ParaHORECA

Un hotel iglú para esquiar en los Alpes suizos, noches con estufa entre la nieve

Situado a más de 1.400 metros de altura, el resort ecológico Whitepod ofrece a sus clientes hospedarse en un auténtico iglú. Lo que oyen, los amantes del ski y la montaña podrán dormir en una casita semicircular equipada con todas las comodidades pero con “hielo”. En realidad, los iglús están construidos sobre madera sólida para aislar del frío y la nieve. Al nevar se recubren completamente de nieve. A 30 minutos en coche se encuentra el dominio esquiable de Portes du Soleil.

El resort está ubicado en el pueblo de Cerniers, al pie de la cordillera montañosa de los Dents-du-Midi. Cerca de multitud de estaciones de ski, además el “camping” de nieve cuenta con pistas privadas de esquí. Para levantarse por la mañana y salir a dar un paseo con los skis puestos. Los restaurantes de Cerniers se encuentran a unos 15 minutos dando un paseo por la montaña.

Cada uno de sus 15 iglús está decorado de una forma distinta, con un estilo muy cuidado. Las habitaciones disponen de una cama matrimonial tamaño king size, chimenea de leña, mobiliario de montaña y unas espectaculares vistas sobre las montañas nevadas. Existe también la posibilidad de compartir iglus para cuatro personas, colocan otras dos camas en el mezzanine. La suite dispone de baño con ducha. Además existe un chalet central donde se puede ir a desayunar y a tomar una copa. Los vinos son de producción local. Suiza, y especialmente Valais, producen uvas de excelente calidad como Humagne Rouge, Cornalin, Syrah, Petite Arvine. En cuanto al champagne en la carta figura Laurent-Perrier.

Whitepod fue idea de  Sofía de Meyer, una suiza que quería crear un lugar de belleza y tranquilidad para descansar cuerpo y mente. El complejo cuenta también con un spa y un centro de belleza.

El precio de un fin de semana cuesta alrededor de 500 euros. Para el verano existe la posibilidad de albergarse en una especie de tiendas de campaña con forma de iglú y decoración interior estilo chic de montaña.

Informa Alfredo Muñiz

Para los que prefieran el lujo absoluto:
Sergi Arola se pone los skis de chef en el restaurante estrella de la estación suiza de Verbier

Ver enlace actualizado: Tapas de Arola y tarta de Escribà para la boda india de los Mittal

Los aficionados al ski husmean las mejores ofertas en los paraísos más nevados. Una escapadita a Suiza, Italia o Canadá se convierte en el sueño del esquiador con “mono” de nieve. En esta temporada una de las citas más trendy será Verbier, el lugar preferido por Sarah Ferguson y Diana Ross. Además la estación inaugurará en diciembre de 2013 un nuevo complejo de residencias de lujo bautizado como “W Verbier”, y los ricachones irán a reservar sitio por si el año que viene no quedan plazas. El proyecto está promovido por ‘Starwood Hotel & Resorts Worldwide Inc.’ y ‘Les Trois Rocs’. Sergi Arola ha sido el chef elegido para dirigir el restaurante estrella de la zona residencial para megaricos. Todo un lujo. Arola cuenta con dos estrellas michelín en sus restaurantes de Madrid (Sergi Arola Gastro) y Barcelona (Restaurante Arola). Ahora también podrá presumir de tener los skis de chef en un restaurante alpino suizo.

Las estaciones suizas, el sueño de todo esquiador

Aunque algunas de las fortunas españolas más conocidas prefieren esquiar en Gstaad. Ana Patricia Botín suele celebrar allí su fiesta de Fin de Año con sus amigos de la jet. El rey Juan Carlos recuerda la estación por una fisura en la cadera. Algunos VIPs comienzan a mudarse a Crans Montana; un lugar ideal para ir de tiendas con VISA platino y comprarse un capricho en Chanel, Versace o Hermes. Los más deportistas encargan sus tablas a medida -los Stöckli-, hechos a mano y afilados al diamante. Y para los apasionados de la nieve virgen se ofertan los Stormrider. Tras la agotadora jornada de ski y tiendas, se recomienda  un vino caliente en el chiringuito que frecuenta Roger Moore.
En Helvecia destaca igualmente Klosters que solía ser el destino preferido por el príncipe Carlos de Inglaterra, pese a que en los últimos inviernos Camila no usa el jet privado para disminuir las emisiones de CO2 y prefiere irse de finde a Balmoral en Escocia.
En Wengen James Bond dejó huella. Y no lejos se encuentra Zermatt, inmortalizada en la gran pantalla por el logo de la Paramount, el Matterhorn. Pero si lo que buscas es glamour, St. Moritz es el lugar. Carreras de caballos, bobsledding, polo, cricket y lo último en sensaciones fuertes, el Cresta Run: tumbados boca abajo los intrépidos se lanzan por un tobogán con la cabeza hacia adelante. El equivalente a St. Moritz en versión japonesa es la coqueta estación de Niseko, hermanada con la suiza. Informa Alfredo Muñiz.

Publicado el Dic 28 2014. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Lugares con duende. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos