ParaHORECA

Niemeyer, Calatrava, Ghery, Eisenman, ¿pan para hoy y hambre para mañana?

Elefantes blancos, los nuevos castillos no queridos de España

La revista “Time” publica un reportaje donde se mencionan las grandes obras “faraónicas” hechas en España durante la época del boom inmobiliario. Sin embargo, nada tiene que ver el costo del Niemeyer en Avilés con la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Mientras el edificio diseñado por el brasileño Oscar Niemeyer costó en torno a 43 millones de euros, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, diseñada por Santiago Calatrava, acumula un sobrecoste de 625 millones de euros. Por lo visto, se cuatriplicó lo presupuestado inicialmente, y el Gobierno valenciano podría haber gastado en torno a 1.282 millones de euros. Por tanto, el despilfarro no tiene parangón con la obra faraónica valenciana. Además ahora se tiene que mantener un cine Imax nada comparable con el mini Film Center construido en el Niemeyer, en un principio asesorado por figuras como Woody Allen, Saura o Amenabar.

¿Cómo se va a financiar el mantenimiento de las obras faraónicas?

En Valencia cuentan con un museo de las ciencias, una ópera, un puente sobre el viejo cauce del río Turia, un oceanográfico y un gran edificio multiusos, el Àgora. El Oceanogràfic fue diseñado por el fallecido Félix Candela, el resto es obra de Calatrava. En Oviedo Calatrava es el autor de un palacio de exposiciones y congresos que también está dando mucho que hablar. Mientras que en Avilés tan sólo hay una cúpula que sirve de sala de exposiciones y un auditorio, además del edificio de usos múltiples y el restaurante de la torre con una capacidad para 40 comensales.

¿El milagro del apóstol Santiago?

En el reportaje publicado por “Time” se critica que ayuntamientos y gobiernos autonómicos aprovechaban el dinero recibido de la Unión Europea para construir grandes infraestructuras, especialmente centros culturales o deportivos, para atraer turismo a ciudades alejadas de los lugares más conocidos como son Madrid y Barcelona. Uno de los ejemplos más caóticos es la Ciudad de la Cultura, un campus de Peter Eisenman, que contiene un museo, una biblioteca y un espacio de actuación en Santiago de Compostela (Galicia), obra para la que se agotó el dinero antes de ejecutar dos de los seis edificios previstos.

Bilbao, de la contaminación a la cultura

Por lo demás, en el artículo se cita el Guggenheim, del arquitecto Frank Ghery, como el pionero de los edificios museos construidos para atraer turistas. Estos espacios cuentan también con lugares gastronómicos de renombre. En el caso del Guggenheim destaca Nerua, el nuevo restaurante del Guggenheim, regentado por el cocinero vasco Josean Martínez Alija. Nerua, en latín de la época de los romanos, significa ría del Nervión. El chef apuesta por una cocina verde, viva y con inquietudes; le gusta interpretar los productos. Así  trabaja desde un plato de cebolla que parece bacalao y sabe a pipirrada, hasta los experimentos con tomates, entre otras novedades. En referencia al Niemeyer el tema gastronómico ha dado mucho que hablar, en estos momentos el chef Koldo Miranda está poniendo en marcha un nuevo proyecto gastronómico.

El artículo de “Time” se titula “White Elephants on Parade: The unloved new castles in Spain“, algo así como el desfile de los elefantes blancos, los nuevos castillos no queridos de España, con alusión a los delirios de grandeza de otras épocas.

Aeropuertos para fantasmas

Para rematar, la publicación menciona la “guerra” por captar compañías de vuelo de bajo coste y la proliferación de líneas. Se cita los casos de dos aeropuertos, el de Castellón y el de Ciudad Real, de los que remarca que vieron todos sus vuelos comerciales cancelados y están ahora vacíos. Lo dicho, pan para hoy y hambre para mañana.

Informa Alfredo Muñiz

Enlaces relacionados:

El Guggenheim combina arte y gastronomía en su nueva apuesta con Josean Martínez Alija

De la receta de ostras gin-fizz de Pepe Viera a las ostras Guggenheim Bilbao

El Gastro clon de Arzak con asesoramiento de José Andrés

De la sidrería al arte gastronómico

De picoteo en el Niemeyer

Un cóctel para enamorar en el Niemeyer

Vídeo de la torre y del entorno del restaurante inaugurado por Arzak

José Andrés designado asesor de un museo gastronómico

José Andrés, el mejor cocinero de América, en Asturias…

La piña de Arzak hace pompas en el Niemeyer

Publicado el May 22 2012. Archivado bajo Actualidad, Curiosidades, Hosteleria, La Guinda, Lujo en tiempos de crisis, Noticias destacadas, Sabores Afrodisíacos. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos