ParaHORECA

Querella criminal de Cascos contra el diario líder del Principado de Asturias

La guerra entre el expresidente del Principado Francisco Álvarez- Cascos y el diario líder del Principado se ha convertido en una batalla legal. PARAHORECA.COM publicó en su día la victoria de la esposa de Cascos, María de la Hoz Porto, contra el periódico que había publicado información falsa sobre sus negocios de arte con Cascos de ministro.

En plena campaña electoral intentaron destapar presuntos trapicheos pero el arte de la mujer de Cascos venció a “La Nueva Engaña” con dos tacones. El diario -pese a publicar la rectificación- reincidió en sus ataques con cierto toque machista con motivo de los Premios Príncipe de Asturias que mostraban cierta antipatía hacia el exministro de Aznar.

Los “chistes” y noticias enfocadas a desprestigiar a Cascos y su partido han desembocado en una querella criminal por presuntos delitos de calumnias e injurias contra el diario líder. Las fuentes jurídicas de FAC emplean términos como noticias para “humillar a Francisco Álvarez-Cascos” o “noticias desfavorables y vejatorias referentes a Francisco Álvarez-Cascos, en ejercicio de una campaña mediática perfectamente orquestada para agredir su dignidad”.

Por su parte, la línea editorial de La Nueva España contra Cascos intenta demostrar la realización de presuntos actos de cobro de comisiones ilegales, cohecho, prevaricación y tráfico de influencias en el ejercicio de su cargo como Secretario General del Partido Popular y de Ministro de Fomento. Cascos considera toda la información esgrimida por el diario de falsa.

Para demostrar la inocencia del presidente de FAC, su partido ha creado una página web y distintos blogs encaminados a desvelar su verdad y demostrar la supuesta falta de rigor periodístico del diario asturiano, al que han rebautizado como “La Nueva engaña”…

Francisco Álvarez-Cascos, bajo la dirección del letrado Eduardo Estrada Alonso, ha interpuesto una querella criminal contra La Nueva España, por delitos de calumnia por escrito e injuria con publicidad

La querella se dirige contra los periodistas L. A. Vega, José A. Ordóñez, Eduardo Lagar, Luis M. Alonso, la directora Ángeles Rivero y la editora Editorial Prensa Asturiana S.A.U., así como contra José Luis Peñas de Majadahonda.

“De una lectura de La Nueva España en los dos últimos años se puede comprobar que no hay ningún día en que el medio no hable de Francisco Álvarez-Cascos para desprestigiarle. La querella, sin embargo, se ciñe a las noticias que directamente le imputan falsamente delitos y atacan directamente su dignidad”, informa el partido Foro Asturias.

El Presidente de FORO, Francisco Álvarez-Cascos, bajo la dirección del letrado Eduardo Estrada Alonso del Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo, ha interpuesto una querella criminal ante el Juzgado de Instrucción de Oviedo, al amparo de lo dispuesto en el artículo 277 y concordantes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en relación con el artículo 816, por un delito de calumnia por escrito e injuria con publicidad, de los artículos 205 y 206; 208 y 209; 211 y 212 del Código Penal, contra los periodistas del diario La Nueva España L. A. Vega (Luis Ángel Vega), José A. Ordóñez, Eduardo Lagar, Luis M. Alonso, la Directora del diario La Nueva España Ángeles Rivero Velasco, y la editora del diario La Nueva España, Editorial Prensa Asturiana S.A.U., como autores, editores o directores de las manifestaciones y artículos publicados en el diario La Nueva España de Oviedo, y contra José Luis Peñas Domingo, vecino de Majadahonda (Madrid), por los hechos documentados en la querella.

Los hechos documentados en el texto de la querella constituyen los delitos de calumnia y/o injuria de los artículos 205, 206, 208 y 209 del Código Penal, sin perjuicio de una ulterior calificación, de los que aparecen como responsables los querellados quienes, con evidente dolo, bien con el objeto de humillar a Francisco Álvarez-Cascos o por otros motivos que se nos ocultan, han publicado informaciones totalmente falsas, pretendiendo ampliarla con sucesivas entregas en cada ejemplar, tratando de incrementar todo el daño, de no remediarse por el Juzgado al que se dirige.

 LA CAMPAÑA DE ELABORACIÓN CONTINUADA DE NOTICIAS DESFAVORABLES Y VEJATORIAS

Es público y notorio que el medio y los periodistas querellados vienen elaborando, publicando y editando, en el diario La Nueva España, de forma continuada y prácticamente diaria, noticias desfavorables y vejatorias referentes a Francisco Álvarez-Cascos, en ejercicio de una campaña mediática perfectamente orquestada para agredir su dignidad.

De una lectura del diario La Nueva España en los dos últimos años se puede comprobar que no hay ningún día en que el medio no hable de Francisco Álvarez-Cascos para desprestigiarle sin otra defensa que resignarse a aguantar esta campaña mediática contra la que, según la jurisprudencia, no existe acción con la que protegerse en el caso de las personas dedicadas a la política.

La querella, sin embargo, se ciñe a las noticias que directamente le imputan falsamente delitos y atacan directamente su dignidad. Las imputaciones se han hecho con tal falta de diligencia profesional que no han esperado ni a conocer el resultado de las actuaciones penales a que se refieren los medios, en las que no aparece siquiera mencionado Francisco Álvarez-Cascos.

Por lo dicho, resulta lógico que la jurisprudencia haya concluido que la carga de la prueba recae sobre todo aquel que imputa públicamente en los medios de opinión pública los delitos, siendo obligación de los querellados acreditar las imputaciones delictivas a Francisco Álvarez-Cascos, que aparecen en los ejemplares del periódico que se aportan.

INFORMACIONES FALSAS PUBLICADAS CON DESPRECIO A LA VERDAD

La relación circunstanciada de los hechos pone de manifiesto que los querellados están utilizando el diario La Nueva España para difundir calumnias e injurias sobre la persona de Francisco Álvarez-Cascos, imputándole la realización de actos de cobro de comisiones ilegales, cohecho, prevaricación y tráfico de influencias en el ejercicio de su cargo como Secretario General del Partido Popular y de Ministro de Fomento, en base a informaciones totalmente falsas, publicadas con total desprecio a la verdad y guiados por el ánimo de difamarle. Y todo el soporte que apuntan los querellados para justificar su libertad de expresión e información y para configurar una opinión pública y democrática, la apuestan los querellados, sin ningún tipo de prueba, a que las siglas P.A.C. que, según el medio, aparecen en el proceso conocido como Gürtel, coincidan con la personalidad de Álvarez-Cascos.

No existe un delito específico para perseguir el daño que los medios de comunicación infringen en la dignidad de la personas con una campaña mediática reiterativa y circular de insidias que pueden dañar más que la calumnia o injuria directa en una sola noticia. Por eso se ha evitado incorporar a la querella la infinidad de artículos y noticias contrarias a Álvarez-Cascos publicadas enLa Nueva España y se ha centrado exclusivamente en las que expresamente el medio calumnia imputando delitos y practica el ‘animus inuriandi’.

Las publican sin la mínima exigencia de que las noticias que transmita como “hechos”, sean ciertas o hayan sido objeto de contraste con datos objetivos. De este modo se priva de la garantía constitucional a quien, defraudando el derecho de todos a la información, actúa con menosprecio de la veracidad de lo comunicado. Toda la información anterior está perfectamente diseñada para generar en el lector habitual de La Nueva España una sospecha delictiva sobre Álvarez-Cascos que se consuma día a día con nuevas noticias.

Creada artificialmente la vil y mendaz noticia, como si fuera ya un axioma, se vierten un sin fin de portadas, notas de prensa, comentarios, noticias, alusiones que, con base en un argumento circular, en el que las conclusiones se deducen de unas premisas falsas, hacen supuesto de la cuestión para verter todos cuantos improperios les parece oportuno a los medios y a sus palafreneros, contra Francisco Álvarez-Cascos.

Es curioso, por ejemplo, cómo José Luis Peñas trata de disimular las calumnias que vertió en la entrevista publicada en La Nueva España, manifestando en el acto de conciliación que:

“no ha hecho las declaraciones literales que se le imputan al medio de comunicación, La Nueva España, ni al  Faro de Vigo, ni a La Opinión de La Coruña. Que recibió una llamada telefónica de un periodista de La Nueva España pero que no dio una entrevista, y en ningún caso, autorización para que se publicara la conversación mantuvo con el periodista, y que las expresiones están sacadas del contexto en el que se mantuvo la conversación”.

La acusación sobre la existencia de irregularidades o tratos de favor en adjudicaciones de obras en la época en que ocupó el cargo de Ministro de Fomento, por imposible, es sencilla de rebatir. Durante su mandato, el sistema de adjudicación de obras vigente durante la etapa 2000-2004 se reforzó con carácter general en los Pliegos Tipo de Cláusulas Administrativas Particulares para los concursos de obras del Ministerio de Fomento, sus organismos autónomos y las entidades públicas empresariales adscritas al Ministerio, tal como anunció en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados el 15 de junio del año 2000. En los Pliegos Tipo de Cláusulas Administrativas Particulares para los concursos de obras del Ministerio de Fomento, elaborados en la época de Francisco Álvarez-Cascos se elimina todo favoritismo en la contratación pública y se incentiva el automatismo, para asegurar las adjudicaciones con la metodología general a aplicar para la selección de la oferta más ventajosa. Esta metodología objetiva de contratación fue de aplicación a todas las licitaciones, a partir de la fecha de su aprobación, por lo que cualquier denuncia de irregularidad debería de detallar cuál de dichos preceptos fue incumplido. De lo contrario, la falsedad es nítida y patente, como es el caso de las noticias de La Nueva España.

Publicado el Jun 1 2013. Archivado bajo Actualidad, Curiosidades. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos