ParaHORECA

La dieta de los futbolistas campeones

Muchos niños y niñas sueñan con llegar a ser futbolistas profesionales. Con la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 el número de vocaciones futboleras aumentará. Para llegar a ser un Messi o un Ronaldo hace falta espíritu de sacrificio, esfuerzo, motivación, tener aptitudes y saber potenciar dichas cualidades con el entrenamiento y una correcta alimentación.

La dieta es fundamental para los deportistas profesionales; disciplina, restricciones, pautas saludables y unas comidas que incluyan proteínas, en especial carnes, pescados y, abundantes carbohidratos: azúcares, almidones y fibras. Los carbohidratos se encuentran en alimentos integrales: arroz integral, arroz con granos, pasta integral, pan integral o pan con semillas; en vegetales como la remolacha, repollo, brócoli, coliflor; en granos: frijoles, lentejas, garbanzos, arbejos o chícharos y en tubérculos: batata dulce, ñame.
En la alta competición se elaboran dietas personalizadas para cada jugador en función de su constitución física y su desempeño. No es lo mismo alimentar a un defensa que a un delantero. Se tiene en cuenta el peso, la altura, la composición corporal de grasas, músculo y agua; preferencias alimentarias; creencias religiosas y las distintas opciones culturales; además de su posición en el campo.

Hay quien defiende que se debería ingerir entre 5-12 gramos de carbohidratos por kilogramo de peso corporal y entre 1,4-1,6 gramos de proteínas por kilo de peso corporal. Por supuesto, este régimen se debe realizar en distintas tomas, se recomienda de cinco a seis ingestas diarias.

El desayuno debe de ser completo y podría recomendarse un buen desayuno a cualquier persona que haga deporte. “En el desayuno debemos aportar casi un 25% de las calorías que necesitamos”, según el chef Alberto Reina

Los cereales o el pan tiene que estar presente, además de fruta, zumos, leche y café o té. Durante el entrenamiento es imprescindible una buena hidratación, nunca debe faltar el agua y las bebidas isotónicas que ayudarán a evitar calambres y reponer sales minerales.
Tras el entrenamiento se ofrecen batidos y fruta, hasta la ingesta principal que deberá incluir una buena ración de carbohidratos, proteínas y postre consistente en fruta o yogur. Lo más socorrido es la pasta. Pero también es conveniente alternar con arroz, legumbres y patatas, combinado con carne magra, huevos o pescado blanco o azul, de forma alternativa. Además de la porción de verdura. Como dice la foto que acompaña al texto: “No hace falta dopaje, simplemente un buen potaje”.

Descanso y merienda a base de frutas, leche, yogur, frutos secos y bocadillos pero con mesura. Hasta llegar a la cena. Informa Alfredo Muñiz.

Publicado el Jun 8 2018. Archivado bajo Actualidad, El reto, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos