ParaHORECA

Restaurantes en París recomendados por Echanove, Chicote, Morán, Bernardo y Antonella

París es la capital de la moda, el arte y la cocina. Para disfrutar del viaje lo ideal es reservar mesa en los restaurantes por Internet antes de partir.

El actor Juan Echanove nos recomendó una visita a Au Pied de Cochon, un sitio especializado en manos de cerdo. El maestro de “Pesadilla en la cocina”, Alberto Chicote, apostó por L´Atelier de Robuchon. El nutriólogo del Comité Olímpico Español, Jesús Bernardo, sugirió Le Procope.  “El beefeater” de Isabel II, Marcos Morán advirtió que había que reservar con tiempo en el Yam´Tcha. Para finalizar la ruta gastronómica parisina, mi amiga diseñadora Antonella me llevó a Le Soufflé.

Todos estos restaurantes son informales y con un precio razonable para una estancia en París. Cada uno tiene su estilo propio y una cocina particular. El lector puede sugerir otros restaurantes para nuestro próximo viaje a la capital gala.

Au Pied de Cochon, manos de cerdo en Les Halles

Au Pied de Cochon celebra su 65 aniversario. Desde 1947 permanece abierto las 24 horas del día, salvo seis semanas que cerraron por reformas en 1984. En el bar se hizo famosa la esquina de los más humildes, a la vez que famosos de la política, el cine, el deporte y hasta astronautas visitaban el lugar. Consumen una media de 85.500 patas de cerdo al año, o lo que es lo mismo 21.375 cerdos.

Echanove nos sugirió que pidiéramos ostras y cañas de tuetano (Os a moelle rôti ou four, fleur de sel). También es típico la sopa de cebolla o los caracoles. Aunque  la especialidad de la casa es la pata de cerdo al grill con patatas fritas y escarola, servido con salsa Béarnaise (19,50 €). Solicité que me lo sirvieran con verduras (legumes) y me pusieron palmitos, champiñones, tomate y patata cocida. Para el postre viene la gran duda: ¿crepes flambeados con Grand Marnier, flan a la vainilla de Bourbon o tarta de almendra? Una cena puede salir por unos 50 € por persona, sin bebidas. Decoración sin grandes pretensiones quizá un poco recargada. El restaurante ocupa todo el edificio y siempre hay cola para entrar. Aunque si reservas por Internet te pasan enseguida. Recomendable para los que les guste las manos de cerdo. Abren todos los días del año, presumen que no cierran la puerta ni apagan la luz desde que abrieron en 1947.

L´Atelier de Robuchon, alta cocina en ambiente informal

Visitamos L’Atelier de Joël Robuchon en Saint Germain, cerca del Museo de Orsay. Se respira la mano de un cocinero experto. Se trata Joël Robuchon, un chef francés de fama internacional. Ha escrito diversos libros de cocina, y posee una cadena de restaurantes en varios países, muchos de ellos han sido merecedores de estrellas Michelín. En París tiene otro atelier junto al Arco del Triunfo.

Decoración más refinada y actual que el citado anteriormente (Au Pied de Cochon), aunque sin grandes comodidades. Todos los comensales se sientan en taburetes altos en torno a la barra.

Un menú con entrada, primer plato y postre cuesta cerca de 100 €. El menú degustación sale a 199 € sin bebidas. Como platos del día nos ofrecieron boletus y espaguetis con trufa. Probamos un magnífico hígado con su cebollita y un puré de patata de cine.

Caviar, foie gras, ostras se ven desfilar por la barra. Realizamos la reserva por Internet con una semana de antelación, en la fecha señalada nos enviaron un mensaje confirmando la reserva. Aunque también aconsejaban telefonear para evitar overbooking. Como cotilleo señalar que la mayoría de parejas francesas dejaban 10 € de propina. Los aseos son compartidos con el Hotel Pont Royal.

Le Procope, el primer café literario del mundo

En pleno barrio latino se encuentra Le Procope, un restaurante que rezuma tradición y filosofía, hasta en los baños se leen citas literarias por las paredes. Me colocan en una mesa frente al retrato de Rousseau y Piron. En la carta destaca una excelente selección de mariscos y las mejores ostras por procedencia y calibre, cuanto más alto es el número significa que son más pequeñas. “Las ostras son como las hostilidades: tú las abres”, indican en referencia a Gustave Flaubert. Me decido a pedir la típica sopa de cebolla y el tradicional “Ivre de Juliénas”, un gallo al vino con chalotas que sirven en cacerola de bronce, asemejándose a las que utilizaban en 1686, fecha de fundación del establecimiento.

No en vano, se trata del café literario más antiguo del mundo y uno de los restaurantes con más solera de París. Recomiendan los riñones de ternera (veal kidney) con mostaza a la violeta, y la cabeza de ternera en cacerola como se cocinaba antaño. La carta cuenta con un menú completo por 35,90 € (sin bebidas), bautizado como Los Filósofos. Incluye el IVA y el servicio que supone un 15 % del precio neto. También tienen un menú para niños a 7, 90 €. Para el postre surge  la duda entre el tiramisú de la casa, los profiteroles con chocolate caliente, los crepes flambeados con Grand Marnier o la tarta de manzana…

Como digestivo el camarero sugiere probar la absenta, una mezcla de alchohol y hierbas destilada, propone consumirlo realizando un viejo ritual. Con una cuchara de plata perforada se pone un terrón de azúcar y hielo para que se vierta gota a gota sobre el líquido verde.

El restaurante es muy amplio, con dos pisos y reservados. Las mesas se pueden reservar por Internet sin ningún problema. Resulta curioso que el sitio más antiguo este al día en las nuevas tecnologías y técnicas de márketing. Nada más llegar a mi hotel revisé el correo electrónico y ya tenía un mensaje para que les contestara una encuesta de satisfacción.

Le Soufflé, para una velada romántica

Se encuentra muy cerca de la plaza de la Concordia,  a un paseo del Louvre y de la elegante Vendome donde se ubican las joyerías más lujosas de París. Le Soufflé es un clásico, lleva 50 años sirviendo una carta única en el mundo, especializada en sufflés salados y dulces.

Clientela variada, turistas japoneses, británicos y americanos, junto con franceses de toda la vida. Se puede pedir una entrada de soufflé, el plato principal y el postre por 33 €, lo llaman “Le menu tout soufflé”.  Esta opción permite elegir entre distintos tipos de soufflé de entrada: queso emmental y comté; alcachofas y bacalao; espinacas y queso de cabra, o roquefort y nueces. A continuación sirven una ensalada de lechuga. Como plato principal recomiendan el Soufflé al estilo Henri IV con salsa de ave con champiñones; también sirven un escalope de salmón con soufflé y verduritas (espinaca, brócoli y calabacín), entre otras especialidades. De postre destaca el soufflé al Grand Marnier, frutos del bosque o el de chocolate, entre otros.

Otra opción es “Le menu Tradition” a 38 € (sin bebidas). El comedor es acogedor, sencillo y encierra cierto encanto del pasado. No en vano se ha convertido en un clásico de la cocina tradicional francesa.

Se puede reservar con facilidad mesa a través de Internet. El servicio está pendiente en todo momento del cliente. Cierran los domingos. Un must go para los amantes del soufflé.

Yam´Tcha, fusión chino-francesa

El restaurante tiene su propia página web con la carta y el teléfono de reservas. Al llamar para pedir mesa me dijeron que estaba todo reservado hasta dentro de un mes. Marcos Morán tenía razón al advertirme que era un restaurante pequeñito con muy pocas mesas. Por lo visto, está de moda la cocina  de inspiración popular cantonesa: pequeños platos a vapor bebiendo té y vino. La chef Adeline se ha convertido en una maestra innovadora en fusión chino-francesa. Una cita pendiente para mi próximo viaje a París.

Por su parte, el crítico gastronómico José Carlos Capel considera que L´Arpege es el mejor tres estrellas de París, aunque en la lista 50Best cae del 16 al 25 en la edición 2014.

Los bocadillos de jamón ibérico en Galeries La Fayette 

París sorprende en temas gastronómicos hasta en los grandes almacenes donde existen verdaderas joyas de la buena mesa. En Galeries La Fayette cuentan con una excelente tienda de vinos, pequeños stands con mesas dedicados a la venta de salmón o caviar. E incluso una zona dedicada a la venta de  bocadillos de jamón ibérico de Trevelez.

¿Conoces algún bistró recomendable en París?

Fauchon es otro de los templos gastronómicos. En Navidad se viste de fiesta para atraer a los clientes amantes de sus delicatessen.

En la Plaza de la Opera también triunfan los restaurantes especializados en caviar y trufa. Y es que los gourmets parisinos no tienen límites a la hora de disfrutar de una buena cena. Conocedor de esas costumbres hasta Armani montó su propio café en Gran Boulevards. Al salir de la tienda de ropa venden dulces con sello de la casa: chocolates y mermeladas marca Armani. Aunque no parece que tenga mucho éxito. C´est la vie.

El lector puede sugerir otros restaurantes para nuestro próximo viaje a París.

Texto y fotos Alfredo Muñiz

10 restaurantes parisinos para amantes del firmamento Michelin
Le Pré Catelan, con un magnífico pabellón Napoléon III en el corazón del Bois de Boulogne.
L’Astrance, cerca de la Torre Eiffel. Astrance fue creado por dos maestros del restaurante L’Apège. El menú descubrimiento es lo más solicitado de la carta.
Guy Savoy, cerca del Arco del Triunfo, lleva el nombre del célebre cocinero francés.

Pierre Gagnaire es otro de los mejores chefs del mundo, y su restaurante ha sido merecedor de tres estrellas Michelin.

Alain Ducasse el célebre cocinero también tiene restaurante en Monte Carlo y ha sido elegido por el príncipe Alberto de Mónaco para servir su boda.
El Bristol, el hotel de lujo de la rue Saint-Honoré ha conseguido la máxima distinción de Michelin gracias al talento del chef Eric Fréchon. Es el sitio favorito del expresidente Nicolas Sarkozy.
Ledoyen, establecimiento creado en 1791 por Pierre-Michel Doyen, hijo pequeño de una famosa familia de cocineros.
Le Meurice, con tres estrellas Michelin, sirve alta cocina francesa en un elegante comedor con decoración inspirada en el Salon de la Paix del Palacio de Versalles.
L’Arpège es hoy en día uno de los sitios más chic de París. El restaurante se encuentra en la calle Rue de Varenn.
L’Ambroisie en la place des Vosges  también para los más fashion, situado en un auténtico hôtel particulier.

Otros restaurantes de Robuchon en el resto del mundo:

Hong Kong – L’Atelier de Joël Robuchon (2 estrellas Michelín)
Las Vegas – L’Atelier de Joël Robuchon (1 estrellas Michelín), Joël Robuchon (3 estrellas Michelín)

  • London – L’Atelier de Joël Robuchon, La Cuisine de Joël Robuchon (2 estrellas Michelín)

Macau – Robuchon á Galera (3 estrellas Michelín)
Monaco – Restaurant de Joël Robuchon (2 estrellas Michelín)
New York – L’Atelier de Joël Robuchon (1 estrella Michelín)
Taipei – L’Atelier de Joël Robuchon
Tokyo – L’Atelier de Joël Robuchon (2 estrellas Michelín), La Table de Joël Robuchon (2 estrellas Michelín), Le Chateau de Joël Robuchon (3 estrellas Michelin)
Joël Robuchon ha abierto su último restaurante, L’Atelier de Joël Robuchon, en Taipei en noviembre de 2009.
Libros de Cocina de Robuchon
Tout Robuchon (publicado como The Complete Robuchon en inglés y “Todo Robuchon” en castellano)
French Cheeses
Joël Robuchon Cooking Through the Seasons
La Cuisine de Joël Robuchon
L’Atelier of Joël Robuchon: The Artistry of a Master Chef and His Protégés
Le Grand Larousse Gastronomique – Versión en español

Enlaces relacionados: Del bistró de Napoleón al Bistro de Madrigal

Publicado el Feb 7 2014. Archivado bajo Hosteleria, Lugares con duende. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

3 Comentarios por “Restaurantes en París recomendados por Echanove, Chicote, Morán, Bernardo y Antonella”

  1. El Trotamanteles

    PARÍS SIEMPRE PARÍS….

    “MIL HOJAS CARAMELIZADO”

    ¡Ah, el milhojas! Pastel por antonomasia, delicadamente crujiente, caramelizado, con su crema, untuosa a la vainilla Bourbón.

    Un clásico entre los clásicos, el más elegante y mejor colofón en un buen mantel, que no se debe de olvidar o dejar nunca, jamás…
    Para probarlo tendremos que ir al elegante y postinero Café POUCHKINE
    Tel: 33 142 824 31
    Boulevard Haussman, 64
    75009, París.

    • Manuel Herrero Arenillas Bonito Restaurante, cocina Alsaciana, en mi época de los 8 años de residencia , por las noches solian ir por las mesas, tocando dos instrumentos, muy agradable, al lado de Halles, buen barrio. bonne- nuit.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos