ParaHORECA

El drama de los ninis en vídeo: ¿consentidos o víctimas del sistema?

Las oportunidades son la clave de la cuestión para los que “ni estudian ni trabajan” (ninis). El gran problema surge cuando debido a la desesperación los parados están obligados a currar sin sueldo. Se trata de colaboraciones para forjarse un currículum, para adquirir experiencia o simplemente por amor al arte. El caso es que si quieres prosperar primero te tienen que conocer y sino ofreces unas condiciones atractivas el cliente pasa de experimentos.

Los más críticos consideran que los jóvenes de hoy en día no conocen el esfuerzo y se acomodan en casa de sus padres ante las dificultades. No quieren someterse a un nivel de vida inferior al que están acostumbrados y ahí reside el otro quid de la cuestión. ¿Estarían dispuestos a aceptar un trabajo que no les guste?, ¿serían capaces de levantarse a las siete de la mañana para ponerse a buscar empleo?, ¿hasta cuando deben soportar el ir de puerta en puerta y no recibir respuesta?

Quizá en Internet encuentren una ventana…

La mayoría llega a un estado de aburrimiento, desgana y depresión provocado por la incertidumbre; el no saber donde acudir para lograr el trabajo deseado. En las redes sociales y en las nuevas tecnologías pueden encontrar oportunidades. Aunque ni es oro todo lo que reluce ni están los tiempos para chollos cibernéticos. El mundo de Internet es el más competitivo del mercado. Cualquiera que se aventure a navegar por la red de redes se encuentra con millones de competidores y sólo llegan a triunfar los mejores. Enlace relacionado: Google une las fuerzas de su red social y su buscador de empleo

En esa búsqueda por encontrar una oportunidad, las oficinas de empleo les ofrecen cursos de formación. En principio acuden con ilusión pero tras meses de aprendizaje descubren que el mercado laboral es una auténtica selva donde sólo sobreviven los más fuertes, los que tienen los mejores padrinos o los que están dispuestos a trabajar en unas condiciones laborales menos ventajosas. El que escribe esta columna tuvo la suerte de trabajar como profesor para incentivar a los parados en la búsqueda de empleo y para abrirles los ojos sobre las oportunidades del mercado laboral. Claro que una cosa es la teoría y otra bien distinta el crudo mundo real…Además de la enseñanza este cronista también tuvo la oportunidad de ocuparse de la selección de personal de una constructora en época de bonanza. Pues bien, tras hacer las oportunas ofertas de empleo en las “oficinas del paro”, los seleccionados de forma obligatoria acudían a la entrevista y en ocasiones me topé con jóvenes que daban disculpas tontas para no conseguir el curro, siempre recordare un peón albañil que exclamó: “¡Esa obra queda muy lejos de mi casa!”. En realidad, el muchacho tardaría una media hora andando al lugar de trabajo. El chico tenía que entrar a las 8 de la mañana en pleno verano y seguro que prefería irse a la playa. Casos como este eran habituales y se notaba a lenguas quien quería trabajar y quien acudía a la selección por obligación.

Enlace relacionado: Los “ninis” españoles no son hijos de papá: alarma ante jóvenes que ni estudian ni trabajan

La oportunidad de la emigración

A través del servicio Eures aquellas personas interesadas podrán buscar trabajo en multitud de actividades en los países pertenecientes a la Unión Europea. Así Malta se ha convertido en un país plagado de teleoperadores. Inglaterra es una posibilidad en la temporada de las fresas. Las ocupaciones son infinitas, desde ayudantes de cocina para cruceros hasta personal de limpieza en los hoteles de Londres. Aunque también hay quien prefiere aventurarse a destinos más exóticos: tejedores de alfombras en India o expertos en informática que acuden a los lugares más insospechados. El idioma no es impedimento en los países de habla hispana, donde también existen ofertas de empleo al alcance de jóvenes con ganas de trabajas. Aquellos que sepan idiomas podrán indagar en Internet en las ofertas de job dumping internacional donde se subastan puestos de trabajo al mejor postor. El camino no es fácil. Es necesario dedicar tiempo y esfuerzo para buscar una salida al desempleo. Los responsables públicos deberían intensificar las acciones en este sentido para que los miles de jóvenes que sufren las consecuencias del paro vieran una luz al final del túnel.

 Un trabajo dulce en las fábricas turroneras de Jijona

Los trabajos estacionales dan un respiro temporal a los parados trotamundos. Desde la vendimia hasta la recogida de la oliva, la temporada de la fresa o la campaña turronera. Es hora de planificar los próximos meses.

Las fábricas comienzan la campaña del turrón en agosto-septiembre, trabajando día y noche para endulzar la Navidad en miles de hogares. Así las cosas, un importante número de candidatos logran una oportunidad de empleo desde el verano a Navidades. El ritmo es desenfrenado con turnos día y noche. En Navidad se reparten los “aguinaldos” a los trabajadores y llega el descanso de las largas jornadas.

“No esperes resultados distintos si sigues haciendo lo mismo”, aconseja Einstein. Informa Alfredo Muñiz.

 

Publicado el Feb 17 2013. Archivado bajo Actualidad, La Guinda, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos