ParaHORECA

Las hijas de Ruiz-Mateos, abejas reina con un panal de rica “miel” en Belice, “presuntamente”

José María Ruiz-Mateos y sus hijos varones escondieron el patrimonio en paraísos fiscales del Caribe. Al parecer, Teresa Rivero, y sus siete hijas también crearon una red de sociedades en Belice para evadir, supuestamente, el control de la Administración Tributaria, según informa El Economista.

Cada una de las siete hermanas aparece como apoderada y titular única en una sociedad distinta, pero todas coinciden en tener una misma administradora –Cyntia de Raveneau– y contar entre sus activos con inmuebles en España. En total, se sospecha que podría haber hasta 21 propiedades a su nombre, repartidas por la costa española, fundamentalmente en la provincia de Cádiz. Las sociedades están constituida en todos los casos con un capital social de 37.800 euros.

Teresa Rivero, la matriarca del clan, figura también como “titular real” de la firma Duton Invest & Trade, que era la dueña del Grupo Empresarial Apis, de Radio Cadena Libertad y de Pronadan, la firma a través de la cuál se pagaba dinero negro a los directivos.

Los Ruiz-Mateos crearon una estructura fiduciaria con 212 sociedades, 47 de ellas en el extranjero -fundamentalmente en Holanda y paraísos fiscales del Caribe, como Belice o las Antillas-, a través de la cual se habría evadido el dinero fuera de España.

El encargado de toda la operativa era Alfonso Barón Rivero, sobrino de Teresa Rivero, que está imputado ya en la Audiencia Nacional por blanqueo y evasión de capitales.

Se lleva los cuadros…

Una de las hijas, Rocío Ruiz-Mateos Rivero, residente en Ginebra (Suiza), está imputada ya en el caso junto a su marido, Luis Ojeda, después de haber intentado sustraer de la casa familiar de Somosaguas (Madrid) obras de arte valoradas en 750.000 euros y participar, supuestamente, en las operaciones de blanqueo.

Las abejas reinas
Rocío Ruiz-Mateos figura como apoderada de Catford Holding, propietaria a su vez del 86,18 por ciento de las acciones de la firma española Residencia Portanuevas, cuyo valor de adquisición en libro se eleva a 187.770 euros. Y de modo similar, su hermana Patricia aparece en Gracefield Trading; María Socorro en Cypress Financie; Nuria en Kenley Financial; Begoña en Kendrix Trading; Paloma en Kellor Management y Almudena en Maitland. Hay que tener en cuenta que el valor de las participaciones en libros no se corresponde, lógicamente, con el precio real que podrían alcanzar sus activos en el mercado.

No obstante, destaca de forma especial el caso de Paloma Ruiz-Rivero. Su sociedad en Belice, Kellor, es propietaria del 99,14 por ciento de Inmuebles Gentilicos, con un valor de 3,47 millones, muy por encima de las demás. El resto de sus hermanas tienen firmas con activos entre 60.000 y 439.800 euros como máximo.

Los hoteles de los Ruiz-Mateos en Baleares suman deudas por 210 millones de euros
Los siete hoteles que la familia Ruiz-Mateos tenía en Baleares, seis en Palma de Mallorca y uno en Menorca, suman deudas por valor de 210 millones de euros, más de la mitad con entidades financieras, según confirmaron a Europa Press en fuentes jurídicas.

La administración concursal ha presentado ya en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Palma de Mallorca los informes de las once sociedades que tienen la propiedad y explotan estos establecimientos hoteleros y ultima la resolución de los incidentes concursales.

En los informes queda constancia de que los representantes legales de las empresas han ofrecido una “colaboración nula” con los administradores concursales, según ha adelantado el diario ‘El Mundo’.

Según las fuentes consultadas por Europa Press, los administradores concursales han recibido demandas de antiguos propietarios de los hoteles para que se les reintegren los establecimientos, al considerar que fueron estafados en la operación de venta a la familia Ruiz-Mateos.

Precisamente tras las denuncias presentadas por algunos de estos propietarios, como las familias Radó y Mirralles, José María Ruiz-Mateos y sus seis hijos varones han viajado este mes a Palma de Mallorca, donde han sido citados para declarar como imputados por presunta estafa.

Los jueces han ordenado la prohibición tanto al fundador de Nueva Rumasa como a sus vástagos de abandonar el territorio nacional y la obligación de comparecer periódicamente ante los juzgados.

Los siete hoteles de Balares que la familia Ruiz-Mateos incluía dentro de su división ‘Hotasa’ se encuentran en concurso de acreedores desde el pasado mes de junio, aunque han mantenido la actividad y han registrado buenos datos de ocupación. La administración concursal está integrada por dos abogados, dos economistas y por El Corte Inglés como acreedor.

DUDAS SOBRE LA GESTIÓN

En el auto de declaración del concurso, que apartaba a los propietarios de la gestión, el juez Víctor Fernández González ya advertía de que en ese primer momento del proceso concursal surgían dudas sobre la gestión que ha llevado a la compañía a la insolvencia.

Así, consideraba que podría atribuirse la situación a “deudas de otras empresas de Nueva Rumasa y no tanto, o no íntegramente, a la propia gestión de las empresas hoteleras, que han podido servir de garantía más para responder de aquellas deudas que para responder de su propia actividad”.

Publicado el Feb 1 2012. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Noticias destacadas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos