ParaHORECA

Del ex Museo de los Premios Príncipe al ex Niemeyer y al ex Gastro

Una caja con un pedazo de pizza han dejado los anteriores inquilinos del rebautizado Centro Cultural Internacional Avilés, obra de Oscar Niemeyer.

Los representantes de la Fundación se llevaron hasta la cafetera del bar y los nuevos gestores tuvieron que improvisar con café de pota hasta que llegó la nueva cafetera.

Rechazado por el Rey y por los seguidores de Niemeyer
Con motivo del lanzamiento del proyecto donado por el arquitecto brasileño a la Fundación Príncipe de Asturias, el Rey don Juan Carlos de Borbón y el príncipe don Felipe se desvincularon de la propuesta de bautizar los edificios de Niemeyer como Museo de los Premios Príncipe. Ahora también se rechaza permitir la utilización de la marca Niemeyer para ceder el centro cultural a un Gobierno controlado por el conservador Francisco Álvarez-Cascos. La Casa Real rechazó la propuesta asturiana ante el presunto pelotazo urbanístico, denunciado por el enemigo íntimo de Cascos, Gabino de Lorenzo. En estos momentos son los casquistas los que denuncian supuestas irregularidades en la gestión del centro durante el mandato socialista. El PP hasta llegó a catalogarlo dentro de los “chiringuitos socialistas” aunque ahora aspira a “despolitizarlo”. Entretanto, se destaparon desde excesos de ginebra a costa del erario público a otras facturas de difícil justificación contable, según los gestores de Foro Asturias (FAC).

Por su parte, el expresidente socialista Areces pretendía la cesión de los edificios de titularidad pública por 50 años con él como presidente vitalicio. Además permanece en el tintero el desarrollo futuro de un macroproyecto inmobiliario en el entorno bautizado como Isla de la Innovación.

Woody Allen y Volker Schlöndorff pierden su butaca en el Niemeyer mientras los gestores se marchan con el cartelito del Centro Cultural

Fotomontaje del Mago Xulin

Primero se perdieron los contactos gastronómicos. Ahora se marchan con los mecenas culturales y hasta con la memoria de las salas. La sociedad de Pedro y Marcos Morán presentaron el proyecto Gastro para clonar menús e invitar a los grandes maestros de los fogones. La idea pretendía elevar la gastronomía a la categoría de arte. Ferran Adrià, Alex Atala, David de Jorge, Pedro Subijana, Martín Berasategui, Paco Roncero, los Roca, Pepe Solla, Mikel Alonso, Quique Dacosta, Dani García, los Arzak y un montón de contactos de los Morán suspendieron sus colaboraciones con el Niemeyer. Así las cosas, tampoco se puede utilizar la marca “Gastro” diseñada para desarrollar en el ex Niemeyer.

Se llevaron hasta las placas de las butacas donde se sentaron Woody Allen y Volker Schlöndorff 

Fotomontaje del mago Xulin

Ahora los ex gestores del centro cultural se marchan con el cartelito de la entrada, con su imagen corporativa, diseño de la web y papelería. Todo ello, porque el “envoltorio” pertenece a una Fundación privada, financiada en su mayor parte con fondos públicos. Una institución que no tiene futuro sin las ayudas oficiales. La contienda entre el Gobierno de Cascos y los intereses socialistas hacen que se olviden los intereses reales de los asturianos.

Niemeyadas con presunto “tráfico de influencias” 

Además del cartelito rojo del comunista brasileño, la anterior dirección se marchó con las placas simbólicas de Woody Allen y Volker Schlöndorff, ambos directores de cine pasaron por el minicine de Avilés, conocido como Film Center, como si se tratara de la meca del séptimo arte. Nadie puede borrar el hecho histórico pero con la pataleta del desalojo se llevaron los cartelitos indicadores. Pues vale. Woody ocupó la butaca número 7 de la fila 5, y el que escribe está columna estuvo -en su día- cinco minutos buscando la insignificante placa que así lo indicaba.

Las dudas sin resolver del Centro Cultural Internacional Avilés, obra del arquitecto Oscar Niemeyer

Seguramente Foro Asturias haya tenido errores en la negociación con la alcaldesa socialista Pilar Varela. No obstante, nadie entiende por qué el expresidente Areces no dimitió de su sillón vitalicio en el patronato de la Fundación; ni por qué no se han dado los nombres de los patronos “morosos” o las causas de la salida de algunos… Tampoco se ha explicado por qué la alcaldesa defiende a capa y espada los contratos blindados millonarios de Natalio Grueso y su séquito. Y por qué no se desvela de una vez lo que cobraban los altos ejecutivos culturales que se fueron con la agenda de contactos. Por un lado Grueso ya tenía los teléfonos de los Premios Príncipe de Asturias, tras su paso por la Fundación que lleva el nombre del Heredero. Además contaba con la agenda de un lobby socialista que invitó al Niemeyer a impartir conferencias y otras colaboraciones a figuras como Felipe González, el juez Garzón o casi todos los artistas que apoyaron a Zapatero en la campaña de la ceja. También falta por aclarar por qué el presidente de la Fundación, el empresario musical Manolo Díaz,  no ha intervenido en las negociaciones ni ha convocado al patronato. Ahora Natalio Grueso pide indemnizaciones millonarias que en caso de tener razón serán pagadas con dinero del contribuyente. Así las cosas, menos tatuajes por parte del grupo de apoyo que censura lo que no le conviene y más transparencia en la gestión, con una auditoría que destape todas las dudas…

Opinión de Alfredo Muñiz, 17-12-2011

¿Por qué no se exige a los manifestantes comunicar los actos a la Delegación del Gobierno?

Los fotomontajes de la Virgen de Covadonga y el tatuado con el logo Niemeyer son obra del Mago Xulin, perteneciente al Grupo de Apoyo a la Fundación del mismo nombre. Hasta en los titulares de los vídeos del grupo de Facebook viene la colaboración de las cámaras de la institución Niemeyer, que ha permitido junto con el Ayuntamiento de Avilés todo tipo de concentraciones con claro contenido “político” y la utilización de espacios públicos; sin la consiguiente comunicación a la Delegación del Gobierno que exige la Ley de Concurrencia. Un detalle más del “presunto” tráfico de influencias…

Incluso hay quien propone usar los contactos en Tele5: “A lo mejor la próxima edición de Acorralados en lugar de Piloña faise en el Niemeyer”.  Veremos.

Publicado el Dic 20 2011. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos