ParaHORECA

El hotel que llevó a la cárcel a Ruiz-Mateos por unas horas

El fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, ha sido detenido en su domicilio de Somosaguas y se encuentra en la Comisaría de Policía de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Aunque a las pocas horas fue puesto en libertad y volvió a burlar su presencia ante la Justicia.

Las causas que provocaron la detención de Ruiz-Mateos

La detención se produce tras la orden dictada por la juez de Palma de Mallorca María Pascual, ante quien el empresario octogenario está citado a declarar como imputado por un supuesto delito de estafa en una operación de compraventa de un hotel en Baleares.

El portavoz de Ruiz-Mateos calificó de “extrema” la medida adoptada por la magistrada, ya que afirmó que el empresario tenía los billetes de avión para viajar a Palma a comparecer ante la juez.

Además, asegura que el abogado Marcos García-Montes tenía previsto presentar una radiografía que confirma la rotura del dedo del pie que impidió al empresario presentarse ante la magistrada el pasado mes de julio.

La jueza Maria Pascual ordenó el 1 de agosto la busca y detención del empresario jerezano, después de que un informe forense determinara que la fractura que alegó en el tercer dedo del pie derecho no le imposibilitaba a acudir a los juzgados para ser interrogado por la presunta estafa, cifrada en 13,9 millones de euros.

En su auto, la magistrada instó además a Ruiz-Mateos a “no reírse de la Administración de Justicia”haciéndose valer de su avanzada edad y “presunto” mal estado de salud.

La instructora de la causa, jueza de refuerzo en el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital balear, ya le había emplazado a declarar en diversas ocasiones. Sin embargo, en varias de ellas el jerezano ha alegado tanto problemas de movilidad como económicos para no comparecer en dependencias judiciales, mientras que las dos únicas veces en que sí ha hecho acto de presencia en los Juzgados se ha acogido a su derecho de no declarar.

“No es de recibo que se pretenda eludir una obligación legal amparándose en unos supuestos daños físicos y psicológicos que a día de hoy no han quedado demostrados”, llegaba a incidir la magistrada María Pascual en su último auto.

Este procedimiento judicial se inició a raíz de la querella presentada el pasado año por la sociedad Inversiones Grupo Miralles (IGM) como consecuencia de la presunta estafa en la compraventa del hotel Eurocalas. Posteriormente, la denuncia fue ampliada al atisbar indicios de que la mercantil que avaló la operación incurrió en un delito de alzamiento de bienes para evitar posibles embargos.

En el marco de este caso, sobre el empresario y sus seis hijos varones, también imputados, pesa una fianza de responsabilidad civil de 18,5 millones de euros, mientras que también tienen retirado el pasaporte y prohibido abandonar el territorio nacional sin previa autorización judicial.

Esta causa es tan sólo de uno de los tres procesos judiciales en los que el empresario jerezano está siendo investigado en Baleares.

Así, en el Juzgado de Instrucción número 5 de Palma está imputado por presunta estafa por valor de unos 12 millones de euros en la compra de la sociedad Hoteles Costa Oriental a la familia Hoz y en el Juzgado número 9 de Palma por otro caso similar denunciado por Inversiones Insulares Radó.

Otro asunto pendiente de aclarar por parte de los Ruiz-Mateos:

Los hijos de Ruiz-Mateos culpan “presuntamente” a su padre en la “estafa” de compra del hotel Samoa. Querella por venta a plazos del hotel Samoa en 21 millones €
José María, Pablo y Zoilo Ruiz-Mateos, hijos del empresario José María Ruiz-Mateos, han culpado a su padre de la compra de un hotel en el año 2006 en Mallorca investigada por una supuesta estafa, al igual que ya hicieron dos de sus hermanos.

La juez Ana San José investiga una querella por la venta a plazos del hotel Samoa por 21 millones de euros que los Ruiz-Mateos dejaron de pagar en el año 2010.

Los seis hijos varones figuran como avalistas en la operación, cinco de ellos han declarado que no participaron en la negociación y han defendido que la intención de su padre siempre ha sido pagar las cuotas, pero que en 2010, debido a la crisis, no pudo seguir afrontando los pagos.

Los Ruiz-Mateos están imputados en tres querellas diferentes que tramitan tres juzgados de Palma relativas a la compra de sendos hoteles en Mallorca por un sistema parecido, mediante un pago aplazado que en un momento dado, coincidiendo con el concurso de acreedores del grupo, dejaron de abonar aún después de haber constituido hipotecas sobre los establecimientos.

“Este tipo de compra a largo plazo es una operación que mi padre hacía ya desde los inicios de Rumasa en 1960. Así se compraron muchos hoteles y, en concreto, en Baleares creo que unos quince, y se cumplió siempre”, ha asegurado hoy a la jueza Pablo Ruiz-Mateos.

Respecto a la hipoteca de 16 millones que se estableció sobre el hotel Samoa unos meses después de su compra, ha dicho que era una “práctica habitual” hacerlo para “financiar el resto” y que si se dejó de pagar, es porque no pudieron y no porque no quisieran.

Parte del dinero de la hipoteca, ha explicado, se destinó a reformar el hotel y otra parte a “otras empresas del grupo”, que funcionaban con una caja única.

La negociación de la compra, ha dicho Pablo en coincidencia con sus dos hermanos, la llevó “en todo momento” su padre octogenario, que acudió la semana pasada a los juzgados de Palma citado por esta jueza y se acogió a su derecho a no declarar.

En los mismos términos se ha defendido su hermano José María, quien ha apuntado que su padre siempre cumplió en sus negocios: “Mi padre nos ha enseñado el valor del cumplimiento y el buen hacer, nos ha enseñado a cumplir por encima de todo y así lo ha demostrado en su actividad durante 60 años“, ha asegurado.

Ha atribuido a su padre la máxima responsabilidad en las empresas y ha negado que haya habido desvíos a paraísos fiscales, en respuesta a la querella de la familia Hoz, que destaca que la empresa compradora del hotel era administrada por una compañía radicada en Belice.

Su hermano Zoilo también ha defendido la actuación del patriarca de la familia y ha incidido en que esta situación de impago “le ha pasado a miles de empresas” y que “en absoluto nunca hubo nada de engaño, ni estafa ni nada parecido” en la compraventa.

Los tres hermanos han asegurado estar actualmente en el paro, dos de ellos han aclarado que sus mujeres trabajan y han apuntado que viven gracias a aportaciones de amigos.

José María Ruiz-Mateos y sus seis hijos varones tienen prohibido salir de España por uno de los jueces de Palma que investiga una de las querellas y también deben pagar una fianza civil de 18,5 millones de euros para cubrir posibles responsabilidades derivadas de una eventual condena por estafa.

De la colmena de Nueva Rumasa al paro

Los hijos de José María Ruiz-Mateos, el fundador de la quebrada Nueva Rumasa, se han unido a la larga lista de parados del Inem. Así lo afirmó el primogénito del patriarca del ‘holding’ industrial Zoilo y sus hermanos José María y Pablo durante la declaración que prestaron ante la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Palma, Ana San José, acusado de una presunta estafa de 12 millones de euros en la compra de la sociedad Hoteles Costa Oriental.

Los otros tres hermanos también están apuntados al paro y todos están esperando comenzar a cobrar la prestación de desempleo en las próximas semanas, según publica El Mundo.

 

Publicado el Ago 22 2012. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Lugares con duende, Noticias destacadas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos