ParaHORECA

Padrinos PP y PSOE en crisis: Oreja junior recolocado de postín mientras CSI exige el cese de Menéndez

El “enchufe” es algo típico de las costumbres españolas. El que nace con padrino tiene la vida resuelta. Unos colocan al sobrino tarambainas, otros a la hija lista que no pasó ni por la Universidad ni por las entrevistas de trabajo. Y si encima es del partido en el poder entonces ya tiene puesto asegurado como si fuera una oposición. En las empresas familiares es habitual convertir el negocio en oficinas de empleo para los compromisos más íntimos. Lo chocante son los puestos de confianza en el sector público y los cargos de conveniencia por motivos políticos en plena recesión: España se aprieta el cinturón y el Gobierno echa mano de 3.000 millones para pagar las pensiones .

La mayoría de las responsabilidades de los VIP de confianza podrían ser realizadas por altos funcionarios de carrera que para algo se han ganado su oposición con derecho a un puesto de trabajo vitalicio. Es necesario una reforma de la Administración Pública en este sentido  antes de que llegue la troika…

PARAHORECA.COM desconoce los méritos personales de Marcelino Oreja junior, seguramente sea un brillante estudiante que ha pasado por las mejores Universidades y con máster en el IESE. No obstante, ¿cuántos licenciados con un curriculum brillante están en paro en estos momentos? Tras realizar una pequeña investigación las lenguas más viperinas opinan que no ha ejercido ningún cargo realmente relevante, hasta que fue colocado en Feve por la “ley de la casta”. “Su pertenencia al PP le ha abierto el camino a la empresa pública en época de vacas flacas”, consideran los disidentes con el nombramiento. En el diario digital Vozpópuli, Raul Pozo realiza una interesante reflexión sobre el ejecutivo recolocado en Enagas tras la notable pifia de Feve.

Recolocado tras nueve meses haciendo méritos

“Moncloa se ha visto obligada a hacer encaje de bolillos para situar de nuevo en primera fila a Marcelino Oreja Arburua, hijo del político y ex comisario europeo Marcelino Oreja”, explican. Precipitadamente, el Gobierno le nombró en enero presidente de Feve, sociedad estatal que fue una de las víctimas de las reformas del Ejecutivo. Desde la semana pasada, Oreja Arburua es consejero delegado de Enagas. Tras nueve meses en Feve pasa a consejero delegado en otro sector en el que Oreja Arburua podía acreditar experiencia, aunque escasa: el de la energía. Por lo visto fue consejero del Ente Vasco de la Energía, organismo encargado de definir la estrategia energética de la Comunidad Autónoma. La ocasión surgió en Enagas, el gestor de la red de gas en el que el Estado mantiene una participación del 5% a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Hacía tiempo que la compañía se planteaba contar con la figura de un consejero delegado para satisfacer la demanda de numerosos fondos de inversión que forman parte de su accionariado. Una vez encontrada la salida, el Gobierno procedió a cesar a Oreja Arburua como presidente de Feve para nombrar en su lugar a Antonio Aguilar, hasta entonces director de la División de Organización de la sociedad pública. Todo ello en el consejo de ministros anterior al nombramiento de Oreja Arburua como nuevo consejero delegado de Enagas. Todo un encaje de bolillos para colocar a personas cercanas al PP en puestos públicos que, en este caso, tuvo que hacer por partida doble.

Simultáneamente a este nombramiento, se ha aprobado la salida del consejo de administración de los representantes de Liberbank y Kutxabank, que son Manuel Menéndez Menéndez y Joseba Andoni Aurrekoetxea, respectivamente. Las razones aducidas son incompatibilidades, según la nueva normativa.

El curriculum oficial del afortunado ejecutivo

Nacido en 1969, Oreja Arburua es agente de la propiedad industrial, ingeniero industrial de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) y máster por el IESE.

Hijo del expresidente de UCD y excomisario europeo de Transporte y Energía, Marcelino Oreja, el nuevo directivo de Enagás ha sido además eurodiputado entre 2002 y 2004, y desde enero de este año ocupaba la presidencia de FEVE.

Anteriormente, había sido director general de la unidad de negocio de sistemas y tecnología de Comsa Ente, y había ocupado cargos como el de director general de Garrigues & Andersen Patentes y Marcas.

Enlaces relacionados:

De los puestos de conveniencia en las familias a una selección profesional con Central Lechera Asturiana

La Corriente Sindical de Izquierda exige el cese de Manuel Menéndez como presidente de Liberbank, tras el desastre en Cajastur (ampliada con exclusiva inédita de un consejero de Cajastur disidente)

Otro cargo político: la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) en Cajastur exige el cese del presidente Manuel Menéndez

En este caso el poderoso ejecutivo Manuel Menéndez ha sido vinculado con los Gobiernos socialistas del Principado de Asturias, según los disidentes.

Ante la publicación de los resultados de las auditorias sobre la situación de las entidades financieras españolas, que cifran en 1.198 millones de euros las necesidades de capital de Liberbank, la sección sindical de la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) en Cajastur manifiesta lo siguiente:

“Este resultado pone de manifiesto la nefasta gestión de Manuel Menéndez, presidente de Cajastur desde 1995 y actualmente, presidente del banco privado Liberbank, resultante de la fusión y privatización de Cajastur, Caja Cantabria y Caja de Extremadura.

Esta gestión, marcada por el autoritarismo, el oscurantismo y la defensa de intereses particulares en perjuicio de los intereses de Asturias, debe ser investigada y deben aclararse los motivos que han llevado a Cajastur a su situación actual. Actuaciones como la compra de CCM y la financiación de operaciones ligadas a la más feroz especulación urbanistica, como el caso de La Talá, deben ser esclarecidas y deben derivarse las responsabilidades de quienes, desde la cúpula directiva de Cajastur, tomaron decisiones de este tipo que han supuesto un fuerte quebranto para la entidad.

La actual situación pone de relieve el expolio que supuso la privatización de Cajastur y el escándalo que supone el blindaje en sus cargos directivos y la acumulación de salarios exorbitantes por parte de Manuel Menéndez, cuyo único interés en todos los procesos de fusión de Cajastur ha sido el mantenimiento de su cuota de poder personal y de las retribuciones inherentes a dicho poder.

La intención, anunciada por la dirección de Liberbank, de proceder a la venta de activos para impedir la intervención del FROB, supone una vuelta de tuerca más en el expolio de Cajastur, liquidando a toda prisa bienes e inversiones que son fruto del ahorro de generaciones de asturianos para que Manuel Menéndez pueda seguir ejerciendo el control absoluto de Liberbank.

Ante esta situación, la CSI exige el cese inmediato de Manuel Menéndez y su equipo directivo y que se depuren las responsabilidades de quienes, con su gestión, han transformado Cajastur, una entidad de caracter benéfico social con más de 130 años de historia, en un banco privado de incierto futuro”.

Publicado el Sep 25 2012. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, La Guinda. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos