ParaHORECA

Los príncipes inauguran una facultad de Gastronomía con la polémica subvención de más de 11 millones de euros

Sin la asistencia de Bildu que reniega de los Borbones en la cocina…
La matrícula cuesta sólo 8.000 euros para no dar una imagen elitista, según el director del centro
El Basque Culinary Center (BCC) en San Sebastián es una facultad gastronómica encargada de elevar la cocina al rango de licenciatura universitaria. Nace así la primera titulación española con Grado en Gastronomía y Artes Culinarias en el Parque Tecnológico de Miramón. Un campus de 15.000 metros cuadrados y una inversión superior a los 17 millones de euros. La infraestructura del edificio ha sido financiada con fondos públicos mientras que la explotación es de carácter privado.

El Gobierno Central subvenciona 7 millones de euros y Bildu no se presenta en la inauguración oficial a dar las gracias

Los Príncipes de Asturias se convierten en los padrinos de honor al asistir a la relevante inauguración que aspira a convertir el centro en la meca de la Gastronomía mundial. Sin embargo, el diputado de Bildu Martín Garitano ha decidido no acudir al acto para reivindicar sus raíces republicanas. Aunque asistirá al agapé cuando se haya marchado el príncipe don Felipe y su consorte doña Letizia Ortiz de Borbón. Martín Garitano es la máxima autoridad institucional de Gipuzkoa. Asimismo el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, también de Bildu, no ha acudido a la inauguración oficial porque  considera que los príncipes constituyen un símbolo de la “negación del pueblo vasco”.

Entretanto las voces críticas destapan que el Gobierno Zapatero subvencionó el asunto sin convocatoria pública. La ministra de Ciencia y Tecnología Cristina Garmendia concedió en 2009 una subvención de siete millones de euros. “El Gobierno vasco aportó tres millones de euros, la Diputación de Guipúzcoa uno y el Ayuntamiento de San Sebastián cedió los terrenos. Los seis millones de euros restantes hasta el presupuesto global de diecisiete millones han corrido a cuenta de patrocinadores privados, como Fagor y Eroski, muy ligados al PNV, y de la Universidad de Mondragón, que también es privada”, según denuncia El Confidencial en una artículo que tacha el asunto de polémico. En total más de 11 millones de euros subvencionados, así como los terrenos aportados por el Ayuntamiento al servicio de una institución de gestión privada.
Otras firmas se han adherido al proyecto como es el caso de Heineken o Martiko, tal como ya reseñó parahoreca.com en julio: “Arzak, Aduriz, Arbelaitz y Subijana introducen a Martiko en el Basque Culinary Center“.

Por lo visto, hubo una propuesta al Gobierno de Asturias para realizar este proyecto universitario en el Principado, se iba a llamar “Universidad Gastronómica de España”, y se inspiraba en la Universidad Gastronómica de Slow Food, a la que se le añadían elementos de un centro superior de hostelería y un centro de investigación culinaria. Al final se fue al País Vasco, gracias a la ministra Garmendia, según nos relata una fuente asturiana muy vinculada al mundo gastronómico.

El misterioso plan de viabilidad

Seguramente el BCC supone un gran prestigio para España. Otro asunto es si con la actual situación económica del país, nos podemos permitir subvencionar una actividad de estas características.  El gobierno de España aporta casi el 50 por ciento del coste del proyecto. En principio los grandes beneficiados serán 56 alumnos (de los cuales parte son extranjeros) que van a pagar 8.000 euros de matrícula. Por tanto, la recaudación será de 448.000€ por el concepto principal. Además habrá cursillos, y me imagino que degustaciones, congresos etcétera. Esperamos que el centro sea todo un éxito pero tal como está la situación económica, lo más probable es que cada año se  necesitará dinero público para cubrir gastos. Tal como está el panorama dudo que las empresas privadas financien el tinglado. Sería interesante conocer el plan de viabilidad con más detalle. Además téngase en cuenta el coste financiero que supone la inversión en términos de coste de oportunidad, cerca de 20 millones de euros al tipo de interés actual del 5% supone un costo financiero anual para los patrocinadores de 1 millon de euros. El acabose de la sensatez financiera…

Los maestros vascos de los fogones se convierten en catedráticos

Sea como fuere, los grandes chefs de la cocina vasca forman parte del proyecto como patronos de la fundación y participarán en las actividades del centro: Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Karlos ArguiñanoAndoni Luis Aduriz, entre otros. Además, el Basque Culinary Center cuenta con un Consejo Asesor Internacional presidido por Ferrán Adriá y del que forman parte los mejores chefs del mundo, como René Redzepi, number one de la restauración mundial con su Noma, en Dinamarca, o Heston Bluementhal, del mítico Fat Duck, en el Reino Unido. Joxe Mari Aizega, es el director del BCC
“Sólo 56 afortunados, seleccionados entre 320 aspirantes, se han convertido en los primeros alumnos del BCC. Pagarán 8.000 euros por cada uno de los cuatro cursos con los que cuenta el título de Grado, aunque existe un sistema de becas”, reseña El Confidencial. Otras fuentes mencionan que “setenta aspirantes a cocineros-gestores-expertos culinarios dispuestos a conocerse en una ‘gastroquedada’ convocada a través de redes sociales. Son un mix de jóvenes procedentes de diferentes países, que en unos días compartirán aulas. Representan una generación histórica para la cocina española: serán los primeros ‘licenciados’ en gastronomía, alumnos del Grado en Gastronomía y Artes Culinarias, que el 3 de octubre empiezan sus clases en el Basque Culinary Center (BCC)”.

“8.000 euros de matrícula para no dar una imagen elitista”, según declara el director del centro.

Chipirón lágrima de Arzak

Respecto al precio de matrícula para algunas fuentes vascas los 8.000 euros está por debajo del coste de algunos centros de formación hostelera como el de Lausanne (Suiza). “No queremos transmitir una imagen elitista”, insiste Aizega,  director de la uni gastronómica.
Aunque sin un campus operativo, el BCC lleva un año funcionando a través de una doble vertiente: el Máster en Innovación y Gestión de Restaurantes, impartido a 15 alumnos; y 45 cursos monográficos destinados a profesionales y 15 a entusiastas de la gastronomía. En total, ya ha acogido 340 alumnos, de los que 90 han sido extranjeros.
El campus, cuyo edificio emula en su exterior una pila de platos, se estructura en cinco plantas aprovechando el desnivel de la colina en la que está. Está dotado de ultramodernas instalaciones para que los alumnos conozcan los entresijos de su profesión. Los alumnos deben elegir entre tres especialidades: vanguardia culinaria, innovación y emprendizaje o industria alimentaria.
Los estatutos del centro universitario recogen entre sus objetivos “La proyección Internacional del País Vasco y España como meca de la alta cocina mundial”.

En el BOE por el interés general de todos los españoles…
En el BOE del 31 de octubre de 2009 reseñan: “Las ciencias gastronómicas son multidisciplinarias, y consisten en el conocimiento razonado de todo aquello que se refiere a la persona en cuanto se nutre, considerando los procesos agrícolas, económicos, científicos, técnicos, sociales y culturales de la nutrición. En este contexto, las ciencias gastronómicas abarcan un amplio abanico de áreas de conocimiento, con un impacto económico y social fundamental, y van desde la educación alimentaria de los más jóvenes hasta la elite culinaria profesional, desde la cultura gastronómica y alimentaria que incide en el desarrollo social de cualquier país hasta el desarrollo del sector empresarial alimentario y de la restauración, que tiene un peso muy importante en el Producto Interior Bruto del Estado, además de constituir un foco de atracción del turismo de calidad.
La alta cocina es un estandarte internacional del desarrollo de la gastronomía, producto de la gran evolución experimentada por los restauradores españoles. Este sector aúna una excelencia técnico-conceptual que se encuentra en el vértice de la pirámide creativa e integra el diseño sensorial y un proceso de elaboración de excelencia en cuanto a los procesos de elaboración basados en la calidad total. El proyecto Basque Culinary Center tiene como objetivo ser un referente internacional en la formación e investigación, la innovación y la transferencia de conocimiento y tecnología en diferentes áreas de las ciencias gastronómicas, así como generar procesos de investigación colaborativa entre Universidades, Centros tecnológicos, empresas y organismos públicos para el desarrollo de una red capaz de generar y transferir conocimiento. El proyecto incluye la creación de un Centro de Investigación e Innovación en Ciencias Gastronómicas para la formación, la investigación y la industria con la voluntad de ser un agente tractor del desarrollo económico y social”.

Informa Alfredo Muñiz.

Publicado el Sep 26 2011. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

1 Comentario por “Los príncipes inauguran una facultad de Gastronomía con la polémica subvención de más de 11 millones de euros”

  1. Por lo visto hubo una propuesta para que el proyecto se realizara en Asturias pero Garmendia prefirió el País Vasco

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos