ParaHORECA

Los “rompehuevos” alemanes podrían hundir España con sus recetas

La dictadura económica de Ángela Merkel, sus asesores y sus socios europeos podría ser el detonante del hundimiento de la economía española, según alerta el diario norteamericano New York Times. En su editorial acusa a la canciller germana de tomar decisiones equivocadas y explica que sólo con la “cabezonería” del recorte en los gastos para controlar el déficit no es posible crecer. El prestigioso diario considera que Mariano Rajoy ha tenido que cumplir las órdenes dictadas. Asimismo añade que “El objetivo es inalcanzable incluso si Rajoy mantiene sus estrictos presupuestos”.

Para New York Times: “(…) los ministros de finanzas europeos le impusieron un nuevo objetivo en el 5,3%” pese a que el Ejecutivo de Rajoy quería un 5,8% (…) provocando una situación irrealista”.  El diario propugna que si la Unión Europea hubiera renegociado el déficit dejando un respiro a Rajoy, la situación sería mejor.  En definitiva, los “rompehuevos” alemanes y su obsesión cuadriculada por cumplir unos objetivos inalcanzables están provocando un gran daño a la economía española. De momento, las medidas impulsadas por Merkel no han tenido ningún éxito en el resto de países europeos con problemas.

La posible salida de Grecia del euro y el fracaso de las medidas impuestas por Merkel, la guinda de la quiebra

Así las amenazas de expulsar a Grecia del sistema monetario europeo vienen de antaño. Se les avisó que sino cumplía las exigencias impuestas desde Europa se les cortaría el grifo. Ahora Alemania parece  invitar a Grecia a salir del euro. En Berlín no admiten más pufos helénicos, y en Atenas se queman banderas alemanas. La situación es insostenible. Berlín ya no teme que la quiebra griega pueda provocar una catástrofe inasumible para los grandes bancos europeos. Al menos, el ministro alemán de finanzas Wolfgang Schäuble lanza el órdago: “la eurozona está mejor preparada que hace dos años”….

Los disidentes también quieren salir del euro

Un sector crítico del pueblo griego propone la creación de un mercado común de los países mediterráneos, que englobe España, Italia, Portugal y el Norte de África. Una liga de países en apuros para luchar contra el imperialismo alemán y francés. “Nosotros tenemos productos que ellos no tienen, poseemos el sol, las playas y una rica oferta gastronómica para atraer al turismo. Necesitamos salir del euro e imponer nuestras propias condiciones a los imperialistas”, comenta a www.parahoreca.com un desilusionado con la situación actual. Por su parte el economista Nouriel Roubini, ha aconsejado a las autoridades griegas volver al dracma. Veremos

La family happy meal del ministro griego Papandréu con Zapatero, Merkel y Sarkozy fue en desastre. Grecia nombró a Papademus primer ministro y tampoco resolvió el problema.

 

Tanto Papandréu como Papademus  aceptaron un menú de comida rápida anticrisis sin ningún resultado satisfactorio para su país. El origen fue la herencia recibida como ocurre ahora en España.

Grecia se encuentra en suspensión de pagos, la gravedad de la crisis podría arrastrar a la endeble situación de las finanzas italianas y españolas. Irlanda y Portugal también las pasan canutas. Todo depende de la suprema Ángela Merkel y su Cumbre Europea.

Grecia: sodomía política, gastronomía cultural y atisbos de bancarrota

Corrupción del gobierno socialista de Papandréu e imperialismo de las grandes potencias europeas, posibles argumentos desencadenantes de la ruina griega. ¿Pasará lo mismo en España?
El pueblo griego echa la culpa de los males económicos del país a la política europea de libre mercado y a la corrupción de sus propios mandatarios. Los pequeños negocios tradicionales han cerrado sus puertas ante la competencia feroz de las multinacionales francesas y alemanas. Firmas como Carrefour o Lidl que presume de tener más de 200 almacenes en un país de casi 12 millones de habitantes, de los cuales la mitad se concentran en Atenas. La agricultura y ganadería desaparecen ante los convenios internacionales y las ofertas de las grandes superficies.

El desastre del sector público del Gobierno socialista de Papandréu

“Los funcionarios se multiplicaron por cuatro, de esta forma el gobierno compró los votos a cambio de un puesto de trabajo; los contratos corruptos y las mentiras en las cifras macroeconómicas han provocado el detonante de la bomba de relojería a punto de estallar”, explica nuestro confidente. “Existe responsabilidad de los griegos pero también de las autoridades monetarias europeas que no han investigado la situación ante las turbulencias financieras que se vienen provocando desde hace años”, remata.

Para corregir la locura del derroche en el funcionariado, el Gobierno propone reducir en un 30% el número de funcionarios ministeriales, que se suman a los 200.000 que ya han puesto de patitas en la calle. Además a partir del 1 de octubre se pondrá en marcha un sistema común de remuneraciones en el sector público que reducirá los gastos estatales en un 25%. También se recomiendan recortes en jubilaciones y el cierre inmediato de unos 60 organismos públicos, así como un gran programa de privatizaciones para obtener 5.000 millones de euros antes de fin de año y un total de 50.000 millones de euros antes de 2015.

La cifra oficial de paro en Grecia alcanza los 800.000 desempleados. Nuestro interlocutor explica que en los próximos meses se disparará hasta más del millón de parados. De todas formas la tasa oficial de desempleo es completamente ficticia. La situación real dista mucho de la fantasía helénica, se ha creado una burocracia innecesaria que posiblemente cuadriplique las necesidades del país. Los fines electoralistas y la corrupción de altos cargos han sido el gran detonante. Ahora comienzan a aflorar los trapos sucios ante la imposibilidad de hacer frente a las deudas. Lo peor del asunto es que el pueblo no está dispuesto a apretarse el cinturón. La desconfianza es total. Tras meses de protestas, nace un movimiento revolucionario bautizado como “Den Pliróno”, que significa algo así como “Yo no pago”. No quieren pagar el IVA al 23 por ciento, ni los nuevos impuestos, ni tan siquiera el transporte público que ha subido hasta un 80 por ciento. “Que paguen los políticos”, gritan por las calles.

La suspensión de pagos de Grecia

Entretanto el secretario de Estado de Finanzas, Filipos Sajinidis, anuncia que sólo queda dinero público para pagar a los funcionarios y pensionistas hasta el próximo mes de octubre. Si el Ecofin no decide aportar los fondos necesarios, Grecia se declarará en bancarrota. Ante la gravedad de la situación, el primer ministro, el socialista Yorgos Papandréu, reúne a su gabinete de crisis que propone un nuevo impuesto sobre la propiedad inmobiliaria. Con la tasa pretenden recaudar 2.000 millones de euros hasta final de año. Unas migajas para las necesidades reales del país. Se estima una deuda de unos 300 billones de euros y unas necesidades inmediatas de fondos de 8.000 millones de euros para no declararse en quiebra y hacer frente a las deudas. Pese a la huelga de taxis en Atenas, un conductor autónomo contratado por Internet me llevó al aeropuerto su veredicto fue demoledor: “Papandréu es el mayor traidor que tiene el pueblo griego”.

Los restaurantes donde se fraguaron los grandes negocios griegos

Si las paredes de los restaurantes de la guía Michelin griega hablaran arderían las cabezas de muchos políticos, banqueros y hombres de negocios. Emblemáticos lugares como el “Spondi”, situado en el centro de Atenas, especializado en cocina francesa, cuenta con dos estrellas Michelin. El resto de lugares de culto para los gourmets de la capital griega disfrutan de una estrella de la guía gastronómica más roja: Varaulko, cerca del Parlamento en Gazi, ideal para degustar platos tradicionales griegos y pescado fresco; Vardis en el Hotel Pentelikon fue uno de los pioneros en entrar en la guía Michelin; Pill Poul famoso por su cocina francesa-mediterránea situado en un edificio negoclásico en la hermosa zona de Thissio, y Baraonda, especializado en cocina de fusión mediterránea y sushi. Estos restaurantes han sido los lugares donde se celebraron las reuniones más “sabrosas” del país. Ante una botella de buen vino griego o francés se tomaron las decisiones estratégicas que han llevado el país a la suspensión de pagos.

Los mejores vinos griegos relación calidad-precio

Para los turistas que no dispongan de VISA platino pero quieran degustar vinos griegos de buena relación calidad-precio recomendamos los vinos blancos de Santorini, el Sigalas Estate es el más popular, con la variedad de uva griega Asyrtiko. En un restaurante de alta gama cuesta alrededor de 30 euros la botella. Ovilos, de Vivlia Chora Estate, es otro de los más recomendables a un precio de 42 euros aproximadamente. Uvas: semillon, asyrtiko y kabala del norte de Grecia. Para los que prefieran el tinto, proponemos Palea Klimata Papaionnou con uvas de variedad agiorgitiko de la región del Peloponeso, o Gionakohari, Kyr Yiannis Estate, con las variedades de uva xinomavro y merlot, procede de la región de macedonia. Ambos a 30 euros la botella en un hotel de cinco estrellas.

En próximas entregas sobre Grecia explicaremos cómo sobrevivir ante una carta de menú griega en inglés y daremos datos sobre los hoteles y restaurantes más emblemáticos de las islas. Texto y fotos Alfredo Muñiz.

Enlace relacionado:

Receta griega para no deprimirse: dorada con tzatziki

Publicado el Abr 18 2012. Archivado bajo Actualidad, Sabores Afrodisíacos. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos