ParaHORECA

Hostias sin gluten para celíacos y sensatez para sobrellevar la crisis como Dios manda

Vivimos en un país de pandereta donde Belén Estebán reina como princesa del pueblo mientras millones de universitarios permanecen en el paro. “Los amantes pasajeros” de Almódovar logra recaudar  1,86 millones de euros durante el primer fin de semana de exhibición con su estilo más hortera. Los partidos políticos agonizan ante casos de corrupción que huelen a podrido mientras la Familia Real protagoniza capítulos de culebrón con presuntos amantes y chorizos. Caos nacional con datos macroeconómicos alarmantes y situaciones sociales irritantes. Ante las circunstancias, el sinsentido de algunos negocios familiares en tiempos de crisis pasa inadvertido. Las familias más pudientes ven descender la rentabilidad de sus empresas pero mantienen el estatus social para sus miembros más privilegiados. Algo así como el sueldo de Rodrigo Rato en Bankia antes del hundimiento del Titanic financiero.

La demagogia en las empresas familiares y en algunas que cotizan en Bolsa raya el colmo de las películas de Almódovar, como la citada de los amantes pasajeros con su política, pluma y sexo gracioso. Igual que sentenció el poeta “nada es verdad ni mentira todo es según el color del cristal con que se mira”. Unos pueden disfrutar de sueldos millonarios, chalets de lujo, colegios bilingüe para los niños y vacaciones en Marbella; mientras otros se las apañan como pueden para pagar la hipoteca. Y si reflexionamos sobre la cotización a la Seguridad Social y la pensión del mañana otro tanto de lo mismo. Los elegidos por conveniencia disfrutan privilegios de clase business mientras otros herederos son adormilados en clase turista, igualito que en la película de Almódovar.

Del despilfarro a los recortes para la clase turista

“Bodas con caviar iraní, champán francés, abrigos de visón, joyas de Cartier y bolsos de Loewe. Invitaciones gastronómicas a diestro y siniestro. Pese a tanto lujo, a la hora del reparto no hay 2.000 € para el proyecto empresarial  de un hijo en busca de su oportunidad laboral”, relata uno de nuestros confidentes a PARAHORECA.COM. El colmo surge con las Vacaciones en familia donde se llegan a gastar hasta 180.000 €.

Los sueldos de conveniencia sobreviven a la crisis, una oportunidad laboral digna no tiene precio.

Los recortes y el destino de las inversiones siempre son subjetivos y  motivo de debate. Así los viajes y regalos de incentivos podrían canjearse por descuentos por compras o sustituirse por productos para la venta. Sin embargo los ejecutivos agresivos prefieren marcharse al Caribe, a Honolulú o a las islas Griegas con todos los gastos pagos a costa de la empresa. Lo mismo ocurre con las condiciones de selección de candidatos para incorporarse a la sociedad o institución ya sea pública o privada. Los puestos de conveniencia saltan a la luz ante la decadencia y la falta de iniciativa para cambiar el rumbo al hundimiento de la nave en imperios familiares y organismos institucionales. En el caso de puestos políticos la limpieza es necesaria y urgente. Para las sagas familiares sería necesaria una “dieta” y la formalización de los Consejos de Gobierno con una participación más democrática … Los accionistas indignados -ya sean actuales o futuros- también tienen derecho a velar por sus intereses.

La dieta celíaca para poder comulgar como Dios manda

Así las cosas, centrémonos en una alimentación sana y equilibrada. Por ejemplo, los celíacos requieren un tratamiento especial para evitar síntomas como la diarrea crónica, el retraso del crecimiento o las erupciones en la piel. Se estima que la enfermedad afecta a un 1% de la población de lenguas indo-europeas. El único tratamiento eficaz es el cambio a una dieta libre de gluten durante toda la vida del paciente. En el caso de las empresas familiares tan sólo un 2 % llegan a la cuarta generación. ¿Cierres, ventas, absorciones o acuerdos para evitar la ruina?, ¿existen consejos de administración con participación de los herederos o se prefiere optar por un régimen dictatorial?

La dieta celíaca no puede curar la enfermedad pero la controla. De modo que, con ella, se consigue la completa normalización clínica del sujeto que la padece y evita las posibles complicaciones a corto, medio o largo plazo.

No debe iniciarse una dieta sin gluten sin haber realizado previamente una biopsia intestinal que lo justifique. Algo así como un análisis clínico donde se detecten las verdaderas causas que provocan el cáncer empresarial y político en las tripas de la organización.

La dieta sin gluten afecta a todos los alimentos. A la postre, cuidado al recibir la sagrada comunión porque el enfermo deberá consumir exclusivamente hostias sin gluten por prescripción facultativa. Informa Alfredo Muñiz

cartel parahoreca2 (2) verano

Publicado el May 23 2013. Archivado bajo Actualidad, Opinion, Tendencias. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos