ParaHORECA

Tony Leblanc fallece a los 90 años víctima de un paro cardíaco

Adiós al actor Tony Leblanc

La semana pasada en París intentaron engañarme con el timo de un anillo de oro que casualmente encuentran a tu paso por la calle. Primero intentan regalártelo y luego te piden dinero por la falsa joya. Entonces me acordé del timo de la estampita que interpretó Tony Leblanc. Hace escasos minutos la Academia de Cine ha anunciado que el gran actor ha fallecido a los 90 años debido a un paro cardíaco.

Una vida entregada al espectáculo

Nació el 7 de mayo de 1922 en Madrid. Tras los estudios primarios pronto comenzó a bailar, sobre todo claqué, al tiempo que trabajaba como botones y ascensorista en el Museo del Prado, del que su padre era conserje.

Debutó en 1936 y, durante la Guerra Civil, fue figurante con Pastora Imperio. Tras finalizar la contienda abandonó su trabajo de bailarín para volver al Prado, época en que colaboró de “extra” en algunas películas.

En 1942 ingresó como “boy” en la compañía de revista de Celia Gámez y obtuvo el título de campeón de España de claqué. Atraído por el boxeo, empezó a pelear como “amateur” y llegó a ser apodado “El Tigre de Chamberí”, después de que en 1943 quedase como campeón de Castilla de peso ligero. Compaginó ese deporte con el fútbol (jugó con el Carabanchel C.F., de Tercera Division).

Sin embargo, fue en el terreno de la actuación donde logró gran éxito. Debutó con papeles de galán cómico, tanto en cine como en teatro.

Tony Leblanc intervino en películas tan conocidas como “Los últimos de Filipinas”; “La revoltosa”; “Historias de la radio”; “Manolo, guarda urbano”; “Los ángeles del volante”; “El Tigre de Chamberí”; “Las chicas de la Cruz Roja”; “Secretaria para todo”; “El Día de los Enamorados”; “Los tramposos”; “Hoy como ayer”; “La dinamita está servida”; “El astronauta”; o “La casa de los Martínez”.

Al teatro llegó en 1946 con “Las horas inolvidables”, obra a la que siguieron “Doña Mariquita de mi corazón” y “Cinco minutos nada menos”. Con la compañía de Ana Mariscal realizó “La maravilla errante” (1947).

Después hizo “Paloma, palomita, palomera”; fue director y primer actor de la compañía de Manuel Paso. Más tarde, contratado por Luis Escobar, realizó en el madrileño Teatro Eslava “Te espero en Eslava” y “Ven y ven al Eslava”.

También ha cultivado las facetas, menos conocidas para la mayoría, de autor y director escénico -melodrama “Pobre Jorge” (1959)-, además de empresario, pues a finales de lo años 50 montó una productora cinematográfica.

Ha aparecido en más de 150 filmes y ha participado en numerosas actuaciones en teatro, cafés-teatro, salas de fiesta y para televisión.

Decidió retirarse en 1975, tras el rodaje de “Tres suecas para tres Rodríguez”. En 1981 fue operado de cataratas en la Clínica Ruber de Madrid y, en 1983, sufrió un accidente de tráfico que le dejó secuelas graves por un largo tiempo en el que fue animado por compañeros del espectáculo, con homenajes en su honor y estímulos para proseguir con la escritura. Así, elaboró el guión de la comedia “La terrible verdad de mis cuentos” (1987), publicó el poemario “En la otra orilla de mi vida” (1987) y escribió letras de canciones, una obra de teatro y un guión de cine.

Tras 15 años fuera de los platós, Tony Leblanc volvió al cine de la mano de Santiago Segura y su “Torrente, el brazo tonto de la ley” (1998), donde encarnó al padre hemipléjico de un policía macarra y cutre, además de machista y alcohólico, que pone a su progenitor a pedir en el metro.

Esta interpretación le valió el Goya al mejor actor de reparto. La recogida del premio fue especialmente emotiva, debido a la inesperada recuperación del actor, que logró caminar.
Leblanc, autor de su libro de memorias “Esta es mi vida” (1999), participó de nuevo en la segunda parte del filme de Segura, “Torrente 2: Misión en Marbella” (2001).

Además del citado Goya y del Honorífico de 1993, el cómico madrileño ha recibido: Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, Premio de Interpretación del Sindicato del Espectáculo, Medalla del Mérito al Trabajo (1980), Premio “Bravo 1999” de la Comisión de Medios de Comunicación Social del episcopado, Premio Especial Primera Plana de la homónima Peña Periodística (1999), Premio de la Asociación de Telespectadores de Andalucía a la mejor trayectoria profesional (2001), Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes (2002) y Mostra de Honor del Festival de cine de Valencia (2004).

Entre sus últimas apariciones destaca su papel de Cervan -el quiosquero- en la serie de TVE “Cuéntame” por el que en 2004 se le rindió un homenaje al que no pudo asistir por motivos de salud durante la celebración de la gala de la Academia de Televisión (ATV).
Asimismo, en 2005 participó en la tercera parte de Torrente titulada “Torrente III:El protector”.

El 1 de octubre de 2007 sufrió un infarto agudo de miocardio por lo que permaneció durante diez días ingresado en un hospital de Madrid.Emocionado y nervioso, el actor descubrió en mayo de 2008 una placa con su nombre en Villaviciosa de Odón (Madrid), localidad en la reside desde hace más de 30 años y de la que es hijo adoptivo.

En mayo de 2010, dentro del la V edición del programa “Mayores de Cine”, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre ofreció un homenaje al veterano actor, por sus más de 80 años entregado a su profesión.

El actor fue de nuevo galardonado a finales de enero de 2011, recibió la Medalla de Honor 2010 por su dilatada trayectoria profesional, otorgada por el Círculo de Escritores Cinematográficos. El actor que no pudo estar en los actos de entrega, manifestó que “esta medalla es de lo más valioso que he recibido en mi vida”.

Publicado el Nov 24 2012. Archivado bajo Actualidad, Curiosidades, Hosteleria, Noticias destacadas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos