ParaHORECA

Guerra por un pacto hereditario: una hija de Ruiz-Mateos acusa a sus seis hermanos de estafa y evadir capitales

Al realizar el protocolo familiar, el patriarca José María Ruiz-Mateos dictaminó que los negocios serían administrados por los varones de la familia, mientras que las chicas renunciarían a su parte a cambio de jugosas rentas. Sin embargo, los herederos han roto el pacto y ahora comienza la guerra judicial encabezada por una de sus hermanas disidentes.

El padre sentenció: “Mi imperio sólo da para 6 bocadillos (en referencia a los varones del clan)”. Veremos qué toman de postre… PARAHORECA.COM predijo hace meses que el pacto del gran líder provocaría la ruina de la empresa y de la familia.

A las niñas las dejaron al margen, como contrapartida les asignaron una serie de inmuebles libres de cargas y pagos mensuales. Al final, el patriarca podría decidir el montante de la herencia para dejarlo todo atado y bien atado. Sin embargo, los planes se trastocaron y lo que parecía ser el cuento de la lechera se ha convertido en una herencia envenenada.

Las herederas piden cuentas de su patrimonio. Socorro, Begoña, Patricia, Almudena, Rocío, Paloma y Nuria no tuvieron libertad de elección, sometidas a la dictadura de su padre. Todo se hacía por el bien del grupo de empresas y por la unidad familiar. Las siete hijas de José María-Ruiz Mateos y Teresa Rivero fueron excluidas en el imperio societario de Nueva Rumasa, gestionado exclusivamente por los varones de la saga: Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Javier y Álvaro.
Las chicas no pudieron aprovecharse de los negocios cuando iban supuestamente bien, ni tuvieron derecho a un trabajo digno en el holding familiar, ahora pretenden cobrar de unas empresas en quiebra. Lo dicho, destrucción del emporio y ruptura familiar.

Informa Alfredo Muñiz.

Una hija de Ruiz-Mateos acusa a sus seis hermanos varones de estafa, apropiación indebida, alzamiento de bienes, manipulación para alterar el precio de las cosas, administración desleal, blanqueo de capitales e insolvencia punible. 

Begoña Ruiz-Mateos es la primera que se ha atrevido a destapar los malos rollos dentro del clan de la abeja. La heredera apartada de la colmena ha acusado a sus seis hermanos varones, mediante una querella interpuesta por su marido Antonio Biondini, de quedarse con su dinero y de ocultarlo mediante diferentes testaferros. Al parecer, tanto la hija de Ruiz-Mateos como su marido se sienten estafados y objeto de robo en su propia sociedad de gananciales, según publica El Mundo.

La querella hace referencia  al protocolo familiar aprobado en el año 2004, cuando la familia Ruiz-Mateos al completo -los trece hermanos y los progenitores- acordó que las siete hermanas quedarían desligadas de cualquier derecho sobre las compañías de Nueva Rumasa. El objetivo era mantener la estrecha unión que entonces tenían, y los hermanos varones se encargarían de todas las empresas, siendo propietarios y titulares de las mismas. A cambio, se comprometían a entregar ‘importantes cantidades de dinero, bienes o activos como justiprecio por tales renuncias’.

La hija más cercana al patriarca del clan que pregona su devoción mariana considera que sus hermanos han vulnerado el pacto familiar, ya que por ejemplo, desde que se presentó el concurso de acreedores éstos dejaron de atender las obligaciones dinerarias y relativas al pago de los inmuebles. Sin embargo, sí han puesto en marcha paralelamente una Tercera Rumasa, para la que han utilizado a testaferros que ayudarían a ocultar el dinero familiar mientras que los hijos de Ruiz-Mateos habrían firmado un acuerdo con Ángel Cabo, actual presidente del grupo, para repartirse los beneficios y para ‘evadir capitales fuera de España’.

Begoña también considera que sus seis hermanos han planeado la manera de compensar a los suegros de uno de ellos, José María, por las inversiones fallidas que éstos hicieron en Nueva Rumasa, y cree que lo han hecho con la cesión de la explotación y la titularidad de la Cervecería Naturbier, en la Plaza de Santa Ana en Madrid. Esta manera de actuar se llevaría a cabo también con ‘pisos, garajes, solares y depósitos de dinero en el extranjero’.

Por último, Begoña apunta que transfirió los ahorros de su matrimonio a inversiones en Nueva Rumasa, y éstos fueron empleados por sus hermanos para pagar deudas y gastos en lugar de cumplir la promesa de adquirir nuevas empresas. Por todo ello, la hija de Ruiz-Mateos y su marido han interpuesto la querella contra los seis hermanos varones de ella por supuestos delitos de estafa, apropiación indebida, alzamiento de bienes, manipulación para alterar el precio de las cosas, administración desleal, blanqueo de capitales e insolvencia punible.

Enlaces relacionados:

Las hijas de Ruiz-Mateos, abejas reina con un panal de rica “miel” en Belice, “presuntamente

Vacaciones en familia: 180.000 €; mariscada con amigos: 4.000 €; una oportunidad laboral digna no tiene precio

Se vende el Hotel Cervantes de Torremolinos para pagar a los trabajadores de Clesa

Con las cosas de comer no se juega: Urdangarín, Ruiz-Mateos, Rajoy-Cascos y los sueldos de los bancarios

Publicado el Oct 12 2012. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Hosteleria, La Guinda, Lugares con duende, Noticias destacadas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos