Vivimos en un siglo XXI donde los tattoo se han popularizado desde las profesiones más humildes hasta los ambientes más refinados. Modelos, princesas y hasta la duquesita de Montoro se someten a los tatuajes más atrevidos . Cupcakes, cerveza, puerros, chiles, botes de sopa Campbells para lucir en suscuerpos serranos.

Los cupcakes y las frutas tropicales son los motivos predilectos para los amantes de gastro. Aunque salchichas, perritos calientes o jarras de cerveza también triunfan en el tattoo culinario. La pasión por la cocina queda latente en algunos cocineros. Así Edorta Lamo, del local de pintxos donostiarra “A fuego negro”, lleva tatuados una cuchara y un tenedor en ambos antebrazos. Alcachofas, puerros, chiles, botes de sopa Campbells, todo vale en el mundo del tatouage.

Del “I love Antonio” al torito tatuado de Belén Esteban

Los tatuajes fueron una práctica nacida en tiempos neolíticos y utilizada por distintas culturas a lo largo de la historia. En nuestros días forman parte de una estética chic para los más arriesgados. Jean Paul Gaultier fue uno de los primeros artistas en incorporar el tatuaje a la modaMelanie Griffith llevó tatuado el corazón de su amado Antonio Banderas hasta que el amor se les rompió de tanto usarlo.

Los marineros que viajaban por el Pacífico quedaron fascinados por los “tattoos” de las tierras aborígenes. Las diferentes tribus de la Polinesia utilizaban el tatuaje como ornamentación corporal, sin que por ello éstos pierdan su fuerte sentido comunal. El tatuaje comenzaba a muy temprana edad y se prolongaba hasta que no quedase región del cuerpo virgen de los pigmentos. Más allá de su sentido estético, el tatuaje confería jerarquía y propiciaba el respeto comunal a quien los llevaba en su piel: cuanto más tatuado estaba alguien, más respeto se le debía. De manera particular, los maoríes utilizaban el tatuaje para la batalla. Los dibujos que llevaban en la piel contribuían a su famosa estrategia de asustar a sus enemigos.

De los tatuajes egipcios a la conejita española tatuada

En Egipto se le conferían al tatuaje funciones protectoras y mágicas.
En América del Norte, los indígenas utilizaban los tatuajes como parte del ritual de paso. Cuando una persona se hacía hombre se le tatuaba con el fin de proteger su alma. En América Central, las tribus utilizaban los tatuajes a modo de conmemoración de los caídos en batalla y como forma de adoración de los dioses. A Occidente llegó el tatuaje por mar. Las expediciones del capitán James Cook a las islas de la Polinesia fueron los introductores. En estas expediciones los marineros tuvieron contacto con los indígenas maoríes y con otras tribus que les “enseñaron” el arte de tatuar. A su retorno, los marineros abrieron sus propios estudios de tatuaje y popularizaron esta disciplina.
Tatuajes tribales celtas
El triskel son tres espirales que entran y salen en el círculo representando con  dos sentidos de giro la dualidad de las fuerzas que están en permanente interacción en la naturaleza y por su número (el tres), el equilibrio. El número de elementos que lo conforman es de de nueve (dos veces tres espirales y tres círculos interiores) más el circulo exterior conforman el diez, el número perfecto. El círculo exterior tiene la doble cualidad de representar la totalidad y al tener inicio y fin es equivalente al uroboro, la serpiente que se muerde la cola y que está en renovación permanente. El triskel celta también representa los 3 estados de la vida comparados con el tiempo transcurrido en un día. La niña inocente es el símbolo del amanecer; la madre representa la tarde, y la sabiduría de la mujer vieja viene simbolizada por la noche. Los celtas intentaron representar “el renacer” y sus tatuajes eran recomendados para las personas que habían sobrellevado alguna situación complicada.

Un aristocrático tatuaje en la duquesita de Montoro

Eugenia Martínez de Irujo luce un llamativo tatuaje en el cuello que se distingue fácilmente tras el corte de pelo. El misterioso símbolo con letras revela el nombre de su hija, Cayetana.  La ‘C’ es una luna. Así las cosas, los tatuajes se han democratizado a todas las clases sociales, desde las tribus aborígenes a los ambientes más refinados.

Informa Alfredo Muñiz.

Publicado el Dic 29 2015. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos