ParaHORECA

El hijo de Botella y Aznar “pillado” abriendo una terraza sin licencia municipal en el ayuntamiento de su mami

No hay nada como pertenecer a la casta del poder. Con un buen padrino, unas clases de inglés en Oxford y una pizca de espíritu emprendedor los cachorros de la jet se suben el sueldo en la España del paro y hasta son contratados por las mejores empresas nada más terminar la carrera.

Uno de estos chicos listos, que igual posa en photo call, trabaja en Londres como banquero de Citibank o se convierte en hostelero líder, es Alonso Aznar. El hijo de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella y del expresidente José María Aznar, tiene por delante un brillante futuro profesional. De momento, luce en los saraos más chic como la Flower Party de Ibiza y esta temporada ha decidido hacer su agosto en la capital del reino, además de compaginarlo con su curro en Londres. Para ello, el joven emprendedor ha decidido abrir una terraza sin licencia en el madrileño barrio de Chamartín en sociedad con otros colegas, según informa El Confidencial. El chico es socio del restaurante Pipa & Co, un establecimiento con aires neoyorquinos que opera desde hace meses y que todavía no ha obtenido la licencia de funcionamiento que solicitó a la Agencia para la Gestión de Licencias de Actividades (AGLA), según publica el mismo medio en una información firmada por Ana I. Gracia.

terrazaLas malas lenguas murmuran que las influencias de su mami regidora no fueron suficientes para obtener la licencia de apertura al público del jardín privado del establecimiento. Aunque en realidad la terraza está en funcionamiento desde principios de verano.

Sus socios, Chiqui CallejaMaría Fitz-James Stuart y Fernando Nicolás, están que bufan porque pensaban que la gran jefa solucionaría el detallito con una llamada desde la peluquería. Incluso declaran que no existe ningún problema y que todo se encuentra en perfecto orden. La sociedad constituida para explotar el negociete tiene un nombre prometedor, nada menos que La Rumba Tarumba S. L., fue constituida hace menos de un año.

Lo cierto es que la instancia para formalizar el asunto está en curso, los cachorros del poder desean hacer los trámites por el curso legal pero …. Por lo visto: “La eficacia de esta autorización se entenderá diferida a la obtención de la licencia de funcionamiento del establecimiento anejo o a que se cumplan las condiciones establecidas en la normativa municipal reguladora de las licencias urbanísticas para entenderla concedida por silencio administrativo”. ¿Alguien lo entiende?

 

Publicado el Jul 22 2013. Archivado bajo Actualidad, El reto, Hosteleria, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos