ParaHORECA

Muere tras cinco polvos “conyugales”

Uroku murió tras haber sido violado por cinco de sus seis mujeres, en Ogbadibo, Nigeria

La poligamia puede traer consecuencias mortales. Y si no que se lo pregunten al espíritu del nigeriano Uroko Onoja, víctima de una revolución sexual dentro de su propio “harén” privado. Los celos del resto de sus concubinas provocaron un exceso de coitos que terminó con la vida del acaudalado empresario. Violado por cinco de sus seis “lagartonas” que le exigieron en una misma noche que cumpliera.

Los franceses utilizan la expresión “petite morte” (pequeña muerte) para definir el momento tras el orgasmo. Una pérdida del estado de conciencia o desvanecimiento post-orgásmico que sufren las personas en algunas experiencias sexuales. En este caso el finado la palmó empalmado…

La imagen que acompaña a este texto no corresponde con la identidad real de las violadoras, PARAHORECA.COM simplemente ha querido reproducir lo que podría ser una velada en familia mientras el patriarca retoza con la favorita …

Uroko Onoja, el nigeriano que fue objeto de una violación múltiple por cinco de sus seis esposas, víctima de un peculiar caso de “violencia de género”

Uroko Onoja, nigeriano, regresaba a su casa el pasado martes, cuando se dirigió a la habitación de la más joven de sus seis esposas. Minutos después las demás esposas irrumpieron en la habitación con cuchillos y palos en la mano. Querían “hacer el amor” todas ellas, una detrás de otra.

El informe de la Policía de Nigería utilizó el término “violado hasta la muerte” para describir la causa del fallecimiento de Uroko Onoja. Es que sus preferencias sexuales hicieron que cinco de sus seis esposas lo obligaran a tener sexo hasta morir, tras un ataque de celos por haber optado por la más joven de sus mujeres para mantener relaciones sexuales.

Onoja era un adinerado hombre de negocios que contaba con seis esposas de todas las edades. Pero solía incursionar en la cama de la más joven de ellas con más asiduidad que a las del resto. Esto provocó una ataque de ira y celos en sus otras mujeres que lo sorprendieron durante el coito y lo obligaron a continuar con todas y cada una de ellas

Ya sea por el cansancio (eran las tres de la madrugada) o por alguna otra razón, Uroko no se animó con la idea y fue atacado por las mujeres enfurecidas.

Aunque opuso resistencia, ellas salieron ganadoras: las esposas obligaron a Uroko a emprender un verdadero maratón sexual empezando por la más joven de las mujeres.

El hombre dejó de respirar cuando la quinta de las mujeres se dirigía a la cama para hacer el coito: “De repente, mi marido dejó de respirar y todas ellas salieron corriendo, todavía riéndose, pero cuando vieron que yo no podía reanimarlo, huyeron al bosque”, contó la mujer.

El cuerpo de Uroka fue llevado a la morgue de la localidad. La Policía ha detenido a dos de las violadoras y sigue buscando a las demás.

Parte de esta noticia ha sido traducida del inglés, procedente del Nigeria’s Daily.

Publicado el Jul 28 2012. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Sabores Afrodisíacos. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos