ParaHORECA

De la carrera del señorito andaluz en Lanjarón a las cuchipandas gastronómicas en La Toja

Los antiguos manantiales mineromedicinales han evolucionado a sofisticados balnearios con modernos hoteles, restaurantes y spas.

Vacaciones para cultivar cuerpo y mente

Hoy en día “tomar las aguas” se ha democratizado; a través del INSERSO se subvencionan estancias para nuestros pensionistas: 10 días en régimen de todo incluido con tratamientos y actividades sale por menos de 500 euros. Los jubilados que lo soliciten deben contar con previa prescripción facultativa. Además en los balnearios se encuentra gente más joven que combina turismo, deporte y salud. E incluso famosos que acuden para relajarse y pegarse un homenaje gastronómico. Juan Mari Arzak es habitual del Balneario de Cestona; Fernándo Fernández Tapias suele acudir a La Toja. En una de sus escapadas el empresario gallego y su esposa, la ex modelo Nuria González, estuvieron acompañados del multimillonario Marc Rich, alias Dedos de Oro, un magnate judío novio de la nieta de la La Pasionaria que también probó las aguas de La Toja junto a Simoneta Gómez Acebo.

La carrera del señorito andaluz en busca de un WC

PARAHORECA.COM ha podido entrevistar en exclusiva a la doctora Pilar Rodríguez Espinosa, perteneciente al servicio médico del Balneario de Lanjarón, que nos enseña el Vademécum de Aguas Mineromedicinales españolas donde se encuentran las propiedades de todos los manantiales. En el templo curativo granadino es famosa el agua de “Capuchina” por sus propiedades depurativas, ¡cuidado con su ingesta! Los lugareños nos explican que el manantial también es conocido como el de “la carrera del señorito” porque en otras épocas los andaluces más refinados acudían al lugar y terminaban corriendo para evacuar.

Una señora pensionista cuenta a este diario sus experiencias con el tratamiento: “El año pasado la Capuchina me provocó una diarrea tremenda mientras que este año no me ha hecho efecto”. Mientras un joven de Lorca relata sus apuros ante los efectos laxantes del manantial.

La doctora dirige las dietas a los clientes del balneario y receta distintos tratamientos, tras un examen médico donde al comienzo y al final del programa realiza una bioimpedancia (1).

Tratamientos con prescripción facultativa

Aquellos que se encuentren con la energía suficiente –y siempre que no tengan problemas cardíacos- pueden inscribirse en un programa de entrenamiento con actividades deportivas que comienzan a las 7,30 de la mañana. Antes del desayuno se practican ejercicios de respiración. A lo largo de la jornada el ritmo va subiendo de tono con sesiones de boxeo, kung-fu, senderismo, remo y natación, entre otras actividades. En una semana “sometido a dieta y al campus” se pueden perder entre 3 a 4 kilos fácilmente. Al finalizar el programa, la médica aconseja un régimen de mantenimiento y un seguimiento del programa.

El tratamiento incluye: piscinas, inhalaciones para el asma, chorros de aguas mineromedicinales, masajes, baños de burbujas y dieta depurativa para recargar las pilas.

La falla de Lanjarón se encuentra entre Sierra Nevada y la Alpujarra. Nieves perpetuas, lluvia y los efectos de la tierra provocan sus excelentes aguas termales. Además del citado manantial de “Capuchina”, destacan las aguas de “Capilla” que facilita la digestión y estimula el apetito; “Salud”, un agua también digestiva; el manantial “San Vicente” con propiedades diuréticas, y “El Salado” famoso por sus baños sedantes.

El Club de los Bilderberg en aguas españolas

Lo dicho, los balnearios ya no están reservados para las clases más aristocráticas ni para los enfermos crónicos. Tratamientos de salud, belleza y deporte combinan a la perfección en lugares mágicos a lo largo de toda la geografía española. Desde el Gran Hotel de La Toja con 5 estrellas -donde en su día Fraga presumió de reunir al Club de los Bilderberg-, hasta el manantial de Lanjarón granadino con un hotel recién inaugurado.

Política, finanzas y salud
Los poderosos miembros de la política y las finanzas internacionales se reunieron en La Toja en 1989. Asimismo, cada verano suelen pasar unos días algunos de los hombres de negocios más influyentes del país como es el caso del conocido Fefé que llegó a coincidir con su exnovia Mar Flores en el mismo balneario. Aunque la ex de Tapias, según comenta nuestro confidente, al enterarse de su llegada hizo las maletas y se marchó con la música a otra parte.
El Gran Hotel de La Toja dispone de 199 habitaciones. Los VIPs reservan las “Suites Presidenciales” y la “Suite Real” con terraza y vistas al mar.

Marisco, piscina y brisa marina

La Isla de La Toja se encuentra unida por un puente centenario al pueblo de O Grove, lugar famoso por sus restaurantes de marisco.
Muy cerca nos encontramos la playa de La Lanzada. Además de emblemáticos lugares como Combarro, Cambados, Pontevedra, Santiago, Monte Santa Tecla o Valença do Minho en el cercano Portugal.

El momento del descubrimiento de las propiedades de las aguas del manantial de la Isla de La Toja se pierde entre las brumas de la historia y la leyenda. Aunque puede datarse en un periodo de tiempo comprendido entre los años 1808 y 1813.
Descubiertas por pescadores de la Ría de Arosa, sus inicios terapéuticos están ligados a técnicas de la medicina no convencional hasta que son declaradas de utilidad pública en 1868 y comienzan a utilizarse con gran éxito hasta nuestros días.

Para afecciones dermatológicas, reumatológicas y respiratorias

El Balneario, auténtico corazón del Gran Hotel La Toja, debe su éxito a las propiedades de sus aguas minero-medicinales dadas por su composición físico-química. Estas aguas, con una temperatura de surgencia entre 20º y 60º, son especialmente indicadas para afecciones dermatológicas, aunque también poseen efectos beneficiosos sobre la piel sana, afecciones reumatológicas, respiratorias, recuperación funcional de lesiones articulares y musculares; y tienen propiedades relajantes, tanto a nivel físico como mental.

(1) bioimpedancia: un estudio que establece la mejor forma de cuantificar los componentes de nuestro cuerpo, diferenciando lo que es masa grasa (tejido adiposo) de la masa magra o no grasa (músculos, huesos, órganos) y del agua corporal total. La bioimpedancia es la forma más responsable y efectiva de controlar nuestro peso, porque evalúa la cantidad de grasa que realmente pierde el paciente. Debe solicitarse una vez al mes.

Informa Alfredo Muñiz

 

Publicado el May 1 2013. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Lugares con duende. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos