ParaHORECA

La comida en la calle de Avilés bate el récord Guiness con cerca de 12.000 comensales

Éxito absoluto con 11.836 comensales en las históricas calles de la Villa del Adelantado, Avilés (Asturias). Para la ocasión se trasladaron al Principado cinco notarios de la prestigiosa guía Guiness de los récords y llegaron a certificar que Avilés supera el récord alcanzado anteriormente por la ciudad mexicana de Metepec. El Lunes de Pascua se ha convertido en una fecha histórica, así nos lo anunciaba la exalcaldesa y actual consejera de Servicios y Derechos Sociales del Gobierno del Principado de Asturias, Pilar Varela, en el aeropuerto de Asturias, esperando a una amiga que llegaba de Londres. La política había asistido a la comida en la calle y estaba orgullosa de la iniciativa. En el mismo aeropuerto se encontraba la presidenta del Congreso de los diputados, Ana Pastor, recibida oficialmente por Gabino de Lorenzo, enemigo íntimo de Cascos, cuadrado como en un desfile military por un efusivo Tini Areces, expresidente socialista de Asturias, que parecía reconvertido al Partido Popular, al juzgar por la calurosa bienvenida: “Presidenta, formo parte de la comisión de bienvenida”, le espetó con dos besos. En el comité de bienvenida también se encontraba el mandamás de la Guardia Civil asturiana. El motivo de la visita de Ana Pastor al Principado es dar una conferencia en Vegadeo, titulada “El Congreso de los Diputados: una institución abierta que nos representa a todos”. Más discreta se encontraba la popular Pilar Fernández Pardo que regresaba de sus vacaciones de Semana Santa en Dubai, otra enemiga íntima de Cascos. Con sus discrepancias comenzó la escisión de la derecha asturiana pero eso es harina de otro “costao”.

Sea como fuere, la comida en la calle fue un un éxito total en el 25.º aniversario de su nacimiento. Más de cinco kilómetros de mesa y mantel en las calles de la villa asturiana de Avilés para que las cerca de 12.000 personas inscritas pudieran disfrutar de una comida en la calle. Los soportales fueron las zonas más solicitadas en la cita gastronómica avilesina, aunque los más jóvenes apostaron por el parque de Ferrera donde no se permitía introducir vidrio. El Carbayedo también se encontraba abarrotado. La fiesta de El Bollo se despide con empanadas, tortillas, fabada, bollos preñaos y demás viandas. Con todo, se vivía ambiente de ”folixa” por los bares, el casco histórico y el parque de Ferrera, convertido en  la cita del macro botellón con más de 4.000 jóvenes. A la entrada la policía cachea a los menores para impedir que accedan al parque con bebidas alcohólicas. Sidra escanciada y buen humor es la tónica dominante durante la jornada. Las carrozas es otro de los distintivos de las fiestas de “El Bollo”.

Avilés se viste de fiesta con fabada, empanada y sidra

Más de 5 kilómetros de mesas se montaron en las calles de la ciudad asturiana de Avilés para un almuerzo de hermandad de cerca de 12.000 personas que celebraron la festividad de “El Bollo”.

Un chupito y un frixuelo 

Empanadas, empanadillas, tortillas de patata, frixuelos, rosquillas son los manjares más habituales en las mesas. Aunque algunos optan por la clásica paella dominguera en lunes de Pascua, otros se decantan por la típica fabada asturiana, se organizó un concurso para elegir la mejor fabada. La sidra es el maridaje preferido para los miles de comensales en la calle, aunque algunos prefieren vinos y refrescos. La mayoría de comensales prefieren llevar la comida de casa en la fiambrera o en bandejas con fiambres y empanadas. Otros son servidos por los restaurantes de la villa del Adelantado.

En la plaza del Carbayedo, bajo el hórreo, se expone un bollo de Pascua mantecado enorme que luego es degustado por los comensales de la Asociación de El Horreo.

Además en el parque de Ferrera de la localidad se concentraron unos 5.000 jóvenes que también disfrutaron de una comida campestre al aire libre, sobre toallas y mantas. El ambiente era distinto; los más jóvenes prefieren tirarse sobre la hierba, música tecno y marcha.

Para lograr que toda saliera a la perfección más de cien personas trabajaron durante la noche del domingo al lunes para preparar las mesas, las sillas y las etiquetas del banquete de primavera.

Al menos se colocaron 12.000 sillas y se estima que en el macro botellón del parque de Ferrera podría haber atraído a 5.000 jóvenes de todo el Principado. El parque se convirtió en una romería al aire libre, con música en directo.

La gastronomía en la calle regada con sidra

La fiesta de la comida en la calle tiene lugar con motivo de “El Bollo” de Avilés desde 1993, año en que se cumplió la conmemoración de los 100 años de la festividad. La idea original nació con la entonces concejala de Festejos, Mariví Monteserín, hoy alcaldesa. Cada año un pregonero es nombrado para leer su mensaje al pueblo.
Los trajes tradicionales asturianos, la alegría de los niños, las carrozas y la gastronomía callejera crean un ambiente inolvidable. Desde el pan de escanda tradicional a la dulce elaboración impulsada por el doctor Claudio Luanco en los orígenes del festejo, por las mesas había todo tipo de delicias asturianas.
La Xana y la Xanina, de hada del bosque a reina de Avilés
En la fiesta no faltó el himno de Asturias, ni el desfile de carrozas con sus gigantes y cabezudos, así como los grupos de danzas regionales. El desfile tiene lugar el domingo de Ramos por la mañana y el lunes de Pascual por la tarde. La calle de Galiana, San Francisco, la plaza de España, la calle de la Fruta, Ribero, la plaza de El Carbayedo; por todos los sitios se vive un influjo del pasado medieval con resquicios de otras épocas y un presente industrial representado por comensales de todas las procedencias, clases y gustos. Algunos con sus trajes regionales, su montera picona y su chaleco asturiano echando un culín de sidra. Otros más sibaritas prefieren almorzar en las terrazas de los restaurantes más selectos. Todos coinciden en comer en la calle.
Una fabada para más de 3.000 raciones
 Una fabada para más de tres mil raciones con su compango: chorizo, tocino y morcilla. Concurso de fabada. La esencia y la excusa principal para reunirse fue la cita gastronómica de la comida en la calle.Y por la noche música de despedida.
Texto y fotos de archivo de anteriores ediciones Alfredo Muñiz
Publicado el Abr 17 2017. Archivado bajo Actualidad, Gastrocotilleo, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos