ParaHORECA

Fiesta asturiana con 15.000 sillas para comer en la calle

Los soportales fueron las zonas más solicitadas en la cita gastronómica de Avilés, una comida en la calle con amenaza de cantar bajo la lluvia. A la hora del postre comenzaron a abrirse los paraguas. Cuando disfrutaban de la sobremesa tomando el café, el puro y la copa llegó el chaparrón. Algunos se tuvieron que carroza 1906 papel fumar la panoyalevantar de las 14.927 sillas que se colocaron por las calles de la población asturiana, cinco kilómetros de mesas. La fiesta de El Bollo se despidió con miles de personas con sus empanadas, tortillas, fabada, bollos preñaos y demás viandas. Con todo, se vivía ambiente de”folixa” por los bares, el casco histórico y el parque de Ferrera, convertido en cita del macro botellón.

Las carrozas es otro de los distintivos de las fiestas de “El Bollo”, la imagen que acompaña al texto corresponde a 1906 y fue colgada en Facebook por Castor G. Ovies.

Militantes del PP de Avilés denuncian acoso durante la comida en la calle

Sidra a raudales y una nota reivindicativa con un grupo de representantes del movimiento 15 M que aprovecharon para realizar una “performance” contra los desahucios. La diputada Carmen Maniega recientemente ha interpuesto una denuncia a la plataforma antidesahucios por acoso. Durante la jornada le han amenazado por Twitter con mensajes intimidatorios: “Te estamos esperando…”. Sin embargo, no se vio afectada al no participar en la fiesta debido a un esguince. Primero los antidesahucios fueron a las mesas reservadas para el PP, luego se reunieron debajo de la sede del partido. La diputada popular recuerda que la alcaldesa de Avilés y los miembros del PSOE no fueron molestados pese a formar parte del consejo de administración de Cajastur. Además los antidesahucios tampoco protestan por los desahucios protagonizados por políticos de IU, remata Maniega.
Avilés se viste de fiesta con fabada, empanada y sidra

Más de 5 kilómetros de mesas se montaron en las calles de la ciudad asturiana de Ávilés para un almuerzo de hermandad de 15.000 personas que celebraron la festividad de “El Bollo”.

Un chupito y un frixuelo 

Empanadas, empanadillas, tortillas de patata, frixuelos, rosquillas son los manjares más habituales en las mesas. Aunque algunos optaron por la clásica paella dominguera en lunes de Pascua, otros se decantaron por la típica fabada asturiana, hasta se organizó un concurso para elegir la mejor fabada. La sidra fue el maridaje preferido para los miles de comensales en la calle, aunque también había todo tipo de vinos y refrescos. La mayoría de comensales prefirieron llevar la comida de casa en la fiambrera o en bandejas con fiambres y empanadas. Otros eran servidos por los restaurantes de la villa del Adelantado.

En la playa del Carbayedo, bajo el horreo, se exponía un bollo de Pascua mantecado enorme que luego sería degustado por los comensales de la Asociación de El Horreo.

Además en el parque de Ferrera de la localidad se concentraron unos 5.000 jóvenes que también disfrutaron de una comida campestre al aire libre, sobre toallas y mantas. El ambiente era distinto; los más jóvenes prefieren tirarse sobre la hierba, música tecno y marcha. Pese al mal tiempo no faltó ni sidra ni empanadas bajo paraguas….

Para lograr que toda saliera a la perfección más de cien personas trabajaron durante la noche del domingo al lunes para preparar las mesas, las sillas y las etiquetas del banquete de primavera.

En total se concentraron cerca de 20.000 personas en la comida de la calle de Avilés. Al menos se colocaron casi 15.000 sillas y se estima que en el macro botellón del parque de Ferrera podría haber atraído a 5.000 jóvenes de todo el Principado. El parque se convirtió en una romería al aire libre, con música en directo.

El pregonero y la gastronomía en la calle regada con sidra

La fiesta de la comida en la calle tiene lugar con motivo de “El Bollo” de Avilés desde 1993, año en que se cumplió la conmemoración de los 100 años de la festividad. La idea original nació con la entonces concejala de Festejos, Mariví Monteserín. Cada año un pregonero es nombrado para leer su mensaje al pueblo.
Los trajes tradicionales asturianos, la alegría de los niños, las carrozas y la gastronomía callejera crean un ambiente inolvidable. Desde el pan de escanda tradicional a la dulce elaboración impulsada por el doctor Claudio Luanco en los orígenes del festejo, por las mesas había todo tipo de delicias asturianas.
La Xana y la Xanina, de hada del bosque a reina de Avilés
En la fiesta no faltó el himno de Asturias, ni el desfile de carrozas con sus gigantes y cabezudos, así como los grupos de danzas regionales. El desfile tiene lugar el domingo de Ramos por la mañana y el lunes de Pascual por la tarde. La calle de Galiana, San Francisco, la plaza de España, la calle de la Fruta, Ribero, la plaza de El Carbayedo; por todos los sitios se vive un influjo del pasado medieval con resquicios de otras épocas y un presente industrial representado por comensales de todas las procedencias, clases y gustos. Algunos con sus trajes regionales, su montera picona y su chaleco asturiano echando un culín de sidra. Otros más sibaritas prefieren almorzar en las terrazas de los restaurantes más selectos. Todos coinciden en comer en la calle.
Una fabada para 3.000 raciones
 Una fabada para más de tres mil raciones con su compango: chorizo, tocino y morcilla. Concurso de fabada. La esencia y la excusa principal para reunirse fue la cita gastronómica de la comida en la calle.Y por la noche música de despedida.
Texto y fotos Alfredo Muñiz
cartel parahoreca2 (2) verano
Publicado el Abr 1 2013. Archivado bajo Actualidad, Curiosidades, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos