ParaHORECA

Isabel Pantoja preparada para acudir a los juzgados junto con Cachuli y Zaldivar

La que se avecina con el juicio de la Pantoja, Zaldivar y Muñoz
Isabel Pantoja vive en un sin vivir, ni come ni duerme ni se le conocen nuevos amoríos, tras su  desangaño con Cachuli. Tan sólo recibe el consuelo de su legión de fans que preparan sus bolsos y abanicos para apoyar a la tonadillera en la triste entrada a los Juzgados. Se rumorea que hasta 30 autobuses cargados de seguidores pantojeros se desplazarán hasta Málaga para animar a la diva folclórica en los duros momentos que se avecinan. El Hotel AC de Málaga tiene reservada una suite que probablemente ocupará la cantante en la larga noche previa a su comparecencia. Allí se mirará al espejo y se enfrentará a la triste realidad sin maquillajes. Luego elegirá una sombra de ojos “inocente” para su representación más melancólica. Su hijo Kiko Rivera y la llegada al mundo de su futuro nieto le imprimen fuerza para seguir adelante en su lucha por demostrar que ella no es una choriza.

El 28 de junio comienza la pieza separada del Caso Malaya sobre el blanqueo de capitales. En el juicio se convocará a Isabel Pantoja,Maite Zaldívar y Julián Muñoz. La defensa ha optado por solicitar la absolución absoluta de la Pantoja. Un diario líder nacional destapó el rumor de un posible pacto con la fiscalía. Sin embargo, la Pantoja desmintió el asunto y se declara más inocente que nunca. Ella tan sólo es víctima de haberse enamorado del presunto exalcalde malversador de dinero público. Tal vez en alguna ocasión su examante pagara alguna factura de Cantora pero ella no estaba enterada de donde procedían los jugosos millones que manejaba el sinvergüenza. Algo así como la infanta Cristina de Borbón ante los trapicheos de su consorte Iñaki Urdangarin.

Su futura nuera, Jessica Bueno, también está a su lado. Después de que la modelo hubiera quedado embarazada por segunda vez, tras perder su primer retoño. Ni en los mejores culebrones venezolanos. Naturalmente, Kiko Rivera y Jessica Bueno se unirán -junto con la periodista Chelo García Cortés- al show televisivo de “Sálvamos a la Pantoja”.

La cantante está dispuesta a vender parte de sus propiedades si no le pagan un caché de estrella
La inseparable dama de compañía de Isabel Pantoja fue vista recientemente con vendajes en la cabeza, no sabemos si a causa de una operación o de un accidente. El caso es que María Navarro es otra de las fieles defensoras de la Panto. Aunque las relaciones son tirantes… En un reciente viaje de avión desde Madrid a Asturias se destapó el asunto, publicado en exclusiva por la revista PARAHORECA.COM. Primero ocupó un asiento de clase business la Panto con sus macrogafas y su aire de diva, un poco más tarde llegó María Navarro que se sentó a su lado. El recibimiento fue de lo más tenso. María Navarro no le cogía el teléfono desde hacía semanas y la Pantoja tenía un cabreo de padre y muy señor mío: “Esto no puede continuar así, te estuve llamando 20 veces y no dabas señales de vida. No sabía lo que te había pasado”, recriminaba la Pantoja a su amiga representante que parecía un zombi con el cráneo vendado. Vídeo: La Pantoja hasta el moño y su representante con la cabeza vendada

“Yo soy una estrella y no voy a aceptar cachés de pacotilla”, le espetó la sevillana a su fiel confidente. Todo apunta a que la dueña de Cantora no quedó satisfecha con la retribución que le pagaron en Oviedo.

“Yo sólo quiero galas bien pagadas. Lo necesito psicológicamente para tener sano el bolsillo, la cabeza y el corazón”, gritaba la Pantoja gesticulando ante todos los pasajeros como si se tratara de una azafata explicando cómo usar el chaleco salvavidas. “Sólo firmaré más galas con un caché de estrella. Necesito renovar mi vestuario, dar lo mejor a mi público y pagar a los músicos”, remató.

Cuentan algunos pasajeros que la Pantoja se refirió a que su caché no podía bajar de 120.000 euros por gala, unos 20 millones de pesetas. Una cifra que parece exorbitante para los tiempos de crisis que vivimos.

“La cosa está muy mal”, le espetó la Navarro justificando los últimos contratos más baratitos. La representante intentaba tranquilizar a la diva contándole la grave situación que vive el país, sumido en una crisis económica profunda, pero ella ni caso. La tonadillera es mucha Panto para rendirse ante la prima de riesgo y los ladrillos tóxicos. “Si hace falta vendo parte de mis propiedades. Yo soy una estrella y sólo voy a trabajar si me pagan lo que me merezco”, respondió la artista.

El precio de la entrada en Oviedo para escuchar a la Panto costó entre 43 y 56 euros, además del espectáculo de copla con morbo añadido, la estrella lució modelitos y cobró cash para hacer frente al juicio del Caso Malaya … El concierto terminó con la salve rociera y con un pequeño retoque final: “A Oviedo yo voy a volver”.

A tenor de los humos de la sevillana -como la representante no le organice una gira millonaria- no sería de extrañar que cortara las relaciones con la Navarro y se buscará un nuevo manager. ¿Tendremos exclusiva en “Sálvame Deluxe” con la Panto de protagonista?…

Sin duda el juicio de la tonadillera con Cachuli y Zaldívar dará para muchos capítulos dignos de un culebrón.

Informa Alfredo Muñiz

 

Publicado el Jun 26 2012. Archivado bajo Actualidad, Gastrocotilleo, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos