ParaHORECA

El Niemeyer y el colmo de la señora Maniega, según un concejal socialista

La diputada nacional del PP Carmen R. Maniega denuncia el tono esgrimido por el PSOE de Avilés ante cualquier crítica planteada en torno al Niemeyer. Para ello recupera de la hemeroteca socialista un artículo de opinión firmado por el concejal de Cultura Román Álvarez en el que responde a una denuncia sobre presuntos contratos “casi a dedo”, es decir, “con apariencia de legalidad” destapados por el Partido Popular en 2009. La diputada añade que ahora tendrán que “devolver 1.2 millones de euros en subvenciones por no estar adecuadamente justificadas y por haber dado contratos sin concurso,  o sea, a dedo”. Asimismo, se siente ofendida ante los tintes del escrito del concejal de la oposición: “Considero machista e impresentable los argumentos de un concejal que insiste en que me escribieron el artículo. Lamentable, pero afortunadamente el tiempo lo pone en su sitio”, remata Maniega. El edil de Cultura tachó de “asquerosa” la actitud del PP hacia el Niemeyer. Entretanto, por las mismas fechas, la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, calificaba de “miserables” las acusaciones del PP esgrimidas sobre Natalio Grueso.

Ahora los acontecimientos podrían demostrar presuntas irregularidades que en el año 2009 cargaron a  la Visa Niemeyer financiada con dinero del contribuyente. ¿Un despilfarro propio de los mejores tiempos de Onasis? Aún queda mucho por destapar, a la redacción de PARAHORECA.COM nos llegan acusaciones sobre el nivel de vida de los exdirectivos del centro cultural. Por lo visto, alguno estrenaba descapotables y Porsches Cayenne en plena crisis, entre otros detallitos que tendrán que ser investigados por la Justicia si lo consideran oportuno. ¡Así está España!

Artículo de opinión escrito en 2009 por Román Antonio Álvarez, concejal de cultura en el Ayuntamiento de Avilés 

¡Sí!, ¡debo confesarlo abiertamente! ¡No la aguanto señora Maniega! Cada vez me resulta usted más insoportable. ¿Y sabe por qué? Porque usted, deliberadamente, sólo habla para ofender. Usted menta insultos, ¡pero si usted y su jefe local son los reyes, los campeones, los no va más del insulto y de la provocación! ¡Pero si usted en esta carta que ha escrito, o le han escrito, para dirigirse a don Natalio Grueso le llama usted de forma reiterativa «señor Grueso o Forrado», y le acusa de «beneficiarse de contratos»! Pero ¿cómo puede usted apelar en contra de los insultos, cuando en la carta que ha escrito, o le han escrito, habla de «los socialistas y sus enchufados», nos acusa de «nepotismo», de «tráfico de influencias», de «tapar chanchullos», de adjudicar contratos «casi a dedo»? Por cierto, ¿qué es adjudicar contratos «casi a dedo»?

Hace usted todo un correlato de ¿acusaciones? Y afirma que nadie lo ha desmentido. Pero vamos a ver. ¿Está usted, además de insultar reiteradamente, acusando de alguna ilegalidad? ¡Vaya usted al juzgado señora Maniega! Un «chanchullo», según la Real Academia, es un negocio ilícito, es decir contrario a la ley. ¡Vaya usted al juzgado a denunciar! Contrato «casi a dedo». No conozco esa figura, no viene en la ley de contratos. Yo le puedo decir que ha habido un contrato negociado sin publicidad, en el que se piden ofertas a varias empresas y que es una figura contemplada en la ley de contratos y perfectamente legal, por la que se ha contratado a una empresa totalmente legal y sin causa alguna de incompatibilidad, por un total de 10.000 Euros. No hay nada, nada, nada ilegal. Si usted opina otra cosa ¡Vaya usted al juzgado señora Maniega!

Pero no, usted a pesar de todas las lindezas que nos dedica, todas ellas con un significado que establece que son contrarias a la ley, se apresura a decir a continuación que son «casi» ilegales, es lo que significa «casi a dedo», porque «a dedo» sería ilegal y por tanto «casi a dedo» pues es «casi ilegal». ¿Pero eso qué es? ¡Una cosa es legal o no lo es! ¿Usted a qué juega señora Maniega? Y seguidamente lleva el caso al terreno de la ética. ¡Y va y nos habla usted de ética! ¡Lo que nos faltaba! ¿De qué ética nos habla usted? ¿Quizás de la del eurodiputado de su partido Gerardo Galeote? ¿O quizás de la ética que impregna a su partido en el caso Gürtel? ¿Se cree usted legitimada para dar lecciones de ética a nadie? ¿De qué ética nos habla señora Maniega? Usted y su partido han estado acusando, en la prensa, con falsedades y sin fundamento de ninguna clase y de forma permanente a miembros de este Gobierno. Campañas llenas de insultos que nunca han probado. ¡Vamos, ni se lo han propuesto! Sabían perfectamente que eran mentiras. Era suficiente con enunciarlas, porque el objetivo era la descalificación personal.

El Niemeyer y el colmo de la señora Maniega

Ahora llega el colmo, su colmo, con el Niemeyer. Titula usted el artículo que ha escrito, o le han escrito, asociando directamente al Niemeyer con el chanchullo. ¡Ese es el tema señora Maniega!, ¡Ese es el tema! Han iniciado ustedes una nueva ofensiva de descalificación contra el Centro Cultural. Ven que avanza de forma inexorable, que ha calado en el espíritu de los avilesinos y lo barruntan como malo. Consecuencia, ya que todo ha fallado hasta ahora, vamos a atacar a la persona que, con su gestión, ha hecho posible que la entelequia que ustedes denunciaban haya logrado un respaldo tan grande en la ciudadanía y conseguido situar a Avilés y Asturias en el mapa de la cultura mundial. ¡A ver si se desmoraliza y se va! ¡Ahí es donde les duele a ustedes! El titular del artículo que ha escrito usted, o le han escrito, es meridianamente claro. Niemeyer/chanchullo, ese es el mensaje acompañado de señor Grueso/forrado y de postre, los socialistas. De manual, señora Maniega. Pero de manual grosero y burdo. ¡No quieren ustedes al Niemeyer ni en pintura! ¡Qué se le va a hacer! Usted y su jefe local, que es con quien sale en comandita, y quien la asesora para no meter la pata en la cosa legal, un maestro, porque claro, usted ahora está muy atareada yendo y viniendo de Madrid. Ustedes acusan, tiran la piedra, siembran la duda y. ¡Ahí queda eso! Debieran ustedes cambiar de táctica y pedir perdón, por emporcar de esta forma la vida política.

Colofón en asturiano recomendado por el concejal de Cultura

Lectura recomendada para ilustrar el tema: ‘el abogau de caleyes’, que recoge en sus obras nuestro escritor Marcos del Torniello. Un avance:

Señores nesta función/ entre dotores de leyes/por no saber decir non/ debe pedivos perdón/ un abogau de caleyes/
Perdón non solu pa él/ que lo aguarda con cachaza/perdón pa todu el tropel/ qu-i-fái facer un papel/ más ruín quŽel papel dŽestraza/
Compliu asina el deber/ tá bien que á falar entame/ del home y de la muyer/ que diz que axunten la fame/ con les ganes de comer/
Son los que la xente trata/ col despreciu más prefundo/ porque son, falando en plata/ los que pasa todu el mundo/ per debaxu de la pata/
Ye por lo que falo así/ con una fala tan gorda/ que la Ley del Sinaí/ condena la guerra sorda/ que dalgún fai per ahí/
Queda munchu nel tinteru/ per non pasar de la raya/ de los finsos del llinderu/
quian no i-pinga la babaya/nin precisa babaderu/
De char la llengua á pacer/ tói en camín de cánsame/ señores hasta más ver/ cuando se axunte la fame/ con les ganes de comer/

Publicado el Nov 30 2012. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, La Guinda, Opinion. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos