ParaHORECA

La family happy meal de los Reyes de España en las bodas de oro low cost

Hace 50 años los reyes de España se casaban en Atenas. La ceremonia comenzaba a las 9 y cuarto de la mañana. A la hora del almuerzo los invitados estaban hambrientos después de haber asistido a dos bodas por dos ritos distintos en dos iglesias, la ortodoxa y la católica. Cansados de saludos entre los 137 reyes y príncipes que exhibían sus mejores joyas. Para el banquete nupcial se eligió: cóctel de bogavante, suprema de ave a la manera del chef, legumbres, patés helados, ensalada, helado de moka y frutas. El almuerzo terminó con el tradicional pastel de bodas, el rey Pablo de Grecia y don Juan, conde de Barcelona brindaron por sus hijos.

ÚLTIMA HORA: El regalo de bodas de oro del rey a Sofía: “He puesto fin a mi amistad con Corinna”.

¿Habrá fiesta sorpresa para el aniversario de bodas de los Reyes?

El próximo lunes 14 de mayo se celebran las bodas de oro de los Reyes. Aunque no está previsto ningún acto oficial, lo normal es que la familia se reúna de forma privada y organicen un almuerzo sorpresa en los comedores del Palacio de la Zarzuela. No querrán que la prensa divulgue el encuentro pero lo normal es que sus hijos los agasajen con flores, besos y adornos de globos de corazones en el jardín, música de sus años jóvenes y una gran tarta con velas. Además aprovechando la estancia de la infanta Cristina y su consorte Iñaki Urdangarin en España, con motivo del funeral del padre del duque de Palma, será un momento ideal para retomar la unión de toda la Familia. La infanta Elena acudirá con sus hijos Froilán -mucho mejor del tiro en el pie- y Victoria Federica que podrán jugar con sus primos. La princesa Letizia presumirá de lo mucho que han crecido las infantitas Leonor y Sofía. Hasta puede que los niños hayan preparado un numerito musical para sus abueletes. El príncipe Felipe aprovechará para dar el pésame en privado a su cuñado Urdangarin. Mientras los reyes don Juan Carlos y doña Sofía recordarán con nostalgia the good old days. El rey pondrá de disculpa su operación de cadera para no sacar a bailar a la reina, pero Felipe y Letizia se marcarán una salsa a ritmo caribeño.

Una fiesta sorpresa en plan family happy meal, con sus hamburguesas y solomillos con chips para los más pequeños. Marisco y buen vino para los mayorcitos. Globos de colores y algún detalle que recuerde el mayo de 1962. Si realmente no se produce una celebración de ese tipo entonces estamos a punto de un nuevo divorcio real… Nuestros espías en Zarzuela nos cuchichean que hubo un almuerzo en familia y que estuvieron todos menos Iñaki, por lo visto se quedó en Vitoria para acompañar a su madre en estos difíciles momentos, tras la reciente muerte de Urdangarin padre.

Los cruceros para ligar princesas

En el verano de 1954, la reina Federica de Grecia organizó un crucero a bordo del Yate Agameón, ella era muy casamentera y deseaba que sus hijas encontraran a un príncipe azul en alta mar. Sofía de Grecia disfrutaba de sus quince primaveras, mientras que Juanito de Borbón tenía un año más. El amor surgió años más tarde, quizá bajo las presiones de los matrimonios de conveniencia que apañaban las antiguas matriarcas. Aunque la versión oficial es que cupido disparó las flechas en Londres; Sofía tomó la iniciativa, guiño el ojo y retuvo Juanito. Para alargar la sobremesa pidió un té en el Savoy.

Hace 50 años vivieron una marcha real de película con reinas de corona, carruaje y todo tipo de lujos. Las campanas de las quinientas iglesias de Atenas repicaron al unísono, los esposos atravesaron el arco de espadas en alto que la oficialidad del Canarias había formado a la salida de la catedral. Entonces don Juan Carlos ya tenía 24 añitos, y doña Sofía sonría ante su nueva situación de consorte del Heredero al trono español. En carroza recorrieron las calles principales de Atenas, mientras el pueblo vitoreaba a los recién casados.

De los paseos en el yate Eros a los encuentros en el Fortuna

Tras el banquete en el palacio, don Juan Carlos y doña Sofía se montaron en un coche deportivo decorado con latas y una naranja en la antena, y se dirigieron al puerto de Torcolimanos, para embarcar en el “Eros“, un yate de lujo con nombre de dios griego responsable de la atracción sexual, el amor y el sexo, venerado también como dios de la fertilidad. El armador Niarchos les había regalado la estancia en el barquito durante la primera etapa de su viaje de novios. Allí en alta mar celebraron la noche de bodas.
Después del viajecito alrededor del mundo, el príncipe don Juan Carlos y la princesa Sofía de Grecia se instalaron en Madrid, en el palacio de la Zarzuela. Tuvieron tres hijos, navegaron en el “Fortuna” y comieron muchas perdices. ¿Como celebrarán el 50 aniversario de una vida dedicada a reinar?, ¿montarán un karaoke para revivir aquellos años?, ¿le cantará Juanito a Sofi la versión de los Beatles “All you need is love”?o ¿preferirá escuchar: “¡Viva España, viva el rey, viva Corinna y la ley!”…?

Según nuestra información esta ha sido la gran sorpresa: El regalo de bodas de oro del rey a Sofía: “He puesto fin a mi amistad con Corinna”.

Informa Alfredo Muñiz

Publicado el May 11 2012. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Gastrocotilleo, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos