ParaHORECA

El triste Fin de Año de los Ruiz-Mateos: quiebra familiar y empresarial

Las siete hijas de José María-Ruiz Mateos y Teresa Rivero fueron excluidas en el imperio societario de Nueva Rumasa, gestionado exclusivamente por los varones de la saga: Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Javier y Álvaro. Como decían en los buenos tiempos: “sólo hay seis bocadillos”.
A las niñas las dejaron al margen y como contrapartida les asignaron una serie de inmuebles libres de cargas y pagos mensuales. Al final, el patriarca podría decidir el montante de la herencia para dejarlo todo atado y bien atado. Sin embargo, los planes se trastocaron y lo que parecía ser el cuento de la lechera se ha convertido en una herencia envenenada.

Las herederas ahora piden cuentas de su patrimonio y ante la que está cayendo lo más probable es que terminen denunciando a sus propios hermanos. Socorro, Begoña, Patricia, Almudena, Rocío, Paloma y Nuria no tuvieron libertad de elección, sometidas a la dictadura de su padre. Todo se hacía por el bien del grupo de empresas y por la unidad familiar. Ahora se ha destruido el emporio y si ha roto la familia.
Las chicas que no pudieron aprovecharse de los negocios cuando iban supuestamente bien, ni tuvieron derecho a un trabajo digno en el holding familiar, ahora cobrarán de unas empresas en quiebra….
Los varones gestores llegaron a hipotecar algunas viviendas privadas, como es el caso de Begoña Ruiz-Mateos, según informa El Confidencial, con el propósito de obtener liquidez. Ante la debacle, la Audiencia Nacional pide el embargo de dichas casas. En estos momentos la heredera y su marido, el italiano Antonio Biondini, preparan una demanda contra sus hermanos, según El Confidencial.

José Mari, como buen católico marianista -llegó a encargar a Mel Gibson una película sobre la Virgen María– necesita más que nunca su divino manto protector para salir del atolladero.

Informa Alfredo Muñiz, 26-12-2011

Sagas aristocráticas de bodegueros jerezanos y familiares de los hijos de Ruiz-Mateos han sido los principales afectados, aunque no todos con dinero negro

El hundimiento del grupo de empresas de la familia Ruiz-Mateos ha dejado a miles de inversores sin sus ahorros, casi 250 millones de euros invertidos en los pagarés que el entramado de la abeja puso en marcha en 2009, según informa El Confidencial. “Pero lo que no ha trascendido es que hay otros 210 millones de euros en dinero negro, aproximadamente, procedentes de inversores que entregaron al clan jerezano enormes cantidades durante los últimos treinta años sin pasar por el fisco”, añade Javier Chicote y Carlos Hernanz.

La operativa consistía en que el inversor llevaba el dinero en metálico a la oficina correspondiente, donde le firmaban un pagaré a nombre de alguna de las sociedades del grupo. La mayor parte de ellos iban al portador, precisamente para ocultar el nombre de quien estaba colocando dinero negro. La rentabilidad oscilaba entre el nueve y el doce por ciento. Ahora la Audiencia Nacional sigue la pista de esta presunta trama de inversiones en B, según informa el diario digital El Confidencial.

Entre los afectados se encuentra el Marqués de Santo Floro, Agustín de Figueroa y Gamboa, consuegro de José María Ruiz Mateos por el matrimonio de Cristina Figueroa y del Alcázar con José María Ruiz Mateos Rivero, así como parte de su familia política. Tampoco se ha librado Margarita Landeta de la Torre, que además es cuñada de Socorro Ruiz Mateos Rivero, la hija mayor del empresario jerezano. Incluso Beatriz Osuna Fernández de Bobadilla, ha invertido importantes sumas de dinero en Nueva Rumasa, aunque “no en dinero negro”, según informa El Confidencial.

El último vuelo de la abeja y los coqueteos societarios

Los Ruiz-Mateos padecieron una auténtica fiebre mercantil en los últimos años con sus anuncios a toda página en la prensa nacional en busca de inversores. El imperio de la abeja incubó sus huevos en una variopinta colmena constituida por empresas de alimentación, distribución, hostelería, construcción e inmobiliaria. Daba la impresión que pretendían crear su propia red de distribución nacional al servicio de sus empresas de alimentación y bebidas. Al mismo tiempo, aspiraron concentrar sus inversiones en sociedades relacionadas con el sector lácteo. Pero el cántaro de la alegre lechera se rompió por el camino.

En el renacer de la abeja siempre hubo quien desconfió de la familia Ruiz-Mateos. En los corrillos comerciales se rumoreaba que recurrían a fuentes de financiación “peculiares”, a través de una línea de préstamo procedente de particulares. Mediante contrato privado, prometían hasta un 10 por ciento de intereses por adelantado, y la devolución del principal a un año vista. La fórmula ha fracasado y ahora se destapan las presuntas ilegalidades.

De los trece herederos de la saga, aparentemente los seis varones dirigen el entramado de sociedades conocido como la Nueva Rumasa. Al parecer, en el protocolo familiar las féminas se comprometen a no inmiscuirse en los negocios. Veremos si es verdad de cara a dar cuenta de sus acciones ante la Justicia. El presidente del grupo es Zoilo Ruiz-Mateos Rivero, hijo mayor de José María. Algunos allegados consideran que el patriarca continúa moviendo las alas desde la sombra. Incluso hay quien aseguraba que el Gobierno les iba devolviendo vía subvenciones el dinerillo de la expropiación… ¿Se trataba de una filtración de los propio Ruiz- Mateos o sería un pacto secreto para compensarlos de la polémica expropiación?

Informa Alfredo Muñiz, 13-12-2011

Agag intermedió por Nueva Rumasa para la compra de Clesa a la italiana Parmalat

 Mayo de 2004. Era la época de plena expansión de Nueva Rumasa y los Ruiz-Mateos no escatimaban esfuerzos. Interesados en la compra de Clesa, propiedad de Parmalat, la familia recurrió los serviciosde intermediación del influyente Alejandro Agag, el yerno del entonces presidente saliente del Gobierno, José María Aznar. Según publica El Confidencial el 19 de diciembre de 2011. El marido de Ana Aznar ha reconocido a El Confidencial que recibió el encargo de Nueva Rumasa, pero “no se llegó a formalizar ningun contratode asesoramiento, ni ninguna comision de exito, ya que en aquel momento Parmalat no queria vender“.

Con la derrota del PP Agag se mudó a Londres….

Anteriormente el mismo diario destapó: “Nueva Rumasa debe más de 200 millones en dinero negro a inversores privados”, según El Confidencial

Publicado el Dic 28 2011. Archivado bajo Actualidad, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos