ParaHORECA

Los ricos se quedan sin su clínica de adelgazamiento para la operación bikini 2012

La clínica marbellí de adelgazamiento Incosol cierra sus puertas, tras 39 años de dietas para la jet set internacional. En sus tiempos dorados recibía a Cristina Onassis que pagaba un potosí por perder unos kilitos. Aunque luego se saltaba el régimen a escondidas. Otro de los que se escapaba para comer a dos carrillos era el escritor Camilo José Cela.

Antonio Gala también frecuentó la clínica aunque nunca necesitó adelgazar. Masajes de lujo, burbujas de ensueño y todo tipo de tratamientos de belleza constituían el mejor aliciente para la clientela más sofisticada.

El cuartel de adelgazamiento de millonarios fue promovido por el marqués de Villaverde, e inaugurado a regañadientes por el mismísimo general Franco. Su nieta Carmen Marínez-Bordiú fue clienta asidua del establecimiento y allí vivió algunos de sus mejores momentos junto al duque de Cádiz, Alfonso de Borbón.

El Rey Fahd; el príncipe Rainiero de Mónaco con su princesa Grace Kelly y hasta el actual Alberto de Mónaco pasaron por la milagrosa clínica de rejuvenecimiento. El spa era uno de los lugares favoritos para estrellas como Deborah Kerr o Sean  Connery, e incluso Isabel Sartorius intentó olvidar sus problemas acudiendo a Incosol.

Artistas como Salvador Dalí; millonarios tan glamourosos como la Begún, viuda del Aga Khan; el barón Thyssen y Tita Cervera o la princesa Ira de Fustenberg. Folclóricas tan conocidas como Isabel Pantoja, Carmen Sevilla o Lola Flores. Todos querían pasar una semanita relajante en Marbella. Los árabes gastaron fortunas en la época en que Paquirri descansó con su Isabel.  Cuando Julian Muñoz llevó a su amante ya no era lo mismo. El declive empezó en los noventa, la pérdida de prestigio de Marbella y la crisis económica terminó con el sueño dorado.

Desde triunfitos con problemillas de talla como Rosa López o Chenoa, hasta la polifacética bióloga, actriz y escritora Ana Obregón. Las murmuraciones cuentan que Bin Laden acudió con el príncipe Fahd y Von Karajan tenía un humor de perros cuando lo ponían a dieta. El torero, Rafa Camino, fue uno de los últimos éxitos de la clínica, perdió 15 kilos para volver a los ruedos.

¿Comprará Incosol Alicia Koplowitz?

Según publica Vanitatis: “Los cerca de 130 empleados seguirán en sus puestos de trabajo, aunque no haya clientes a los que atender ni viajeros a los que hospedar. De momento, por cese temporal”. Ahora buscan un comprador capitalista que salve una de las mejores clínicas contra la obesidad en Europa.

Por lo visto el gran problema fue la mala gestión de los administradores. “No han sabido llevar el negocio, y la crisis ha provocado que las deudas aumenten y las nóminas queden pendientes. Por lo demás los tratamientos siguen siendo de primera”, comenta un cliente de la clínica a la revista www.parahoreca.com. Nuestro confidente apunta la posibilidad de que la millonaria Alicia Koplowitz se interese por la clínica para formar parte de su red de hoteles de lujo. Veremos si el rumor se convierte en realidad… De momento, Alicia Koplowitz pierde dinero con el hotel Ritz de Madrid. En 2010 la cadena hotelera Hospes realizó una ampliación de capital por importe de 2,97 millones de euros para fortalecer su estructura financiera. Entonces, a la operación acudieron todos los accionistas mayoritarios: Alicia Koplowitz, a través de su sociedad Fonsagrada; el grupo Areyhold, de la familia Yera; y Telescom, de la familia Hernández López, de Ebro Puleva. ¿Cual es la situación actual con la crisis económica generalizada?

Informa Alfredo Muñiz

Publicado el abr 3 2012. Archivado bajo Actualidad, Asesores, Curiosidades, Hosteleria, Lugares con duende, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini
 CAREAGA

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos