ParaHORECA

Las inversiones inmobiliarias de Cajastur a precio de ganga

“Liberbank regala al banco malo (Sareb) los 8.000 millones que pagó Cajastur por La Talá, que no valía nada”, según información escrita por Blogsfero en ElComentario.TV.

Liberbank regala ahora al banco malo, Sareb, la finca que compró en 8.000 millones de pesetas a una inmobiliaria en concurso de acreedores, cuando en realidad no valía nada, puesto que era una mera finca rústica, ya que su calificación como urbana había decaído en los tribunales de justicia, añade el mismo medio.

“Lo de La Talá requiere un poco de reflexión, porque creo que sería necesario explicar que a estas alturas con La Talá estamos hablando de un simple “prao” propiedad de Liberbank y comprado y pagado a precio de oro por Cajastur; es decir, un activo que aporta el valor que se le pueda dar en libros y cuya finalidad sea la siega o, como mejor destino la plantación de maíz ( nada que ver con la finalidad de Sareb)”, explica nuestro confidente a PARAHORECA.COM.

“Entre el suelo y activos inmobiliarios que Liberbank traspasará a Sareb figuran algunas propiedades como los 222.118 metros cuadrados de terreno en La Talá (Llanes) en los que su plan parcial preveía la construcción de 512 viviendas, 409 de ellas en varios bloques de edificios de dos plantas. Estos terrenos fueron adquiridos por Cajastur al grupo inmobiliario Nozar, propiedad de la familia Nozaleda, en julio de 2008. La Talá ha sido, además, un caso paradigmático de la controversia que generaron los proyectos de desarrollo urbanístico en la costa asturiana durante los años del auge inmobiliario. El suelo, urbanizado, quedó sin edificar y su uso sigue pendiente de los tribunales”, reza en un conocido diario asturiano. Sin embargo, según ha podido saber PARAHORECA.COM el Tribunal Supremo ya emitió sentencia y dejó claro que La Talá no tiene aprovechamiento urbanístico alguno. Así las cosas, ¿se estará encubriendo el uso presuntamente irregular de 8.000 millones de pesetas?

Otra de película: Liberbank vende una cartera de 574 millones de euros en activos fallidos por 21,3 millones

Liberbank ha vendido a Cerberus Capital Management una cartera de 574 millones de euros en activos fallidos de particulares y pequeñas y medianas empresas, que incluye también contratos de su filial Banco de Castilla-La Mancha, por 21,3 millones de euros.

Según ha comunicado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la cartera está formada por créditos y préstamos sin garantías, descuentos de efectos y tarjetas en situación fallida. El precio de la operación ha sido del 3,7% del nominal (21,3 millones de euros).

El banco, fruto de la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, informa de que en el último trimestre de 2012 se inició el proceso de venta, en el que participaron un elevado número de fondos y entidades especializadas nacionales e internacionales.

La operación se enmarca en el proceso de capitalización de Liberbank. En este marco, aportará a finales de febrero activos tóxicos por 340 millones de euros a la Sociedad de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) e intentará buscar otros 250 millones por la venta de activos en operaciones como esta venta de fallidos.

El 11 de octubre de 2007 el director de PARAHORECA.COM escribía en el mismo diario líder el siguiente artículo de opinión:

Los riesgos inmobiliarios de las cajas de ahorros

ALFREDO MUÑIZ en 2007

El gobernador del Banco de España (BE), Miguel Fernández Ordóñez, se encuentra al borde de un ataque de nervios ante una anunciada posible crisis. La opacidad y los bulos que rodearon la difusión del «informe Moody’s» sobre las entidades financieras y el mercado inmobiliario fueron el inicio de una bola de nieve que crispa al más sereno. En los mentideros del banco se comentó, en un principio, que «el tema no era relevante», pero, por si acaso, se ocultaron los nombres de las entidades «apestadas». El Gobierno también intento transmitir tranquilidad, sin contar toda la verdad. El mismísimo Solbes intenta desacreditar el duro vaticinio.

Ahora el gobernador del BE corrige al vicepresidente económico del Gobierno de Zapatero, rebaja las expectativas de crecimiento del PIB y declara que «las cuentas públicas pueden entrar en una senda menos holgada». Entre tanto, el propio Solbes aconseja que «las cajas más ligadas a la vivienda deben replantear su negocio». La incertidumbre genera temores y en los corrillos se vaticina revuelo.

El Banco de España lleva años dando la voz de alarma sobre el riesgo inmobiliario, pero en la última semana hay quien dice que Fernández Ordóñez tomó cartas en el asunto con revisiones extraordinarias internas. El miedo fue infundado y los inspectores del BE no detectaron ningún peligro inminente. No obstante, se revisó la situación de las cajas supuestamente «apestadas» (según Moody’s), por si hubiera algún error. La conclusión es que no había motivos para organizar tal jaleo. Aunque las consecuencias son impredecibles, dependiendo de la evolución de las variables macroeconómicas.

¿Qué dice el polémico documento?

La prestigiosa agencia estadounidense de calificación crediticia Moody’s advirtió en su último informe de septiembre del alto riesgo inmobiliario de cinco cajas de ahorros españolas en caso de una brusca corrección en el mercado. Para tranquilidad de los asturianos, ni la Caja de Ahorros de Asturias (Cajastur), ni la Caja Rural de Asturias figuran en el estudio de Moody’s, lo cual no significa que no estén expuestas al riesgo.

El «informe Moody’s» es, en realidad, un papel con ejercicios de simulación (pruebas de estrés) que está dando excesivo juego y demasiado eco. La agencia norteamericana concluye en un informe «confidencial» las entidades que cuentan con el peor «rating» de deuda, lo cual no tiene por qué coincidir con las entidades más expuestas al ladrillo… Habría que analizar los balances de dichas cajas para descubrir las ratios en relación a los riesgos inmobiliarios, y sólo los inspectores del Banco de España tienen acceso a esa información «top secret».

La CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorros) también está al tanto del asunto, pero tal como está el patio no suelta ni prenda. Lo que sí conocemos son los datos agregados del primer semestre de 2007: «El crédito a promotores de las cajas es de un 50,57 por ciento; a constructores, de un 19,89 por ciento, y a particulares, de un 19,17 por ciento».

Según los expertos, «si la cosa fuera grave, existe un pacto tácito entre los miembros de la CECA y en caso de problemas de iliquidez o insolvencia de una caja el resto de las corporaciones saldría en su ayuda. El plan de alerta no termina ahí, pues, además de la actuación de la CECA, cabría la actuación del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y del Banco de España». Así las cosas, la situación está controlada. El presidente de la CECA, Juan Ramón Quintana, intenta transmitir optimismo al respecto. Sin embargo, la realidad -no explicada con claridad- es la causa de expectativas negativas. Al mismo tiempo, crece el rumor de la posibilidad de colapso en el mercado interbancario.

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, criticó el informe en cuestión por hablar en términos abstractos. La réplica de la vicepresidenta de la firma Moody’s en Madrid, María Cabanyes, no aclaró la situación y comenzaron las especulaciones.

En líneas generales el informe considera que el sector bancario español y el mercado inmobiliario se encuentran bien posicionados. Aunque alerta de una significativa exposición en el crédito a constructores y agentes inmobiliarios. Los Moody’s apuestan por una recesión «suave» del sector inmobiliario español provocado por un descenso en los precios de la vivienda y un crecimiento del PIB en torno al 3 por ciento. El gobernador -según su última comparecencia parlamentaria- parece coincidir con la firma.

Así las cosas, el vaticinio de que viene el lobo para las cajas de ahorros pequeñas cobra cada día más fundamento. Pese a las circunstancias adversas, el reciente informe del Banco Internacional de Pagos de Basilea es más optimista y concluye que la banca española no tiene riesgos significativos en la crisis hipotecaria. En dicho «report» participan los bancos comerciales y el propio Banco de España, por lo cual es normal que quieran transmitir serenidad.

La verdadera prueba de fuego saldrá a relucir en fechas próximas; se trata de la publicación de los resultados trimestrales del presente ejercicio. Entonces se reflejará la purga real de las entidades financieras en la cuenta de resultados ante los efectos de las «subprime» y las consecuencias de la crisis hipotecaria.

Publicado el Feb 10 2013. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Curiosidades. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos