ParaHORECA

Roscón de Reyes, receta e historia

“Mentiras y roscones, cuanto mas grandes, mejores”. Popular
Receta e historia del chef Alberto Reina.

roscon

Roscón de Polledo (Avilés)

Queridos Reyes Magos:…
De esta forma tan sencilla, se ha iniciado un camino de ilusiones y de magia para los niños desde hace mucho tiempo. En primer lugar, se ha de cumplir un requisito fundamental que es el de portarse bien durante el año en curso, y después es el de encomendarse al beneplácito de sus majestades.

La tradición de la fiesta de Reyes en Málaga, ha ido cambiando al mismo ritmo que han cambiado todos nuestros hábitos de vida. Hace años, la víspera de Reyes era una noche en la que los padres disfrutaban de la complicidad de la tradición para que los niños se acostaran temprano y así poder salir a buscar los regalos que se habían pedido y que además, se pudiesen comprar. La inocencia de antaño, permitía que un pequeño regalo amanecido el 6 de enero se convirtiera en una gran ilusión; cuando no se tenía mucho, cualquier cosa era demasiado. Esto, a Dios gracias, ha cambiado y hoy en día no existen las carencias de antes, aunque el precio que hemos pagado es el de la pérdida de las ilusiones, hasta para aquellos que nunca deben perderlas, los niños.
Personalmente, el roscón de Reyes representaba para mí un inconveniente además de una traba, puesto que, la obligada degustación, interrumpía una recién iniciada jornada de juegos que no necesitaba de desayuno para un niño recién levantado, y que tenía ante si una suerte de regalos, como caídos del cielo. Eran las ilusiones de antaño las que me alimentaban con la llegada de los Reyes Magos. De todas maneras, el tiempo me ha hecho comprender que, siendo niño, no se debe saltar el desayuno, por muy día de Reyes que sea.
ROSCON, PASTEL ROMANO
El origen de nuestros actuales roscones, se deriva de los pasteles redondos que eran ofrecidos al dios Jano por los romanos; esta costumbre se cristianizó mas adelante. En un principio, la primitiva liturgia celebraba conjuntamente la Natividad, los Reyes magos y el bautismo de Jesús. Con la separación latina de la Navidad, quedó ese día dedicado a la Epifanía o manifestación divina de Cristo. Hoy se reduce a una manifestación infantil a modo de fiesta, donde se rinde culto al niño Jesús y se premia la bondad de éste representada en cada niño que es bueno durante el año.

INGREDIENTES
400 grs. de harina, 4 huevos, 100 grs. de mantequilla,
100 grs. de azúcar, 1 cucharada de levadura, ¼ l. de leche,
1 chorrito de agua de azahar, Ralladura de limón, Fruta escarchada,
Sal, 1 “Sorpresa”, 1 Alubia

En primer lugar, vamos a disolver la levadura en tres cucharadas de leche y le vamos a añadir una cuarta parte de la harina para mezclarlo todo y conseguir una masa fina y blanda. Una vez hecho esto, lo dejaremos reposar tapado con un trapo limpio hasta que aumente casi el doble de su volumen, para ello tardará casi dos horas.

Mientras, en un bol vamos a utilizar el resto de la harina haciendo un volcán con ella y poniendo en el cráter los tres huevos, el azúcar, el resto de la leche, una pizca de sal, el agua de azahar y la ralladura de limón. Estos ingredientes deben ser trabajados con las manos hasta conseguir una masa homogénea. Añadir la mantequilla y seguir trabajando la masa en el bol hasta que se ligue completamente la mantequilla; una vez conseguido, le sumamos la masa blanda de levadura y mezclamos completamente con las manos también. Espolvoreamos con harina, para que no se pegue al recipiente y dejamos reposar tapado con un trapo limpio otras dos horas.

Pasado este tiempo, volvemos a amasar y sobre la bandeja del horno, previamente enharinada, se deposita la bola de masa, se aplasta y se da forma de rosca, respetando un agujero central. Una vez hecho esto, introducimos la alubia en un lado y la sorpresa en el otro; se adorna con la fruta escarchada y con un pincel se pinta con huevo batido todo el roscón. Espolvoreamos con azúcar e introducimos en el horno previamente calentado a 160º. Dejamos cocer unos veinte minutos aproximadamente.

Por último, explicar dos cosas. Una primera referente a la receta, y es que pinchemos con una brocheta o con una aguja de hacer punto para comprobar que el roscón está hecho por dentro.
Otra que a quien le toque el premio, será rey por un día, pero a quién le toque la alubia, debe pagar el roscón. Las tradiciones son las tradiciones…

Buen provecho, y espero que hayan sido buenos este año y que por ello le traigan muchas cosas los Reyes Magos. Un abrazo Alberto Reina

Publicado el Ene 4 2019. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Recetas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos