ParaHORECA

La pataleta de la reina Sofía cuando el Gobierno le ordenó que no se fuera a Londres

Con los trajes, sobreros y joyas preparadas para la ocasión, la consorte del rey Juan Carlos se quedó perpleja al recibir la noticia. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, le chafó el fiestón londinense a nuestra reina Sofía.

El Gobierno de Mariano Rajoy pidió a Zarzuela que cancelara el viaje 48 horas antes de la partida. Lo cual no hizo ni pizca de gracia a Su Majestad española que ya había llamado a Londres para confirmar su asistencia a los banquetes para festejar el 60º aniversario de la coronación de Isabel II de Inglaterra. Doña Sofía acató la decisión a regañadientes y posiblemente manifestó su malestar tanto a los jefes de Zarzuela, como a su hermana y confidente la princesa Irene de Grecia. En cualquier caso, a la soberana le importa tres pitos los jaleos de pesca en Gibraltar, a ella le hacía ilusión codearse con toda la realeza mundial y ver el ambiente de la capital del Támesis. Harta de la monotonía de Zarzuela, cuentan que doña Sofía se escapa en visita privada de vez en cuando para ver a su hermano Constantino en Londres con quien se lleva divinamente. En otros tiempos utilizaba aviones militares para desplazarse a la capital británica pero con la crisis tiene miedo que se lo echen en cara y prefiere los vuelos comerciales.

Al parecer, a la reina Isabel II tampoco le gustó el plantón de última hora de Sofi, después de haberle reservado un puesto de honor en la mesa de soberanos.

La preocupación principal del Gobierno español era que surgiera algún conflicto con Gibraltar durante la estancia de la reina en Inglaterra. En la última semana la Armada británica ha expulsado de las aguas que rodean al Peñón a pescadores y a patrulleras de la Guardia Civil española. Aunque la tensión se vive desde hace meses.

Isabel II reúne en sus cuchipandas a déspotas y poderosos junto a Reyes sin reino

La soberana Isabel II eligió huevos escalfados con espárragos, cordero de Windsor con verduras y fresas de Kent con Charlota de vainilla para agasajar a sus invitados en el almuerzo

La reina Isabel II de Inglaterra celebró en el castillo de Windsor un almuerzo para festejar sus 60 años en el trono. Acompañada del duque de Edimburgo y su inseparable bolso, la reina recibió a los monarcas de todo el Planeta con la gran ausencia de doña Sofía de Borbón y Grecia que se quedó en España para protestar por Gibraltar. Asimismo el príncipe Carlos agasajó a sus invitados con una cena de gala en el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la Familia Real británica. Los duques de Cambridge, su nieto Guillermo y su esposa Catalina, ejercieron también de anfitriones. En la velada coincidieron los emperadores de Japón,junto a personajes más polémicos como el rey Mswati III de Suazilandia y el rey Hamad Al Khalifa de Bahrein. Los príncipes, jeques y emires alternaron con exreyes que por tanto están en paro, como los de Grecia, Rumania, Bulgaria y hasta de un país desaparecido,Yugoslavia. Mswati III de Suazilandia se aloja estos días en el Savoy, el hotel de lujo donde se produjo el flechazo entre el rey Juan Carlos (Juanito) y la reina Sofía (Sofi).

Para principios de junio los británicos tienen preparado un concierto de música pop ante el Palacio de Buckingham y un desfile de cientos de barcos por el río Támesis.

La reina Sofía se queda sin tomar el té con Isabel II

Doña Sofía ya tenía preparada la maleta para irse al fiestón que organiza su colega Isabel II. El must go de la realeza europea tiene como orden del día celebrar los 60 años de la Coronación de la inglesa con todo su boato. Doña Sofia después de elegir modelo con sombrero a juego para la ocasión, le llama el Gobierno de Rajoy y le chafa la juerga real. Zarzuela se ha modernizado, al menos, intenta adaptarse a los tiempos. Así el jefe de comunicación ha elegido el SMS para enviar el mensajito a los medios. Igual que los quinceañeros con sus novias. El secretario de la Royalty alega que debido a los roces con Gibraltar su majestad doña Sofía de Borbón y Grecia cancela el viaje a Londres. Pues vale, como si fuera actualidad que los ingleses invadieron el Peñón. Aunque si profundizamos en el tema, descubrimos que a los españoles les parece fatal que el príncipe Eduardo programe una visita a Gibraltar. Para más INRI en estos momentos de crisis las negociaciones entre pescadores de la Bahía de Algeciras con el Ejecutivo del Peñón se han roto.

El nuevo Gobierno gibraltareño de Fabian Picardo se quiere hacer dueño de los dominios marinos e intenta prohibir a los pescadores españoles que faenen dentro de las aguas del Peñón, en virtud de un acuerdo firmado en 1999. A ello los españoles dicen que tarari que te vi, que ellos pescan donde les da la gana. Con lo cual ya está liada una futura trifulca con la Policía gibraltareña. Imagínense que el jaleo se organiza mientras la reina Sofía toma el té con su colega Isabel de Inglaterra. La pobre monarca no pudo celebrar con fastos sus bodas de oro y tampoco podrá revivir el famoso té del Savoy, al menos, el próximo fin de semana. Además se queda sin degustar el whisky de la reina Isabel de Inglaterra especial para la ocasión que sale a la venta a 120.000 euros la botella. ¿Le mandará la Casa Real inglesa una miniatura por mensajero? Si quiere saborear un poco de Londres tendrá que leer nuestra entrada “La pastelería de Harrods en Asturias”. Quien sí estará en la celebración será la Banda de Música del Regimiento de Gibraltar que tocará para conmemorar el jubileo de la soberana Isabel II de Inglaterra y el Peñón…

Isabel II de Inglaterra se enteró de que era Reina en el Treetops Lodge durante un safari por Kenya 

El Treetops Lodge es un modesto albergue de caza situado en Kenya en el Aberdare National Park. Allí Isabel II de Inglaterra se enteró de que era Reina, por la muerte de su padre.  El lugar donde pernoctó la joven exploradora es un sitio rústico. Todo de madera y sin grandes lujos, acogedor pero con pequeñas habitaciones. Destaca el magnífico mirador donde los huéspedes pueden observar los animales que se acercan a beber a la charca. La reina británica se dedicó a contar los animales salvajes que se acercaban al refugio. Por la noche los observadores del hotel avisan con una campanilla de la llegada de los distintos tipos de animales. Con suerte se puede ver el rinoceronte negro en peligro de extinción. Muy cerca se encuentra el Lago Nakuru con aguas que parecen de color rosa debido a los flamencos que frecuentan el lugar. El sitio es ideal para realizar un safari fotográfico. La anécdota real sucedió en 1952 cuando la princesa Isabel tenía 25 años. Los keniatas cuentan que subió a un árbol como princesa (se refieren al hotel Treetops) para pasar la noche, y bajó como reina de un poderoso imperio.

Informa Alfredo Muñiz

Publicado el May 23 2012. Archivado bajo Actualidad, Curiosidades, Gastrocotilleo, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos