ParaHORECA

El número de bares y restaurantes sufre un retroceso histórico en España

12.000 establecimientos de hostelería han cerrado en los últimos tres años. Los locales de la noche pasan por su peor momento.
La cifra de locales de hostelería ascendía a 232.000 en 2008, los datos publicados por Nielsen referentes a 2011 descienden hasta los 220.000 establecimientos. Se produce así un retroceso a niveles de hace 15 años.

Además de la crisis generalizada, una de las causas principales es el endurecimiento de la Ley Antitabaco, que podría haber provocado la desaparición de 3.000 establecimientos. En 2009 cerraron 5.000 locales y en 2010, 4.000. Asimismo la caída del consumo de alcohol viene provocada por el temor a las multas de tráfico, además de la ley antitabaco, según los hosteleros

Los establecimientos más afectados han sido los relacionados con el mundo de la noche, con un descenso del 2,3 %. Los hoteles y restaurantes les siguen con un retroceso del 1,4 %. Mientras que los bares y cafeterías tan sólo han descendido un o,5 %.

En 2011 había en España un total de 135.107 cafeterías-bares, 55.860 hoteles y restaurantes y 22.028 pubs, discotecas y otros locales de consumo nocturno, según Nielsen.

La crisis ha propiciado un traslado del consumo de fuera del hogar al ámbito doméstico

Las ventas de bebidas no alcohólicas en los comercios de alimentación aumentaron en 2011 un 1,6%, al tiempo que disminuían un 7% en los establecimientos de hostelería. En el caso de las bebidas alcohólicas, las ventas subieron ligeramente (+0,3%) en la alimentación y descendieron un 5,4% en la hostelería.

Caída en los negocios de ‘cash & carry’ provocado por el descenso de ventas en las bebidas a hostelería

La cifra de establecimientos al por mayor con venta al contado, ‘cash & carry’, descendió un 3,3% en 2011, situándose en un total de 646.

Los cash están especializados en la venta de bebidas alcohólicas de alta graduación con un peso en las ventas en torno al 23,9 %. Mientras que el consumo de cervezas y vinos alcanza un 16,5 % de media nacional y las no alcohólicas un 13, 8 %, según los datos agregados presentados por Nielsen.

Colaboración del Bufete de Garrigues:

La Ley Antitabaco provoca una caída en las ventas de hostelería

La incidencia de la nueva Ley Anti-tabaco en el sector Hostelero

Carlos García Barcala, Socio de  Garrigues

El pasado 2 de enero entró en vigor la Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de medidas sanitarias frente al tabaquismo, y reguladora de la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos del tabaco, más conocida como la Ley Antitabaco.

Más que por logros que la Ley pueda conseguir a favor de los no fumadores y de la salud en general (antes de ella, el espacio destinado a no fumadores no llegaba al 0,5% del total, y a día de hoy asciende al 50%), lo cierto es que parece que la Ley Antitabaco va a ser recordada por haber generado una gran conflictividad social, especialmente en determinados sectores, como es el de hostelería. Con la nueva Ley queda prohibido fumar en todos los bares, restaurantes y otros centros de hostelería, así como en los demás espacios cerrados de uso público o colectivo. Si tenemos en cuenta que en España la hostelería aporta un 7% al Producto Interior Bruto, y solo los bares algo más del 3%, así como que el sector ya ha sufrido importantes pérdidas consecuencia de la crisis, cifradas en un 25% en bares, y en un 27% en locales de ocio nocturno, es evidente que la incidencia que la Ley pueda tener en el sector debe ser, cuanto menos, preocupante.

Aún es pronto para valorar el efecto que la Ley tendrá sobre el sector hostelero, si bien se puede echar un vistazo a lo que ha ocurrido en países vecinos para anticipar sus efectos. En este sentido, debe tenerse en cuenta que aunque desde el Gobierno se ha defendido que la Ley permite la adaptación a la normativa europea en la materia, la realidad es que únicamente Irlanda, Reino Unido y Chipre tienen legislaciones en similares términos restrictivos.


En España, las previsiones estiman que la aplicación de la Ley supondrá una caída de las ventas
 (adicional a la experimentada como consecuencia de la crisis), de un 7% para los bares, entre un 10% y un 15% en cafeterías, y superior al 15% en locales de ocio nocturno, al reducirse el número de clientes y el tiempo de estancia en los locales, lo que se traduciría en una pérdida estimada de hasta 140.000 empleos, según estima la patronal de la hostelería.

Si comparamos con los países del entorno, no se anda muy desencaminado. En el caso de Irlanda, un 24% de los bares y un 8,7% de los restaurantes han cerrado sus puertas, mientras que en Reino Unido los cierres de los pubs han superado el 7% desde la entrada en vigor de sus normativas antitabaco en los años 2004 y 2007, respectivamente.

En cualquier caso, las consecuencias de incumplir la Ley pueden traer consigo un mayor perjuicio económico a los titulares de los establecimientos que los ya ocasionados por la pérdida de ingresos. Así, los diversos incumplimientos de la Ley pueden se considerados faltas leves, graves, o muy graves, que pueden ser sancionadas con multas desde 30 a 600 euros las infracciones leves; desde 601 a 10.000 euros las infracciones graves(entre las que se encuentra permitir fumar en el local aún estando prohibido, o habilitar zonas para fumadores), y desde 10.001 a 600.000 euros las infracciones muy graves.

Con este panorama, a los profesionales de la hostelería no les queda otra que buscar soluciones alternativas, como la habilitación de terrazas de bares y restaurantes, los que puedan hacerlo, a través de paravientos laterales, tejados o estufas de pie; tanto es así que, a día de hoy, los vendedores de estufas y paravientos portátiles para terrazas están siendo los grandes beneficiados por la publicación de la Ley, con un incremento del nivel de ventas entre un 15 y un 20%, que sin duda es bien recibido en época de crisis. En este sentido, es de agradecer la actuación de los Ayuntamientos que, si bien en épocas anteriores se caracterizaron por la restricción a la hora de conceder licencias para la apertura de terrazas, en aras del silencio vecinal, ahora las fomentan e incluso subvencionan.

Y entre tanto, a esperar si el Gobierno decide tener en cuenta las propuestas lanzadas desde la Federación de Hostelería, que se centran fundamentalmente en la creación de zonas, con una superficie máxima del 30% de la superficie del local, en las que no se realice servicio a los clientes por parte de los trabajadores, y a las que los menores tengan terminantemente prohibido el acceso.

Publicado el Mar 2 2012. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos