ParaHORECA

Cambia tus palabras, cambia tu mundo


No caigamos en el arte de amargarnos la vida por tonterías. Luchar contra los prejuicios y las desigualdades es en ocasiones más difícil que bailar sobre el rabillo de una cereza. Aunque quizá lo que pretendan algunos es utilizar la trampa de Lisardo: “A los niños los engaño con juguetes, y a los mayores con prejuicios”. Enlace relacionado: Claves para sobrevivir: cero desprecios familiares, políticos y empresariales

Publicado el Abr 18 2013. Archivado bajo Actualidad, El reto. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Martini

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos