ParaHORECA

El Niemeyer ya tiene un nuevo hostelero para los actos de la Fundación

Debido a las malas relaciones entre el actual concesionario y la Fundación Niemeyer, la institución ha decidido encargar los cócteles para servir en los actos oficiales a otro hostelero ajeno al complejo cultural.

Martínez Ondina tiene derecho a regentar la cafetería y la torre restaurante a cambio de un canon que no ha pagado desde que comenzó su labor en el año 2014. Sin embargo, no tiene ningún contrato firmado para que la institución niemeyesca le contrate sus servicios. Así las cosas, a la hora de dar un cóctel para presentar un libro o la inauguración de un evento importante, la dirección prescinde del polémico personaje y encarga un catering a una empresa que prefiere permanecer en el anonimato. En los últimos actos oficiales celebrados en 2015 ya ejerció el nuevo hostelero.

El Niemeyer reclama a Ondina el pago de algo más de 90.000 euros

El pasado 17 de diciembre tuvo lugar en los juzgados avilesinos el juicio contra Enrique Martínez Ondina. El empresario fue denunciado por la Fundación Niemeyer por impago del canon durante los ejercicios 2014 y 2015. Los patronos están deseosos de que se

Martínez Ondina y su hija Laura

Martínez Ondina y su hija Laura

rescinda el contrato a la vista de las irregularidades y conducta del concesionario. La Fundación reclama a Ondina el pago de algo más de 90.000 euros correspondientes a los cánones de la cafetería y el restaurante de la Torre durante los años 2014 y 2015. Por contra, el concesionario no desembolsó ni un euro y alega que tuvo muchos gastos. Por su parte, Ángel Bernal, el letrado de la Fundación, admitió que el Niemeyer se hará cargo de parte de las facturas de mantenimiento. Sin embargo, no va a renunciar al cobro de los cánones.

El concesionario llegó a colgar papeles de periódico en los ventanales de la torre para protestar por supuestas irregularidades: “Chapuzas de lujo”, sentenciaba. Eloy Uría, responsable de mantenimiento del Niemeyer, desveló: “llegó a salir a la plaza enarbolando un cuchillo, diciendo que quería matar a alguien y preguntando por el gerente”. El aludido desmintió tales hechos a través de una nota de prensa pero no dio la cara en el juicio; su hija se presentó representando a su padre. Ya son muchos los enemigos que se ha creado el hostelero, desde antiguos trabajadores hasta otras personas que nos han transmitido distintos casos de desencuentros. Informa Alfredo Muñiz.

Relacionado:  Año Nuevo, hostelero nuevo para el Niemeyer

Publicado el Ene 1 2016. Archivado bajo Actualidad, Gastrocotilleo, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos