ParaHORECA

Las Campos por Nueva York

María Teresa Campos y sus retoñosTerelu y Carmen han partido hacia Nueva York para grabar un docu-reality sobre ‘Las Campos’ en la Gran Manzana. Además de atiborrarse de hamburguesas, perritos calientes, donuts y cup cakes; las Campos podrán ir de compras por la Quinta Avenida; podrán asistir a un musical en Broadway; pasearán por Central Park en calesa; visitaran algunos de los monumentos y lugares más turísticos de Nueva York. Sin olvidarse de revivir los momentos de “Sexo en Nueva York”. Y por supuesto visitarán la joyería Tiffany´s. En este post les damos algunas ideas para disfrutar de la ciudad de los rascacielos.

Estatua de la Libertad, viaja gratis en ferry

El ferry a Staten Island, además de servir de transporte a los residentes, es una atracción gratis para turistas que quieren sacar sus fotografías de Miss Liberty. Aunque si realmente desean visitar la isla donde se encuentra la estatua, tendrán que comprar una entrada en otra embarcación. También tienen la posibilidad de adquirir un City Pass, por 116 dólares obtiene acceso a seis puntos de interés de la ciudad: Miss Liberty; Met; Guggenheim o Top of the rock observation deck; 9/11 Memorial Museum o Intrepid Sea, Air & Space Museum; Empire State, y American Museum of Natural History.

Excursión por el puente de Brooklyn

Atravesando el paseo del Puerto frente al distrito Financiero, a escasos metros de Wall Street, se llega al Puente de Brooklyn. Antes de iniciar el recorrido numerosos vendedores de comida ambulante le ofrecerán pretzels por 3 dólares, falafel o pollo con arroz por unos 8 dólares, incluso más barato. También suele haber algún espectáculo callejero. Aunque lo realmente interesante son las espectaculares vistas a lo largo del recorrido sobre el puente. Al llegar a “Brooklyn” se encuentra “The River Café”,  con la entrada repleta de flores y unas vistas inolvidables del skyline neoyorquino. Ofrecen menú degustación desde 42 $ para almorzar.

Etiqueta para entrar: se exige a los hombres chaqueta después de las 4 PM y calzado adecuado a todas horas.

Paseo por Central Park

El gran pulmón de Nueva York es una visita obligada. Tómese su tiempo para pasear, descansar o almorzar en medio del parque. Puede alquilar una bicicleta, remar en barca por el lago, montar en coche de caballos o contratar a un ciclista para recorrer el parque sin sudores. Las opciones de practicar deporte son infinitas: tenis, futbol, footing, patinaje y hasta vóley playa.

Uno de los restaurantes más recomendables es el citado “The boat House”. También puede llevar sus sándwiches o comprar alguna de las propuestas en los kioscos: perritos calientes, nueces, churros, pretzels. Los más gourmets reserven en el cercano “Mandarin Hotel”.

Misa Góspel en Harlem

El domingo es sagrado para los fervientes religiosos del barrio con más poder afroamericano en Manhattan. Los espirituales negros son un espectáculo gratis si se sobrevive a las colas donde la gente de color tiene preferencia. Además se organizan excursiones para turistas previo pago. La misa de góspel más famosa es en Abyssinian Baptist Church, 132 West/ 138th St. Existen otras iglesias en la zona.

De escaparates a lo “Pretty woman”

En Nueva York hay tiendas para todos los gustos y colores. Compra un croissant y revive la escena de Audrey Hepburn frente a Tiffany en “Desayuno con diamantes” o juega a “Pretty woman” por la Gran Manzana. Escaparates de lujo en Madison, 5ª avenida o la calle 57. Adornos de Navidad en agosto, recuerdos de St. Patrick, chollos en fotografía, decoración, moda. Si busca a los nuevos diseñadores callejee por Meatpacking district y cuando atraviese Houston Street empalme con el Soho. Tras las compras o el regalo a la vista, puede reponer fuerzas en uno de los míticos pubs.

De musical por Broadway

En los alrededores de Times Square se encuentran firmas genuinamente americanas como Levi Strauss o Polo Ralph Lauren con su tienda de descuentos. Anuncios luminosos, bullicio, incluso gradas para contemplar la escena. A sus pies, las taquillas de TSK donde se consiguen descuentos para algunos espectáculos de Broadway, hasta del 50 %. En la pantalla podrá contemplar las ofertas diarias disponibles. Aunque los más exitosos, como “El rey León”, nunca están de rebajas. Tras el musical, recomendamos “Virgil´s”, excelente barbacoa y cerveza. Inolvidables costillas por 25 dólares. Si le apetece un cóctel acuda al “Marriot Café”, en la última planta del hotel Marriot, con mecanismo giratorio.

Catedral entre rascacielos

Después de haber conocido NY desde las alturas, ponemos los pies en tierra firme y bajando por la Quinta Avenida, justo a la altura del Rockefeller Center, encontramos la majestuosa catedral de St. Patrick’s, rodeada de rascacielos.

Grand Central Terminal salvada por Jaqueline

Jacqueline Kennedy Onassis defendió salvar una de las joyas arquitectónicas de Nueva York, la estación de tren construida sobre la antigua Grand Central Station.

Tras soterrar las vías y jubilar los trenes a vapor, en los años 50 llegó el declive, con el boom del automóvil y la creación de nuevas zonas residenciales. Dichas causas, unido al incremento de precio del terreno en Manhattan, provocó apostar por derruirla. Finalmente, decidieron construir zonas comerciales y vender el edificio de oficinas en la parte trasera. Así surgió el rascacielos de la Pan Am (ahora MetLife), de 59 plantas. La parte más llamativa de la estación es el Vanderbilt Hall, una sala de espera de más de 1.100 m2 con pinturas en los techos.

Una escapada a Harlem

Harlem es un barrio ubicado al norte de Manhattan en la ciudad de Nueva York. Desde 1920 ha sido uno de los mayores centros de residencia de muchos afroamericanos y actualmente se estima que conforman el 72 % de la población. A pesar que el nombre se usa a veces para referirse a todo el sector norte de la isla de Manhattan, tradicionalmente Harlem está limitado por la calle 110 al sur, el río Hudson al oeste y la calle 155 en el límite con el Bronx (algunos señalan la calle 160 como límite) junto con el río Harlem al norte y el East River al este. Actualmente tiene una población de aproximadamente 215 000 personas.

Entre los museos más importantes se encuentran el Museo del Barrio, que contiene distintas piezas de arte de diversos latinoamericanos que emigraron a Nueva York. El museo del Jazz, con homenajes a grandes artistas del género como Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, etc., y el museo de la ciudad de Nueva York.

El barrio ha sido origen de grandes artistas y gente reconocida. Entre ellos se encuentran Big L, Lamont Coleman, Tom Morello, Tupac Shakur, ASAP Rocky, Al Pacino, Ray Barreto, Edwin Torres, Azealia Banks, Lexington Steele, etc. Ha sido también el lugar donde Martin Luther King y Malcolm X pronunciaron numerosos discursos, con cuyos nombres fueron bautizados actualmente famosos bulevares de la localidad. Según la editorial de cómics Marvel en este barrio nació, vive y pelea contra el crimen, el héroe conocido como Luke Cage.

Museos por la voluntad

Algunos museos aunque aconsejan el pago de entrada de 20 a 30 dólares, matizan que el visitante puede pagar lo que considere oportuno a modo de donación, de tal modo que si va a taquilla puede obtener una entrada por 1 dólar. Esta práctica se utiliza en las colecciones de arte del Metropolitan o en el Natural History Museum; en este último además de los dinosaurios, el espacio y otras curiosidades científicas, existen salas con películas en 3D que requieren pago extra.

Una hamburguesería legendaria

Entre los rascacielos sobrevive una casa de planta baja con auténtico ambiente neoyorquino. Mr. Patrick Joseph Clarke abrió en 1884 “P. J. Clarke´s”, un bar restaurante que mantiene el ambiente de la época. Obligatorio probar sus cervezas y hamburguesas. Frank Sinatra, Elisabeth Taylor, Nat King Cole, Liza Minnelli y Jackie Kennedy dejaron huella. Decorado con un talismán irlandés de la suerte y Skippy, una mascota disecada. Situado en el 915 Tercera Av., 55 St.

Galleta de la suerte en Chinatown

Si le gusta andar recorra el barrio de TriBeCa (Triangle Below Canal, un triángulo debajo del canal), haciendo referencia a Canal Street); Little Italy y llegará a China Town. Tiendas de imitaciones y recuerdos que no valen gran cosa. Pescaderías y todo tipo de comestibles chinos. Restaurantes económicos para sentirse como si viajara a Pekín. Visitamos “Jing Fong”, 20 Elizabeth, el exterior no es atrayente, el salón de banquetes se encuentra en el primer piso de un viejo edificio con acceso por escaleras mecánicas. Tienen fama de servir los mejores dim sum de la Gran Manzana; pato pequinés, langosta o vieras. Naranja y galleta de la suerte para el postre. Especializado en bodas y celebraciones chinas. Barato.

Otro chino recomendable es “Canton”, cocina cantonesa, pato laqueado pequinés, en 45 Division St. Aunque probablemente el mejor chino de NY sea “Wu Liang Ye”, un lugar sencillo” sin grandes pretensiones, cerca del Museo de Arte Moderno MoMA. 36 West 48th Street.

Otros caprichos gastronómicos

Si te apetece un sándwich tamaño XL: “Katz’s Delicatessen” en 205 East Houston Street (esquina Ludlow Street). Cerca del Metropolitan recomiendo “Sant Ambroeus”, 1000 Madison Avenue, un italiano con excelentes platos de pasta por unos 25 $. Los que puedan permitirse el lujo de un menú de 295 $ visiten “Eleven Madison Park”, 11 Madison Avenue.

Un brunch en el “Waldorf Astoria”, para disfrutar del bar con caviar, almejas, ostras, langosta, gambas, pescado y carnes. Además de 100 postres para elegir alrededor de una majestuosa fuente de chocolate. Cubierto 125 $ más impuestos y propina.

Una neoyorquina de pura cepa recomienda “Omen”, 113 Thompson Street (Prince&Spring). Cocina tradicional japonesa. Considerado la mejor taberna japonesa de la Gran Manzana. Sencillo y perfecto.

“Cipriani”, entre las sucursales del mítico veneciano el mejor es Harry Cipriani en 781 5th Avenue. “El de downtown es peor y más caro”, subrayan.

“Rosa Mexicana”, el mejor guacamole del mundo en Columbus, 62 St., cerca del Lincoln Center.

“Milos”, cocina mediterránea con buen pescado y excelente ambiente. 125 West 55 St.

“Blue Ribbon” en 97 Sullivan.

“JLOB-Jack’s Luxury Oyster Bar” en 246 East 5th St., un sitio romántico con excelente cocina.

Un clásico: “Raul’s Café” en 115 Church St.

“Balthazar”, bistró francés y cocina internacional en el Soho. 80 Spring St.

“La goulue”, el plato fuerte es el brunch dominical. Reservar con antelación. 746 Madison Ave # 1.

Una despedida con broche de oro en el “Four Seasons”,  “Le Bernardin” o el “Bouley”.

Para tomar una copa

La azotea del Península Hotel, 700 Quinta Avenida con la calle 55, lo ideal es ir por la noche para contemplar Manhattan iluminado.

“Freemans” en Freeman Alley. Rivington entre the Bowery y Chrystie. Restaurante y sitio de copas.

Transporte desde el aeropuerto

Existen diversas opciones para viajar desde el aeropuerto de JFK hasta la Gran Manzana. La más barata y rápida es coger el AirTrain; luego el Long Island Rail Road (LIRR), y a continuación el metro o taxi.

Un bus shuttle compartido desde el aeropuerto al centro cuesta unos 22 $. Si decide viajar en taxi, los clásicos amarillos tienen un precio cerrado desde el aeropuerto hasta Manhattan por 50 $; el precio aumenta si pide una limusina.

Subway uptown y downtown

Las tarjetas de metro en Nueva York son recargables. Un viaje cuesta 2,75 $; el bono de 7 días 31 $, más 1 $ por la tarjeta. No permita que nadie pase su tarjeta por las máquinas, pueden darle el cambiazo por una caducada.

Recuerde, si coge el metro lo primero que tiene que pensar es si va al norte de Manhattan (uptown) y al sur (downtown). Según la dirección suele haber una entrada distinta desde la calle. ¡Suerte y feliz viaje!

Publicado el Dic 10 2017. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Lugares con duende. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos