ParaHORECA

La inversión urbanística visitada por Brad Pitt en torno al Niemeyer de Asturias se hunde por la crisis

En pleno mes de agosto del año 2009 se presentó Brad Pitt y sus arquitectos en Asturias para participar en un proyecto urbanístico, se trataba de la Isla de la Innovación -en torno al Centro Cultural Niemeyer de Avilés-. El actor de Hollywood fue recibido con todos los honores por el entonces presidente del Principado, el socialista Vicente Álvarez Areces. El Gobierno central decidió el pasado marzo abandonar el consejo de administración de la sociedad avilesina y vender su participación con el objetivo de racionalizar las inversiones del sector público. Ahora el Puerto de Avilés hace lo mismo. ¿Qué ocurrirá en el futuro con el macro proyecto urbanístico apoyado por relevantes arquitectos de fama internacional y por las principales figuras del socialismo asturiano?

¿Cuánto costó la fiesta en el faro organizada para Brad Pitt?>

Brad llegó desaliñado con una gorra blanca, en mangas de camisa y perilla. El actor probó la sidra asturiana y la longaniza típica de Avilés en Casa El Tataguyo, en compañía del exdirector del Niemeyer, Natalio Grueso. El grupo de colegas de Brad Pitt, junto con los dirigentes del Niemeyer, disfrutaron de una velada íntima con banquete servido de forma confidencial en el Faro de San Juan, sin cámaras ni fotógrafos que pudieran dar testimonio del agasajo pagado con dinero público. Nunca se supo en realidad cuánto costó la visita de Brad Pitt. El actor voló en un avión privado desde el sur de Francia, ¿quien pagó los gastos de viaje?, ¿cuánto costó realmente la presencia del ídolo de Hollywood en Asturias?

PARAHORECA.COM ha podido saber que parte de las facturas fueron pagadas por el Ayuntamiento de Avilés y otras por la Fundación Niemeyer, estas últimas se desconoce si aún se encuentran pendientes de pago… Ver: Las pruebas de la desfachatez de los dirigentes del Niemeyer

¿Qué pasará ahora con el proyecto de la Isla de la Innovación?
La alcaldesa socialista Pilar Varela explicó los pormenores del proyecto de la Isla de la Innovación al sex symbol del celuloide. Entre las bondades relatadas, le contaron que en una superficie de 572.000 metros cuadrados se proyectaba construir, además del Centro Cultural Niemeyer, un puerto deportivo con terminal de cruceros, una estación intermodal y un ambicioso bulevar con edificios emblemáticos. Negocios, ocio y cultura para vivir y trabajar en el mismo espacio. El esposo de Angelina Jolie se quedó prendado del terreno y prometió estudiar las posibilidades de inversión. Para ello se trajo a miembros de su equipo de arquitectos que trabajaron en Los Ángeles, Berlín y Nueva Orlelans. El alemán Lars Kruckeberg era el cerebro entre los asesores de Pitt.

Por el proyecto inmobiliario de la Isla de la Innovación también se mostró interesado el arquitecto británico Normar Foster, esposo de la doctora Ochoa. Sin embargo, la operación inmobiliaria proyectada en la ría de Avilés se ha hundido, y la Autoridad Portuaria ha sido uno de  los primeros socios en abandonar el sueño. El presidente del Puerto argumenta que fue por imposición del Estado.

Por su parte, el Gobierno central decidió el pasado marzo abandonar el consejo de administración de la sociedad avilesina y vender su participación con el objetivo de racionalizar las inversiones del sector público. El Gobierno contaba con el 35 % de las acciones de la Isla de la Innovación, lo que supuso una aportación de 350.000 euros a la sociedad. El importe inicial de la inversión asciende a un millón de euros. En la actualidad, la sociedad de la Isla de Innovación se quedó sin dinero para pagar a su gerente. No obstante, se mantuvo el contrato millonario alimentado con recursos públicos. Así parte de la partida de 700.000 euros reservada para la redacción del plan especial se empleo en pagar a un ejecutivo que no se sabe muy bien cual es su cometido ante las circunstancias. Lo mismo ocurrió con los sueldazos millonarios en los puestos de alta dirección del Niemeyer…

¿Una fantasía pública del ladrillo socialista o “socialisto”?

Además de la participación del Gobierno Central orquestada en la etapa Zapatero. El puerto avilesino -en manos también de los socialistas- participaba en un cinco por ciento. La sociedad de la Isla de la Innovación está participada, además, por el Gobierno del Principado en un 35 % -casualmente también socialista- y por el Ayuntamiento de Avilés, con un 25 % de las acciones, igualmente regentado por una alcaldesa socialista.
En un principio, la institución del Niemeyer iba a ser bautizada como “Museo de los Príncipes de Asturias”, sin embargo, el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo -del PP-, organizó tal campaña de desprestigio mediático que consiguió abortar la idea. El mismísimo rey Juan Carlos convocó en Zarzuela al presidente Areces y a los altos mandatarios involucrados para poner orden en el asunto; los populares de Oviedo llegaron a realizar acusaciones sobre un futuro pelotazo urbanístico en torno al centro cultural, que más tarde sería conocido como Isla de la Innovación.

Las curvas femeninas fuente de inspiración con cultura y ladrillo…

En la Fundación avilesina se creó un Consejo Asesor integrado por personalidades de la talla de Woody AllenStephen Hawking o el escritor Norman Mailer; junto a uno de los padres de Internet,Vinton G. Cerf. Tres “Príncipes” y un “Pulitzer”, entre otras celebridades. Pese a las críticas, el Niemeyer se construyó en el plazo previsto pero se convirtió en una autentica guerra política con despilfarro de fondos públicos, según las más críticos. Woody Allen llegó a colaborar en un Film Center en el “Downtown” avilesino. El chef José Andrés fue nombrado miembro asesor en los asuntos gastronómicos. Y hasta Enrique Iglesias, del comité de sabios de la Alianza de Civilizaciones promovida por Zapatero, se integró en la movida niemeyesca. Por el centro paso a dar conferencias Felipe González, el juez Baltasar Garzón y otros muchos artistas vinculados con el socialismo, desde Victor Manuel, hasta Aute o el director Tom Fernández, por citar los más emblemáticos.

Niemeyer se inspiró en las curvas sensuales femeninas para hacer realidad el centro cultural, aunque también imprime cierto toque marinero modernista. El artista es famoso por sus obras símbolo del comunismo. El gobierno regional vaticinaba que el Niemeyer provocaría un cambio de magnitud insospechable en la economía regional con contenidos de “máxima relevancia internacional”. En nuestros días la bomba de relojería del Niemeyer está a punto de estallar: el PP reclama explicaciones a la elite socialista y quien más ha intentado destapar los trapos sucios fue: El partido de Cascos que pidió actuar civilmente contra los responsables de la deuda de 2,5 M€ en la Fundación Niemeyer.

Por su parte, PARAHORECA.COM publicó en su día: Las cuentas de Antoñita la fantástica, detrás del Niemeyer y la Isla de la Innovación. El tiempo pone a cada uno en su lugar.

Informa Alfredo Muñiz

 

Publicado el Oct 24 2012. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Curiosidades, Hosteleria, La Guinda, Noticias destacadas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos