ParaHORECA

Comer insectos y medusas, una recomendación contra el hambre y las plagas

La ONU sugiere los insectos como solución para acabar con el hambre en el mundo

Hormigas culonas santanderianas, chinches, pulgones, chapulines, escarabajos, moscas, libélulas o gusanos, son algunas de las sugerencias de la nueva carta de tapas que recomienda la FAO para luchar contra el hambre en el mundo. Asimismo para acabar con las plagas de medusas y su amenaza para la pesca recomienda comérselas al “ajillo o en ensalada”.
La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) recuerda que los insectos son ya una fuente de proteínas que forma parte de la dieta de al menos 2.000 millones de personas y que tiene un potencial por explotar como alimento y como pienso. Lo mismo ocurre con algunas especies de medusas, un manjar exquisito en diversos países.

INSECTO COMESTIBLE

La FAO promociona los insectos comestibles
Esta agencia de Naciones Unidas presentó en su sede de Roma el informe “Insectos comestibles: perspectivas de futuro para la seguridad alimentaria y alimentación para el ganado”, en el marco de la Conferencia Internacional sobre los Bosques para la Seguridad Alimentaria y Nutricional.

Según el estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Wageningen (Países Bajos), los insectos son una fuente importante y fácilmente accesible de alimentos nutritivos y ricos en proteínas que se encuentra en los bosques.

La recolección y cría de insectos, que, con cerca de un millón de especies conocidas representan más de la mitad de todos los organismos vivos clasificados en el planeta, pueden generar empleos e ingresos en efectivo, hasta ahora a nivel familiar sobre todo, pero también potencialmente a nivel industrial.

“No estamos diciendo que la gente deba comer bichos”, subrayó en un comunicado divulgado por la FAO Eva Muller, directora de la División de Economía, Políticas y Productos Forestales de la agencia de Naciones Unidas y coautora del informe.

“Lo que decimos -prosigue- es que los insectos son solo uno de los recursos que brindan los bosques, y que se encuentra prácticamente por explotar su potencial como alimento, y sobre todo, como pienso”.

La FAO recuerda que los seres humanos consumen ya en el mundo más de 1.900 especies de insectos, siendo los más utilizados los escarabajos, las orugas, las abejas, las avispas, las hormigas, los saltamontes, los grillos y las langostas, que, por ejemplo, tienen más contenido en hierro que la carne de vacuno.

Además, la cría de insectos puede ayudar a evitar la sobreexplotación forestal, pues la producción de algunas especies como el gusano de la harina, que ya se producen a nivel comercial en alimentos para mascotas, zoológicos y la pesca recreativa, podría bajar los costes hasta hacer rentable la sustitución de la harina de pescado en la alimentación del ganado.

Los insectos producen asimismo una reducida cantidad de emisiones como metano, amoníaco, gases de efecto invernadero y de estiércol y pueden ser utilizados para descomponer los desechos, ayudando en los procesos de compostaje que devuelven los nutrientes a la tierra a la vez que reducen los malos olores.

Las leyes de la mayoría de países impiden algunas de estas prácticas, sobre todo la alimentación de los animales con residuos, estiércol líquido o desechos alimentarios, por lo que la FAO apuesta por “investigar más, especialmente en lo que respecta a la cría de insectos aprovechando el vertido de residuos”.

“Los bosques contribuyen al sustento de más de mil millones de personas, incluyendo muchas de las más necesitadas del mundo. Los bosques proporcionan alimentos, combustible para cocinar, forraje para los animales e ingresos para comprar comida”, explicó en la nota el director general de la FAO, el brasileño José Graziano da Silva.

“Los animales silvestres y los insectos son a menudo la principal fuente de proteínas para la población en las zonas forestales, mientras que hojas, semillas, hongos, miel y frutas proporcionan minerales y vitaminas, garantizando una dieta nutritiva”, añadió.

La FAO propone alimentos a base de medusas

La FAO ha recomendado desarrollar productos alimenticios a base de medusas para hacer frente a su proliferación, que se ha convertido en “una amenaza para la pesca”, y asegura que “algunas especies son una fuente de alimentos en diversos países”.

De la misma forma, apuesta por usarlas en productos médicos, ya que, entre otras posibilidades, el descubrimiento de una “medusa inmortal”, con el nombre técnico de ‘Turritopsis nutricula’, capaz de revertir su proceso de envejecimiento, “encierra la promesa del desarrollo de productos de rejuvenecimiento de gran alcance para los seres humanos”.

Un nuevo informe de la Comisión General de Pesca para el Mediterráneo –entidad que pertenece a la FAO–, advierte de que “el rápido aumento del número de medusas puede ser una de las causas del descenso de las poblaciones de peces observado en el Mediterráneo y el Mar Negro”.

“La sobrepesca, que elimina a los principales depredadores marinos, es uno de los factores detrás de la proliferación de medusas, cuya presencia ha aumentado de forma repentina”, añade el texto, que alerta de un posible “círculo vicioso” en el que un gran número de medusas se alimentan de larvas de peces y juveniles y “reducen aún más la capacidad de recuperación de las poblaciones de peces ya afectadas por la pesca excesiva”.

La FAO alerta de que las medusas “son ya abundantes en casi todos los océanos del mundo”, lo que lleva a algunos expertos a hablar de “un cambio de régimen global, de un océano de peces a otro de medusas, en el que las estas últimas habrían sustituido a los peces”.

Por ello, la organización considera que las medusas “deben tenerse en cuenta en cualquier enfoque ecosistémico de la gestión pesquera”. Así, ha recordado que el “el grave impacto que pueden tener las medusas sobre las poblaciones de peces se demostró en la década de 1980 cuando la ‘Mnemiopsis leidyi’, una especie que reside normalmente en el Atlántico, fue introducida accidentalmente en el mar Negro y tuvo un impacto “arrollador” en las poblaciones de peces”.

En el Adriático también se observó hace unos 20 años un fuerte descenso de las poblaciones de peces con la llegada de oleadas sucesivas de ‘Pelagia noctiluca’, medusas de color malva y de picadura muy dolorosa. “El efecto combinado de depredación y la sobrepesca humana jugó un papel importante en la reducción de peces en edad reproductiva a un umbral que dificultó la recuperación de sus poblaciones”, según recoge el informe.

El informe recoge otras posibles razones para explicar esta proliferación: el calentamiento global, que incrementa las especies que prosperan en latitudes tropicales; la eutrofización, que hace aumentar los nutrientes en el agua; o el uso generalizado de diques para evitar la erosión costera y los puertos turísticos, que constituyen un hábitat ideal para las medusas”.

Ante este hecho, la FAO añade otra serie de recomendaciones, entre las que destaca la incorporación de una investigación sobre las medusas en la investigación pesquera; el establecimiento de sistemas de alerta temprana ante la proliferación de medusas, con barreras de protección para las granjas acuícolas; o la adopción de medidas para reducir la sobrepesca, las emisiones de gases de efecto invernadero y las causas de eutrofización.

 

Publicado el Jul 29 2017. Archivado bajo Actualidad, Hosteleria, Tendencias. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos